ES Inicio
ES

¿Por qué nos besamos?

Siempre recordarás el primero que te dieron y que diste y no hay cosa que nos produzca más placer que recibirlo. Hablamos del beso, uno de los elementos claves a la hora de comenzar cualquier relación, de mantenerla y una preciosa forma, quizá la más valiosa, de expresar nuestro cariño. Pero, ¿te has preguntado alguna vez por qué nos besamos? Si quieres saber la respuesta, sigue leyendo.

Foto: Mathew Morgan.

Todos estamos de acuerdo en que el beso es uno de los pilares básicos de cualquier relación y una de las formas más baratas y sinceras de expresar nuestro amor, pero ¿por qué de esta forma y no chocando las palmas, abrazándonos o dando un silbido? Un estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de Oxford parece arrojar luz sobre este interrogante: los besos nos ayudan a elegir a nuestra pareja, pero también a mantenerla a nuestro lado. Y la clave de todo ello está en averiguar nuestra compatibilidad genética.

Foto: Nano Gallego.

Los investigadores del Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Oxford, basaron su estudio en las tres explicaciones sobre el por qué de los besos comúnmente aceptadas entre los científicos: que ayudan a evaluar la calidad genética de parejas potenciales, que se utilizan para aumentar la excitación (para iniciar el sexo, por ejemplo); y que son útiles para mantener relaciones.

Tras someter a 900 adultos a un cuestionario online descubrieron que el beso era más importante para las mujeres que para los hombres en la relación y que los hombres y mujeres que se consideraban atractivos, o que solían tener relaciones más fugaces y encuentros casuales, también puntuaron los besos como más importantes. A partir de ahí, los científicos se dieron cuenta de que son los grupos con mayor capacidad de selección a la hora de buscar pareja los que dan una mayor importancia al beso que además, puntuaba más alto en las relaciones duraderas que en aquellas parejas que tenían una relación más esporádica.

Foto: People Producciones.

Estos datos, que según los investigadores apuntan al beso como un mecanismo selectivo a la hora de encontrar a nuestra pareja, coinciden con estudios anteriores que mostraban que el beso tenía un papel muy importante en la selección del hombre o la mujer de tu vida. ¿Cómo? A partir del gusto y el olfato: según como sabe y huele nuestra pareja, nos gusta más o menos. Y ¡sorpresa!, esta mayor o menor atracción coincide con nuestra mayor o menor compatibilidad genética.

La clave de todo ello está en que, al besarnos, el hombre regala a la mujer una dosis de testosterona mezclada con su saliva.  Con ese intercambio hormonal, nuestro organismo tiene datos suficientes para evaluar la compatibilidad de nuestro sistema inmune con el de nuestro candidato y, aseguran los científicos, cuanto más compatible es nuestro sistema inmunológico, más atraídos nos sentimos tras ese beso.

Foto: Jeff Sampson.

Así que, al margen de que sea uno de los gestos más bonitos y románticos de cualquier relación, parece que los besos también nos ayudan a comprobar si nuestra pareja es verdaderamente compatible con nosotros y a mantenerla a nuestro lado a lo largo de los años. Con todas esas ventajas, ya no tienes excusa para no pedirle besos a tu pareja: ¡Bésame mucho!

Si te ha gustado este post, no olvides leer este artículo con 10 habitos saludables para un matrimonio feliz ni este otro con 9 consejos para mantener viva la pasión durante el matrimonio.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información