ES Inicio
ES

9 errores que cometen las novias cuando van a comprar el vestido

Ya sueñas con el momento de ir a comprar el vestido, probártelo y sentir que es el tuyo. Pero no siempre es tan fácil, a veces las novias cometen errores que provocan que el vestido elegido no sea el correcto. Te contamos cuáles son los 9 errores que cometen las novias cuando van a comprar el vestido, ¡evítalos a toda costa!

Foto: The Creative Shot

1. Llevar séquito

Es cierto que el vestido de novia es algo súper importante y que la novia necesita diferentes opiniones para sentirse segura. Sin embargo, tener diez opiniones hace que la decisión sea aún más difícil ya que es imposible que tantos criterios lleguen a un consenso.

Lo ideal es acudir con dos personas máximo y, una de ellas, del género masculino, bien un hermano, bien tu padre, incluso un amigo. Muchas novias suelen llevar a su madre, hermanas, tías, y algunas amigas. Hay que tener en cuenta que va a haber diferentes apreciaciones debido al salto generacional y que las impresiones personales a veces están motivadas por otros criterios como pueden ser el precio, las tendencias actuales y, lógicamente, las preferencias personales de cada uno.

Puedes acudir a la prueba del vestido con tu madre y tu hermano por ejemplo, y otro día, cuando tengas que decidirte entre tres o cuatro modelos, lleva a tu mejor amiga. ¡Que no te confundan demasiadas opiniones! El equipo de profesionales de David Christian asegura que “es fundamental que la novia decida teniendo en cuenta su gusto y su personalidad para no dejarse influenciar por otras opiniones que puedan cambiar su estilo”.

2. Comprar con demasiada antelación

Una vez que los novios ya disponen de espacio para su banquete comienza la cuenta atrás para el resto de preparativos. Sin embargo, en la mayoría de los casos, cuando se ha determinado el compromiso, lo primero que hace la novia es empezar a dar vueltas para ver vestidos, tan sólo para mirar y hacerse una idea. Lo cierto es que, en el momento en que la novia comienza a probarse vestidos, inevitablemente se va a enamorar de alguno y esto lo convierte en un problema si no tiene pensado comprarlo todavía. En otras palabras, no visites los talleres y tiendas hasta que no estés preparada para realizar una compra.

Es importante fijar algunos detalles antes de adquirir tu vestido ya que algunos factores pueden influir en el estilo del mismo. Hay que considerar el espacio de celebración, la fecha, el estilo de la ceremonia y de la fiesta, así como el color predominante de la decoración. Por supuesto, no hay que postergar la compra al último momento ya que también podría convertirse en un problema. La antelación ideal para adquirir tu vestido es de unos cinco a ocho meses antes de la boda.

Vestido de novia de Raquel Ferreiro. Foto: Noire et Blanche

3. Sentirse influida por los descuentos

Intenta que algunos descuentos no te tienten y nublen tu juicio. Es cierto que algunas firmas hacen descuentos increíbles en algunas ocasiones, bien por exceso de stock, o porque va a retirarse la colección, etc… pero son descuentos puntuales y, como tales, tienen la finalidad de finiquitar esos modelos antes de pasar a la nueva temporada.

Si encuentras tu vestido en una de esas rebajas, no esperes más porque, al cabo de un par de horas, ha podido desaparecer. De igual forma, si encuentras un modelo que te gusta y te sienta de maravilla, no esperes a que lo rebajen, tal vez esto ocurra al año siguiente. El hecho de que un vestido se vaya a rebajar o no es algo que depende de muchos factores por lo que no debería influirte en tu decisión o podrás perder el modelo que te ha gustado.

La Champanera. Foto: Miguel Crespí

4. Probarse demasiados vestidos

También puede ocurrir que encuentres el vestido de tus sueños a un precio fabuloso. En cualquier caso, la búsqueda del vestido puede convertirse en un trabajo laborioso y que consume más tiempo del necesario. Especialmente, céntrate en el tipo de vestido que quieres y que te sienta bien y, una vez que lo encuentres, no sigas probándote “por si acaso”. En cualquier caso, ten en cuenta que si te pruebas demasiados vestidos, perderás la idea central y tu punto de referencia, lo cual puede ser desastroso. Además, ¡no te olvides de personalizarlo! El equipo de wedding planner de La Cebra a Cuadros asegura que es un total error no darle al vestido un toque personal: “busca aquel que te haga sentir tú misma y personalízalo con algo que lo haga diferente: un aplique en la cintura o cadera, un tejido diferente, un complemento arriesgado… ¡Que refleje tu personalidad!”, comenta.

Para ello, una buena opción es apostar por un taller artesano está especializado en crear diseños exclusivos como el de Miguel Crespí. ¡Conseguirás el modelo de tus sueños gracias a la experiencia y profesionalidad de su gran equipo!

5. Pedir la talla equivocada

Las tallas de los vestidos de novia no suelen seguir el mismo criterio que las tallas de vestir de calle así que, a veces, es un poquito más difícil acertar a la primera. Un buen consejero en el atelier o una buena dependienta te ayudará a elegir el que mejor te quede por lo que déjate llevar y piensa que todavía faltan algunos retoques para adaptarlo a tu figura.

Si te empeñas en una talla determinada, que sea la habitual, quizá te aplaste el busto o te quede holgado de cintura. Si necesitas un tallaje mayor, no es ningún agravio ni motivo de escarnio, simplemente sé práctica y elige justo el que te sienta como un guante, con independencia de su talla. Descubre cuál es la mejor manera de elegir un vestido de novia si no eres modelo.

Foto: Carla Aymat Photography

6. Comprar un vestido porque alguien termina convenciéndote

Es un error desastroso cuando algunas novias se ven influidas por alguien de su entorno y se lanzan a comprar un vestido que simplemente le han aconsejado. Por eso es tan importante elegir la compañía a la hora de acudir a un atelier.

Raquel Ferreiro, diseñadora de vestidos de novia, os aconseja que os dejéis llevar por el corazón, “escoged aquel vestido que sintáis como vuestro sin importar como sea ni lo que digan los demás”, cuenta. Si alguien te aconseja que es tu vestido, que te sienta de maravilla y que es precioso pero tú sigues teniendo ciertas reservas, es mejor que no lo compres. Se trata de tu vestido de boda, no debes tener presiones de nadie, y debes escuchar a tu corazón, y no las opiniones de los demás. Si no te convence a ti, los demás no deberían intentarlo.

7. Probarte vestidos que no puedes permitirte

En mi opinión, este error es monumental en el sentido que es muy duro tener que rebajar las expectativas. Si una novia comienza a ver vestidos de mayor cuantía que no puede permitirse, se va a enamorar de alguno y, cuando tenga que comenzar a ver los vestidos dentro de su presupuesto, va a ser difícil que deje de tener como referencia el que no puede permitirse, así que ninguno le va a gustar tanto como el otro y comenzará a sentirse incómoda y, especialmente, infeliz. Sé consciente de cuál es tu presupuesto, y no te pruebes vestidos por encima del mismo. Soñar está bien, pero con los pies en la tierra.

8. No tener en cuenta que hay gastos adicionales

Es cierto que el vestido tiene un precio inicial marcado pero pueden surgir gastos extras de nuevos bordados, cambios en la confección (mangas, lazos, escote), cualquier alteración del tejido, etc… Es importante que seas consciente de que estos extras pueden incrementar su cuantía y debes contar con ellos ya que, en algunos casos, son inevitables. Por no hablar de los zapatos, velo, adornos para el pelo, joyería y cualquier accesorio para completar tu outfit nupcial.

Vestido de novia de Raquel Ferreiro. Foto: A&Y

9. No elegir los talleres adecuados

A la hora de empezar a mirar vestidos, muchas novias se ven influidas por las tendencias actuales, por innumerables catálogos o blogs. Es importante comenzar por Internet a buscar el estilo de tu vestido y no dejarse llevar por vestidos que hemos visto en algún desfile o en alguna revista.

Es cierto que la moda se interpreta en los desfiles y que son una referencia muy útil acerca de lo que los diseñadores y fabricantes quieren que se lleve, pero la última palabra la tiene el público. Si algo no se lo pone nadie, al final no se lleva. La moda no es más que una respuesta a las inquietudes, preferencias y particularidades de la mayoría de las personas y el estilo sólo se convierte en moda cuando la gente de a pie lo decide.

Acude a los talleres y ateliers que más confianza te den y cuya atención llegue a serte de utilidad. Si acudes a un taller donde no te sientes cómoda, no tiene sentido siquiera que mires tu vestido allí. Además, pregunta cuántas pruebas hacen, si son distribuidores autorizados de las marcas que venden y si el vestido lo envían o lo puedes recoger tú el día antes de la boda. Si quieres para tu gran diseño un modelo que inspire innovación y frescura, no dudes en contactar con Manu García Costura, una firma de vestidos de novia y fiesta dirigida por un joven diseñador y perteneciente al Grupo Higar Novias, ¡te encantará!

Conociendo los posibles fallos que cometen la mayoría de las novias eligiendo su vestido, podrás tratar de salvar esos errores a la hora de elegir el tuyo. Descubre cuáles son las 10 pruebas infalibles para saber que es tu vestido. Ten en cuenta que el mayor fallo que puedes cometer es no comprarte el vestido cuando lo encuentras por si acaso ves algo mejor más adelante. Es como el amor: cuando lo has encontrado, estás absolutamente segura y no tienes que buscar más.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Comentarios (6)

Mariela
21/06/2015

hola me boy a casar en enero .. AMI me encanta la pedrería y el corte sirena y colas grandes .. Pero estoy un pokito pasada de peso ese corte sirena me quedara bien

Responder
CASAROSA VESTIDOS
04/09/2015

Hola mariela, si tu preferencia es corte sirena lo puedes utilizar,si tienes unas caderas anchas y un abdomen no tan prominente puedes elegir un vestido drapiedo esto te ayudara a disimular algunos gorditos. te aconsejo que si eres muy gordita lo mejor es que utilices un corte A puesto que este te ayudara a ocultar tu abdomen y vas a lucir mas estilizada y esbelta , CASAROSA VESTIDOS te ofrece la mejor asesoría ademas podrás encontrar lo que buscas por un precio más que accesible y razonable con tu contextura.
https://www.facebook.com/CASAROSASAS

Responder
Ivetth Grimes
18/11/2015

Cuantos meses antes de la boda se debe de comprar el vestido?

Responder
brenda
26/11/2015

que no lees?? osh hasta donde llega la pereza de la gente que horror!

Patricia Olivares
16/12/2015

Hola Ivetth, lo ideal es comprar el vestido de 5 a 8 meses antes de la boda.

Un saludo

susana
17/03/2016

Hola guapa! Sabrías decirme en que monento dejan de confeccionar vestidos de novia de otras colecciones?te pongo un ej jjjjj, si yo veo un vestido en tienda del 2014 a finales del 2015 ,lo siguen haciendo???

Responder

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información