ES Inicio
ES

¿Cuidar tu línea y disfrutar comiendo? ¡Es posible! Y llegarás estupenda a tu boda

Después de una elaborada operación bikini, la línea adquiere una peligrosa forma de curva incontrolable (tirando a barriga, con todas las letras) durante el propio verano, momento del año en el que nos descuidamos tras una primavera sudando la gota gorda en clases de body pump. No te preocupes, ¡es normal! Como nosotros, eres humana y morimos por una buena paella, mariscadas, entrecots de medio kilo, cerveza, tinto de verano, cócteles y helados, además de un jugoso etcétera que no desvelaremos por dar sentido a este post.

Si quieres controlar el consumo de carbohidratos, proteínas y grasas con el único fin de mantener cuerpazo de cara a tu boda, atenta a estos consejos que te permitirán cuidarte y disfrutar sin sufrir la ausencia de determinados manjares.

Foto: Marie Marí

Carbohidratos buenos

Cuando pensamos en carbohidratos, nos viene a la cabeza una pila de bollos industriales y mermelada regada con vodka, o cualquier alcohol que nuble nuestro sentido y abulte nuestro abdomen. Evidentemente, esa pila está atestada de hidratos de carbono perjudiciales es perfecta para causar un infarto al increíble Hulk, pero muchos otros provienen de las frutas y verduras y son necesarios para mantener una figura de gimnasta. Las frutas como las manzanas, los plátanos y las fresas contienen carbohidratos positivos, además de una suculenta y beneficiosa macedonia a base de vitaminas, minerales y agua. ¿Se te ocurre postre mejor? También como almuerzo o merienda, porque las cinco comidas al día son obligatorias para guardar la línea.

Por otro lado, la verdura es tan necesaria que no deberías renunciar a ella en ningún momento. En las comidas y cenas puedes darte pequeños festines de verduras (sin inflarte, porque eso no ayuda), incluso en verano, con las consabidas barbacoas. ¿Panceta? ¿Chorizo? ¡No! Hablamos de espárragos a la plancha, setas y mazorcas de maíz, por mencionarte tres delicatessen de la tierra. Adereza dicha fiesta estival al aire libre con una maravillosa ensalada de canónigos y tomate cherry. Ríete tú del primitivo montadito de morcilla.

Foto: Cristina Cañibano

Carbohidratos malos

Cuando hablamos de carbohidratos malos, no los equiparamos al arsénico o al cianuro, sino a aquellos alimentos que no son tan beneficiosos para mantenerse cien por cien esbelto. Desde Zankyou no te instamos a que los elimines totalmente, pues una copita de vez en cuando no es para echarse las manos a la cabeza, ni siquiera una bolsa de “chuches”; de hecho, alegran nuestra vida consumidas con moderación. No obstante, es conveniente que sepas que, por ejemplo, un helado es mejor tomarlo para merendar en lugar de dejártelo para el postre, así como las patatas, los zumos, los refrescos y las galletas. Intenta que sirvan como aperitivo puntual en lugar de engordar la lista que sigue al primer y segundo plato de cualquier comida. De esta forma, podrás divertirte comiendo sin renunciar  a un tipazo.

Foto: Víctor Lafuente

Aumenta tu consumo de proteínas

Las proteínas son necesarias y alimentos como la carne, el pescado y los huevos son excelentes opciones, además de bocados suculentos sin carbohidratos. Todos ellos caben en las tres comidas principales del día (desayuno, comida y cena) y son las responsables de que acabes saciado al final de las mismas. Empieza el día como los ingleses, con un desayuno abundante que te dé la energía para correr una maratón. Sigue por esa línea, intercalando alimentos importantes con pequeños snacks durante el día, y llegarás a la boda perfecta y relamiéndote de placer (que no de hambre).

Foto: Sergio Gisbert

Más grasas vegetales

Algunos alimentos contienen grasas vegetales y éstas suelen portarse muy bien con tus arterias. El aceite de oliva es la sangre que mueve a España como tótem de la gastronomía mundial y te recomendamos que reine en tus platos sin que pasen demasiado por la sartén o la freidora. En las ensaladas y cremas es un adorno dorado muy bello, además de delicioso; es la salsa del Mediterráneo, de nuestros veranos tan especiales. Asimismo, el aguacate, los frutos secos y las aceitunas (obviamente) contienen grasas vegetales que te invitamos a probar en estos calurosos meses antes de dar el “sí, quiero”.

Foto: Enfok2

No te saltes las comidas

¡Come! Ponerse a dieta no significa “estar a pan y agua” hasta el fin del los tiempos. Nos gustaría recordarte que no eres Gandhi y que no estás en una cárcel, por lo que puedes comer y, además, cinco veces al día. El cerebro necesita glucosa para funcionar y comer es una buena opción para tener una correcta función cognitiva a lo largo del día. Si quieres estar desorientada durante el día, sin saber cómo se conduce o haciendo el ridículo en el trabajo, adelante, no comas. Desde aquí te decimos que debes ingerir algo cada cuatro horas para poner en funcionamiento tu cuerpo y, además, mantener la línea, pues no comer durante el día provocará que devores a última hora. ¡El día de tu boda lo agradecerás (y podrás no privarte de nada: ni de las salsas ni de los mariscos ni de la tarta)!

Foto: Lau Cleo Studio

Comer, cuidarse y ser feliz es posible con todos estos consejos y descubrimientos que te hemos mostrado. Ahora, prepárate para un mes de agosto lleno de placeres y el premio de una boda en la que lucirás como una actriz de Hollywood. Si no nos haces caso, ya sabes: ¡el que avisa no es traidor!

Además, descubre cuáles son las 5 cosas que no debes hacer antes de la boda y cómo relajar los nervios antes del gran día.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información