ES Inicio
ES

¿Conoces el significado de las arras y las alianzas?

Las arras matrimoniales son trece monedas que los novios intercambian en la ceremonia religiosa, y que representan el contrato entre el hombre y la mujer: según mandaría la tradición, esta última ha de contribuir a su mantenimiento por parte del marido ya que él será quien trabaje y aporte dinero al nuevo hogar.

El intercambio de alianzas, una tradición religiosa y civil. Foto: Manu Jiménez

Las trece monedas tienen su origen en la creencia árabe de que cada una de las doce primeras monedas representa un mes del año, mientras que la decimotercera se destinaría a los pobres. En la Edad Media, sin embargo, las arras formaban parte de la ‘dote matrimonial’ y su función era claramente mantener a la esposa en caso de enviudar. Se supone que la viuda podía vivir de las rentas de dicha dote hasta volver a casarse. Para fomentar los matrimonios, las arras podían llegar a pagarse a plazos.

Actualmente, las arras sólo se utilizan en la ceremonia religiosa y tienen mero valor simbólico. Normalmente se adquieren en joyerías y suelen ser de plata o alpaca, más económicas que las de oro, aunque muchas parejas, más prácticas, utilicen trece piezas de la moneda en curso que hayan llevado previamente a una joyería a dar un baño dorado por un coste más bajo, y cuyo resultado es igual de bonito que las arras originales.

En lo que respecta a la historia de las alianzas, su intercambio simboliza el compromiso entre los esposos. La alianza de boda se coloca en la mano derecha o izquierda,  según la tradición y las diferentes zonas geográficas, aunque siempre sobre el dedo anular.

Bolsa de arras de plata, de Cristell

Esta práctica es meramente ceremonial y su ausencia no invalida el matrimonio, que puede celebrarse y ser totalmente válido sin el intercambio de anillos. Las alianzas tiene su origen en la tradición judía: ya los romanos utilizaban anillos para sellar cartas, y se solían aportar en contratos en señal de prenda. De esta forma el marido daba su anillo a su esposa para sellar los cajones, armarios y arcones que había en la casa, quedando patente que el anillo era muestra del ofrecimiento del matrimonio.

Más adelante, los cristianos grabaron en el anillo el signo de la fe como señal de amor mutuo. Se colocaba, inicialmente, en el meñique de la mano izquierda por contener una vena que llega hasta el corazón. En esta época las alianzas eran de hierro sin piedras añadidas, y no fue hasta el siglo II que se estableció la costumbre de hacerlas de oro, costumbre que ha continuado hasta nuestros días.

¿Sabes cómo elegir tu alianza según tu personalidad?

 


Autor invitado: Concha Molina de En Buenas Manos 
Experta en organización de bodas

¿Eres experto en bodas y quieres escribir en Zankyou? Contáctanos

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Comentarios (1)

novinacaceres
01/12/2011

qué buena idea bañar las monedas. yo usé unas antiguas de una pulsera de la abuela de mi marido

Responder

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información