ES Inicio
ES

¿Qué hacer con el vestido de novia después de la boda?

Recicla tu vestido de novia después de la boda. Foto: Fran Russo

Una vez llegamos del viaje de novios, son muchas las cosas que hay que hacer: agradecer algún regalo hecho en el último momento, poner lavadoras, reordenar el nuevo hogar, la ropa… y plantearnos qué hacer con el vestido después de la boda.

Comenzamos una vida en común, tenemos que ordenar las fotos de la luna de miel, ver a nuestras familias, enseñar el vídeo a nuestros amigos… todo se va asentando poco a poco. Sin embargo, el vestido de novia es una prenda que, tras la ceremonia, queda inutilizada, ocupando espacio innecesariamente.

Algunas novias lo conservan por motivos sentimentales, con la esperanza de volver a contemplarlo pasados unos años, otras lo intentan vender o dejarlo en herencia de madres a hijas. Las más pragmáticas, sin embargo, están de suerte: el vestido de novia ya no tiene por qué ser para toda la vida. Desde que visitamos la exposición de Moda Nupcial Ecológica en el Mercado Puerta de Toledo de Madrid, hemos cogido nuevas ideas para reutilizar el vestido.

Vestidos transformables en trajes cóctel, trajes de baño y hasta bolsos fueron las propuestas de los finalistas del concurso, que fueron evaluados por un jurado compuesto por célebres diseñadores como Francis Montesinos, Juan Duyos o Alma Aguilar.

La octava edición de este concurso de moda nupcial aportaba además una novedad: la reutilización de materiales, inspirados por el cuidado ecológico y la preservación del medio ambiente. El resultado se dirige a la multiplicidad de usos de una pieza que, hasta ahora, estaba destinada a venderse o a ser olvidada en el armario.

Nuestro consejo: si vas a hacerte el vestido en una modista o con un determinado diseñador, llega antes a un acuerdo previo para que, llegado el momento, te asesoren de la mejor manera para transformar el traje en un vestido de cóctel, un abrigo, una blusita, falda o vestido informal, o incluso un precioso boutí para la cama.

Por poco dinero más, lograrás reciclar el vestido de una forma práctica gracias a los tintes, al tratamiento de las telas, las amplias posibilidades a la hora de añadir cristales, cenefas o pintura, y, claro está, a la mano de las modistas. Es una buena idea con la que se consigue que el vestido no resulte tan caro, al poder ser reutilizado tras la boda.

 


Autor invitado: Concha Molina de En Buenas Manos
Experta en organización de bodas

¿Eres experto en bodas y quieres escribir en Zankyou? Contáctanos

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Comentarios (1)

nugoal29
27/05/2012

Excelente artículo. Una gran idea para volver a llevar tu vestido.

Responder

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información