ES Inicio
ES

Diferencias y semejanzas entre el amor de tus padres y el vuestro

Los guateques, los cumpleaños de amigos, las salidas en grupo… ¿Os suena? Pues probablemente de alguna de estas maneras se conocieron nuestros padres. Antes, cuando alguien te gustaba no era tan sencillo como lo es ahora. Donde ahora vemos una vía recta hacia la posibilidad de crear una historia con una persona, antes era una cuesta arriba en patines. Era el hombre el que, si quería pedir salir a una chica, tenía que tener no sólo la aprobación de su familia, sino que el único dato que podía conseguir era el teléfono fijo de la casa de sus padres: y eso, amigos, era cosa de valientes.

Foto: Luces de Verbena

Tiempo y paciencia

Hace 25 o 30 años, la única información que podías conseguir sobre alguien era a través de amigos en común o del entorno cercano a esa persona. Si te gustaba, tenías que ir con prudencia y, sobre todo, armarte de paciencia porque las respuestas no eran inmediatas.

Ahora, viendo una simple foto colgada en cualquier red social, podemos interactuar sin filtros con quien queramos. La dificultad del cortejo se ha reducido a mínimos históricos. Simplemente sabiendo cómo se llama, podemos agregarlo/a a Facebook y, a través de un mensaje privado con la excusa de que es más sencillo, le pediremos su número de móvil; ¿Para llamarlo/a? NO, para mandarle una infinidad de mensajes por Whatsapp que hasta Zuckerberg se plantería el establecer un límite diario de mensajes en entrada y salida.

Foto: Sergio Gisbert

Hasta que la muerte o Facebook nos separe

Acercándonos al momento “relación”, cuando llevamos un tiempo (ahora días, antes meses) viéndonos, escribiéndonos, quedando… empieza a desarrollarse la historia. Antes, este tiempo se tomaba muy en serio ya que era altamente probable que la persona con la que estuvieras saliendo acabara siendo tu marido/mujer, y claro, a más responsabilidad, más había que dar el callo. Ahora, sin embargo, lo que es altamente probable es que esa persona con la que chateas como si no hubiera un mañana sea simplemente otra persona más que apuntar a tu lista de “pudo ser y no fue”.

La fugacidad que caracteriza a las relaciones actuales, nada tiene que ver con el compromiso que se adoptaba en otros tiempos. Los que hemos crecido en familias -grandes o pequeñas- con unos padres que permanecen juntos “hasta que la muerte los separe“, hemos apreciado esa condición de perennidad. Si algo se estropeaba, se llevaba a arreglar; si un jersey tenía un agujero, se remendaba y como nuevo; si algo perdía color, se teñía de otro y listo. Si una cosa se rompía -y las crisis han existido siempre- se volvía a recomponer como fuera.

Foto: Alicia Nacenta

El Kintsugi: filosofía de vida

¿Habéis oído hablar del Kintsugi? Se trata de una técnica japonesa de reparación de la cerámica rellenando las grietas con oro haciendo que el objeto quede aún más fuerte y bello. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso. Pues esta técnica nos recuerda mucho a lo que el amor de antes era capaz. No se daba por perdida una guerra por una mala batalla y, cuando se atravesaban turbulencias, no se tiraba todo por la borda, sino que se trataba de aterrizar sin grandes daños siempre de la mano.

Ahora, la rupturas y separaciones están a la orden del día. Lo raro es ver cómo una pareja lucha por seguir junta no obstante las desavenencias o dificultades que encuentren en el camino. Como en cualquier argumento, no podemos ni debemos generalizar pero a grandes rasgos es un pensamiento compartido por la mayor parte de nuestra generación: una generación acostumbrada al “ya no sirve, lo tiro y compro otro”, una generación que de tantas facilidades no valora el fruto de la lucha, una generación que está tan avanzada que no se da cuenta del retraso que se vive en lo más profundo del ser humano: un retraso en los sentimientos, un retraso en la forma de amar.

Foto: Carla Aymat

Aprender del pasado, construir el futuro

Como decía la canción: “Echar la vista atrás es bueno a veces” y nosotros, no sólo os invitamos a hacerlo, sino que aplaudimos a todas aquellas parejas que han sido capaces de reinventarse, de dar segundas oportunidades, de saber que el amor en mayúsculas existe y que un buen arreglo a tiempo, cuando algo vale de verdad la pena, es propio de gente grande. Así ha sido, es y será.

Descubre 50 razones para casarte con tu pareja y cómo saber si realmente es el hombre de tu vida.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información