ES Inicio
ES

Amor desde el instituto: la boda de Cristina y Rodrigo

La llegada al instituto de un chico nuevo, y más si es guapo, siempre modifica el día a día de las chicas que ya cursaban sus estudios en él, pero en el caso de Cristina, el destino quiso que ese chico guapo se convirtiese 10 años después en su esposo.  Con esta carta de presentación, la boda de Cristina y Rodrigo no podía decepcionar y, efectivamente no lo hizo.

Foto: Lorena San José.

Tras una pedida de mano como Cristina siempre había soñado, el día de Reyes (su fecha favorita en el calendario), y con un precioso anillo de la firma Suárez, la que ella quiso que fuera la firma de su anillo de compromiso, el pasado 20 de septiembre Cristina y Rodrigo se dieron el sí quiero en la capilla abulense de Mosén Rubí. Una boda llena de detalles que hoy comparten con nosotros.

Foto: Lorena San José.

La primera elección que Cristina y Rodrigo tuvieron clara fue que Lorena San José sería la encargada de hacer sus fotos de boda. “Buscando en internet conocimos el trabajo de Lorena y nos encantó. Era justo lo que queríamos”, explica Cristina, que recuerda que no buscaban las “típicas fotos de novios”. “No dudamos en ponernos en contacto enseguida y quedar con ella. Todavía recuerdo que tras ese primer encuentro: me fui encantada y muy tranquila, tenía plena confianza de que su trabajo me iba a encantar. Y así fue. Las fotos son muy naturales y reflejan a la perfección la ilusión y emoción de ese día, todos los detallas, las miradas, la magia de mi día. Ella es súper profesional y pura dulzura, hizo que todo fuese muy fácil y ya es una buena amiga”, explica la novia.

Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.

Para un día tan especial, Cristina quiso brillar más que nunca. La tarea no fue fácil para ella, ya que le costó encontrar el vestido adecuado. “Estaba empezando a desesperarme”, recuerda. Sin embargo, el esfuerzo, mereció la pena. El vestido elegido, el modelo Barcaza de Pronovias, sin duda le ayudó a conseguirlo. Este espectacular diseño estilo princesa, realizado en mikado de seda, con escote barco y detalle de bies, con lazo en el talle a modo de cinturón, realzaba la figura de Cristina y la hacía parecer una verdadera princesa en su gran día.  Como complemento, llevó un bolero de gasa de seda que le daba un toque diferente y muy actual al vestido.

Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.

Como joyas, además de su anillo de pedida, Cristina lució unos pendientes  de oro antiguos y una pulsera a juego, que pertenecieron a su bisabuela. En el pelo, como complemento a su peinado, un precioso tocado a modo de corona de flores con incrustaciones de perlas le daba un toque de dulzura a su look. Era el complemento perfecto al recogido bajo y el maquillaje natural de la novia, ambos obra de Laura Perrino.

Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.

Dando un toque de color, Cristina apostó por unos zapatos de color azul celeste en piel de cocodrilo elaborados para ella en Resán. “Tenía muy claro que no quería llevar los típicos zapatos de novia”, explica. El ramo, otro de los imprescindibles de cualquier novia, lo realizaron en El olivo garden. “Era de tipo silvestre, llevaba rosas de pitiminí, eucalipto, estatice malva, crisantemos, margaritas, siemprevivas y craspecias”, explica Cristina.

Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.

Rodrigo, por su parte, escogió el siempre clásico y acertado chaqué con chaleco para su gran día. Ambos eran de Scalpers y los combinó con una camisa azul clara y una corbata azul con lunares amarillos.

Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.

La ceremonia religiosa se celebró en la capilla de Mosén Rubí, algo que para los novios era un imperativo ya que se trata de la capilla del colegio en el  que se conocieron. Una elección que a nadie pasó desapercibida y que aumentó la emoción del momento.

Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.

Tras la boda, y la lluvia de arroz posterior, los novios se hicieron sus primeras fotos como marido y mujer antes de dirigirse al Hotel Palacio de Monjaráz donde se celebró el convite. Lorena San José supo en estos momentos captar las mejores miradas y gestos de esta pareja. Miradas y detalles que muestran lo enamorados que siguen tras 10 años de relación.

Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.

Cuando llegaron al cóctel, servido al igual que la cena por el catering El truco del Almendruco. La disposición de la cena, a modo de buffet con una mesa de 20 metros llena de comida y con bandejas de platos calientes que pasaban por las mesas constantemente fue algo que sorprendió y encantó a partes iguales a los invitados.

Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.

De la decoración floral del palacio se encargó El olivo garden y para preparar el resto de detalles para los invitados, Cristina y Rodrigo contaron con la ayuda de la wedding planner Gris berenjena. “Al llegar al cóctel los invitados se encontraron con unos palets en los que había un sobre con los nombres de todos ellos y dentro un agradecimiento personalizado, fue algo muy bonito que emociono y sorprendió a toda la gente”, cuenta Cristina.

Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.

La zona de animación que Gris berenjena preparó para los niños, las minutas en forma de checklist para ir tachando platos del menú  o las tarjetas que había en cada mesa con frases motivadoras de Mr. Wonderful fueron elementos que también sorprendieron a los invitados que, sobre todo, se quedaron boquiabiertos con el regalo de los novios. “Decidimos regalar a todos nuestros invitados unos boletos del gordo de la lotería, en unos sobres craft con una frase. La verdad es que fue un detalle que gusto mucho. Las chicas, además, tuvieron manoletinas para poder bailar toda la noche”, cuenta Cristina.

Foto: Lorena San José.
Foto: Lorena San José.

Tras el baile de los novios, la fiesta continuó hasta altas horas de la mañana, momento en que los recién casados sorprendieron de nuevo con donuts y hamburguesas para reponer fuerzas.  Y es que la boda de Cristina y Rodrigo estuvo llena de guiños y detalles para sus invitados y también de elementos y detalles originales que consiguieron que fuera “muy suya” y alejada de convencionalismos.

Foto: Lorena San José.

¡Enhorabuena a los novios y muchas gracias por compartir vuestro día con nosotros!

Si te ha gustado esta boda, no te pierdas la boda de Odila y Alberto, con una decoración basada en la vuelta al mundo, ni la de Tere y Jordi, una boda de altos vuelos.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Comentarios (2)

L
07/06/2015

El bolero me encanta. De donde es?

Responder
deborah
24/04/2016

El bolero me encanta. De donde es?

Responder

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información