ES Inicio
ES

Azul, amarillo y melocotón: la boda de Cris y Edi

En las ciudades pequeñas todo el mundo se conoce, por ello no es extraño que, incluso antes de ser presentados, Cris y Edi ya se hubieran “echado el ojo”.  Sin embargo, como en muchos de los mejores romances, hizo falta una Celestina, la prima de Cris -amiga también de Edi- para que se conociesen oficialmente y comenzasen un noviazgo que acabó con una preciosa boda llena de detalles creados por las chicas de Detallerie.

Foto: Díez y Bordons.

Las fotos de Díez y Bordons inmortalizaron el gran día de esta pareja que tuvo claro desde el principio que quería una boda “muy de su estilo”. “La novia tenía las ideas muy claras: no quería lavandas ni montajes donde todo el estilismo fuera igual, por lo tanto, esta boda iba a ser especial y distinta”, cuentan desde Detallerie. Todo ello quedó también reflejado en el vídeo que los profesionales de Padilla & Rigau grabaron de la boda.

Teniendo en cuenta esa premisa, Cris comenzó a buscar su traje de novia, algo diferente y que encajase con la idea que tenía de cómo debía ser su boda. Con la ayuda del diseñador Xavier Gonzálvez, apostó por crear su vestido desde cero. El resultado no pudo ser mejor. “El traje era un dos piezas compuesto por  una falda de inspiración ibicenca, adaptada para un look de novia y un cuerpo muy veraniego. Xavier Gonzálvez me ayudó a definir cada detalle. Hizo un trabajo exquisito”, cuenta Cris.

Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.

Al ser una boda que se iba a desarrollar en la playa, la sencillez fue la máxima en los complementos: casi sin joyas, con unos zapatos de tacón ancho en los que apostó por la comodidad y con un ramo de novia con un toque silvestre que su madre y su hermano diseñaron como sorpresa para ella junto a las chicas de Detallerie. “Era un ramo con mucho verde y una gran peonía fucsia que le daba el toque ‘cañero’”, recuerda Cris que quedó encantada con el resultado.

Foto: Díez y Bordons.

La melena suelta aunque retirada hacia un lado y un maquillaje muy natural creados por su estilista de toda la vida fueron las apuestas de Cristina para completar su look de novia con el que, por cierto, estaba guapísima.

Foto: Díez y Bordons.

El novio, por su parte, no se dejó llevar por la tradición más clásica, sino que apostó por un traje de chaqueta negro que complementó con un chaleco en gris perla, una camisa clara y una pajarita con topitos. ¡Muy chic y elegante!

Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.

Para la ceremonia y el convite los novios, junto con las chicas de Detallerie, apostaron por un lugar  que les permitiese recrear el ambiente menorquino por el que tanto Cris como Edi habían mostrado predilección. “La ceremonia, muy íntima, se celebró al aire libre en uno de los jardines del Hotel Can Mora de Dalt, en una gran carpa para que la gente se pudiera resguardar del caluroso sol de verano”, explican desde Detallerie.

Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.

Tras el enlace, los novios se hacían sus primeras fotos como marido y mujer de la mano de Díez y Bordons. Mientras tanto, los invitados empezaban disfrutaban del cóctel basado en la gastronomía menorquina, a cargo de Le Chef Catering, al tiempo que empezaban a descubrir los detalles de la decoración creada por Detallerie.

Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.

Una vez dentro del salón para el convite, Cris y Edi y sus amigos y familiares descubrieron el resultado del gran trabajo de las wedding planner de Detallerie: “La pasión de los novios por Menorca nos dio la idea del que iba a ser el hilo conductor de la boda”, explican.  “Se crearía un ambiente veraniego y menorquín en la costa catalana con una paleta de colores azules, mezclados con tonos melocotón y amarillo, para aportar un toque de contraste y alegría. Así fue como se dio con una línea gráfica donde las acuarelas y el color azul transportaba a todos los invitados frente el mar de Menorca”, cuentan.

Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.

Y es que, realmente podía decirse que a la boda y la decoración no les faltó detalle. “Confiamos en ellas desde el primer día y nos transmitieron toda la tranquilidad del mundo desde el minuto cero”, recuerda Cris. “Pensamos con ellas cada milímetro de la boda y supieron quitarnos de encima los nervios. Al final hicimos un gran equipo y entablamos una bonita amistad. Fueron quienes hicieron posible que ese día superara todas nuestras expectativas y eso nunca lo olvidaremos. ¡Estamos muy agradecidos!”, añade.

Y tras el convite, el baile de los novios, en suspenso hasta el último minuto y el turno de la fiesta con photocall de temática marinera incluido. ¡Imposible no disfrutar hasta la madrugada!

Foto: Díez y Bordons.
Foto: Díez y Bordons.

Y es que cuando a la ilusión de los novios se une el trabajo de profesionales con tan buen gusto y tanta dedicación como las chicas de Detallerie, es imposible que el resultado de la boda no sea perfecto. ¡Enhorabuena a los novios y muchas gracias por compartir vuestra boda con nosotros!

Si te ha gustado este post, no te pierdas la boda inspirada en olivos y lavanda de Carol y Tati, ni la boda íntima de dos surferos en San Sebastián.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información