ES Inicio
ES

Cómo ponerse en forma para el día de la boda

Una vez que hemos planteado los “básicos” de la boda, que hemos definido el estilo, fijado la fecha y número de invitados y que comenzamos con la planificación de detalles, pasamos al segundo nivel del evento: la fase más estética y personal. ¡Seguro que te has planteado ponerte en forma para la boda! Es normal que toda/o novia/o quiera lucir espectacular ese día y que, además, el traje que escojamos realce nuestros encantos…, pero, ¿qué hacer realmente para conseguirlo?

Foto: Laura Chacón Photography

Olvidaos de las soluciones rápidas (normalmente poco saludables) y optad por una opción infinitamente mejor: plantea la boda (mejor dicho, el periodo pre-boda) como una excusa para incluir hábitos de vida saludables en tu vida. De esta manera, no sólo conseguirás llegar a tu objetivo sino que aportarás otro plus a tu periodo de prometido/a. Para no obsesionarnos con el día B, lo ideal es disfrutar de todo este proceso de preparación de la boda y que lo convirtamos en un periodo inolvidable. Sin duda, implementar esta rutina saludable nos va a beneficiar mucho y conseguirá, también, que nos sintamos con más energía y más positivos, dos aspectos clave para la organización de tu boda. Vamos a hablar de cuatro aspectos clave que te ayudarán a conseguir tus objetivos, ¡toma nota!

Foto: Noonu Fotografía

1. No lo dejes para el final

Somos una sociedad enganchada a lo inmediato y es muy frecuente aplicarlo también al físico. No es ni saludable ni tampoco efectivo realizar actividad física y/o dieta en una fecha cercana a cuando deseamos conseguir el objetivo, es decir, a la boda. Lo ideal es comenzar cuando decidimos casarnos. Contaremos con aproximadamente un año para adaptarnos a nuestra nueva rutina (no pasa nada porque esperemos un poco más, ocho o nueve meses también sería adecuado. Lo importante es no dejarlo para los dos últimos meses). Planear todo con tiempo ayudará, no sólo a que consigamos los objetivos de manera saludable, sino también a que no nos estresemos con otra tarea más y que nos sintamos mejor desde el principio.

2. Opta por una vida activa

Además de practicar actividad física de manera concreta en un gimnasio o apuntándote a algún deporte, sería muy positivo que en general, te inclinases por llevar una vida más activa en tu día a día. ¿Cómo puedes hacerlo? De una manera muy sencilla: cambiando ciertas acciones en tu vida cotidiana. Ve al trabajo andando (si la distancia te lo permite), si eres usuaria/o habitual del metro, sube las escaleras en vez de usar las mecánicas, sal a pasear los fines de semana en vez de quedarte apoltronada/o en el sofá, etc… Simplemente cambia algunas acciones de tu día a día e inyéctales un poco de movimiento.

Foto: Andresr via Shuttertock

3. Recurre a un profesional

Como en todas las áreas, en la actividad física y el deporte también existen profesionales que han dedicado su vida a formarse y a su profesión. Por eso, lo ideal es que sean ellos los que te recomienden uno u otro entrenamiento. Por ejemplo, los especialistas de WeddingFit disponen de programas completos donde todo está relacionado para que lleguéis estupendos a ese gran día y es que han mezclado la experiencia en el mundo de la nutrición y el fitness junto con su formación universitaria para que vosotros tengáis un método de entrenamiento exclusivo.

4. La alimentación es importante

No sólo la actividad física conseguirá tus metas. Debes complementarlo con una buena alimentación. Olvídate de dietas drásticas, que te proporcionan más contras que beneficios (además de los temidos efectos rebote) y cuenta con los servicios de un profesional. No juegues con tu salud, no merece la pena.

Foto: baranq via Shutterstock

5. Objetivos reales

No puedes proponerte perder 20 kilos en tres meses (seguramente tampoco lo necesitarás, sé objetiva/o). Los objetivos deben plantearse en base a tu peso, altura, edad, constitución, índice de masa corporal, etc… Los cambios físicos necesitan su tiempo y que el organismo se adapte progresivamente a ellos. Sólo de esta manera los resultados persistirán en el futuro. Lo ideal, como hemos comentado, es que los objetivos los marques con profesionales, ya sea con tu entrenador personal o con tu nutricionista.

6. Hazlo acompañado

Si te planteas realizarlo con amigas/os, tu pareja o un familiar te resultará mucho más sencillo. El tiempo que dedicas al entrenamiento se convertirá en tiempo de ocio y sociabilización y esto te ayudará a que no falles en tu programa y que seas constante. Dos aspectos que, sin duda, te ayudarán a continuar con tu rutina.

Foto: Niko Estudio

7. Disfruta de ese momento de relax

Tanto si lo haces acompañada/o como sola/o, el tiempo que dedicas a realizar actividad física puede aportarte relajación a nivel psicológico. Al centrarte en el entrenamiento olvidarás otras incidencias y te ayudará a desconectar. Ese espacio será sólo para ti y tu salud y no tendrán cabida ni problemas laborales y/o personales ni decisiones urgentes de la boda. Puedes hacer de esta afición, tu espacio personal y de desconexión.

Foto: Elba Estepona Gran Hotel & Thalasso Spa
Foto: Mon Port Hotel & Spa

Esperamos que estas ideas os hayan ayudado y no dejéis pasar un día más sin empezar a incluir la actividad física en vuestra rutina semanal. Llegar al día de la boda atractiva y saludable, ¡es posible!

Créditos: Personas haciendo ejercicio y mujer comiendo una ensalada vía Shutterstock.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información