ES Inicio
ES

El campo como testigo de nuestro amor: la boda de Arantxa y Jaime

Su historia de amor comenzó a través de amigos comunes y con ellos quisieron celebrar su gran día en una preciosa boda en medio del campo que hoy es protagonista en nuestro magazine. Cuando Arantxa y Jaime decidieron acudir a las fiestas de San Sebastián de los Reyes (Madrid) hace unos años, poco imaginaban que de aquella ocasión saldría una historia de amor que acabaría en una boda fotografiada por Raquel Benito.

Foto: Raquel Benito fotografía.

Tras el flechazo inicial, la relación fue tomando forma y madurando hasta llegar a una preciosa pedida de mano que tuvo lugar en la tarde de Reyes: “Fue uno de los momentos más bonitos de mi vida”, cuenta Arantxa. “Jaime es fotógrafo y por ello una de las habitaciones de nuestra casa la convertimos un cuarto oscuro con el equipo de revelado de fotografía. Después de oírle trastear varios días, esa tarde me pidió que entrara y me explicó el proceso de revelado con un negativo de una” supuesta” foto de Florencia. Al meterla en el liquido de revelado lo que apareció fue una foto de él con un cartel enorme que ponía: ¿Te casas conmigo?”. Un momento que Arantxa nunca olvidará.

Después de una declaración como esta, muy en línea con lo que las chicas siempre hemos soñado para nuestra pedida de mano, Arantxa y Jaime comenzaron a preparar su enlace. Tenían claro que querían que fuese en el campo y al aire libre y por ello el lugar escogido fue la finca de uno de sus familiares en el municipio de Mora (Toledo).

Elegido el lugar, Arantxa no tardó en hacerse una idea de su look de novia. Quería algo sencillo, romántico y diferente y el elegido fue el modelo Luoise de Beba’s Closet. “Se trata de un vestido con corte a la cintura en piel de ángel, cuerpo semi-ablusado, falda con cuatro capas, escote en la espalda con tirantes en semillas de flor de azahar y flores de organza y cinturón en hojas de tela, flores de organza y paniculata”, recuerda Arantxa, que no pudo quedar más satisfecha con el diseño.

Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.

Buscando sobre todo la sencillez y huyendo de cualquier elemento recargado, Arantxa llevó un anillo de plata que nunca se ha quitado desde que su madre se lo regalase hace 20 años, una pulsera de plata y cristales de swarovski prestada por una amiga y unos pendientes de plata también con cristales de swarovski.

Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.

Como zapatos para su gran día, apostando por la comodidad, optó por un modelo con cuñas en color nude, mientras que para el ramo pidió a los profesionales de Sanseflor que le diesen un toque silvestre. El resultado: un ramillete con lavanda, margaritas de diferentes variedades y flores blancas que completaba su look a la perfección.

Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.

Para el peinado y el maquillaje, muy naturales, Arantxa confió en su prima, Begoña Fernández, profesional del equipo de Yolanda Aberasturi. Estaba guapísima con un maquillaje en tonos neutros y un recogido bajo que adornó con semillas de flor de azahar a juego con las que llevaba en la espalda de su vestido.

Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.

Por su parte, Jaime se alejó del tradicional chaqué y lució un traje de chaqueta de la firma El Ganso que combinó con una colorida pajarita. La sesión first look que Raquel Benito realizó con los novios fue uno de los momentos más especiales del día y en ella se captaron algunas de las imágenes más bonitas de la pareja antes de partir hacia la ceremonia civil.

Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.

Dado que el enlace propiamente dicho iba a tener lugar también en la propia finca, decorada para la ocasión por los novios con la ayuda de Carmen, de Something Blue, los novios llegaron hasta allí andando. Sus invitados, por su parte, iban descubriendo algunos elementos de la decoración, muy acorde con una boda al aire libre.

Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.

Durante la boda tuvieron lugar, además, algunos de los momentos más especiales del día, como los discursos de familiares y amigos de la pareja y la sorpresa que recibió la novia a la entrada cuando su madre y Jaime la sorprendieron con la banda sonora de “La princesa prometida” de Mark Knopfler. “Fue un instante muy especial para mí”, recuerda Arantxa.

Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.

Tras el romántico sí quiero, Arantxa y Jaime se marcharon acompañados por Raquel Benito a hacerse sus primeras fotos como marido y mujer, en un paraje increíble en medio del campo.

Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.

Cuando llegó la hora del convite, todos descubrieron cómo los novios, con la ayuda de los profesionales de Something Blue, habían conseguido engalanarlo todo con bombillas colgantes, flores de paniculata y una gran cantidad de detalles que convertían la finca en un lugar de ensueño.

Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.

Y tras la cena, llegó el momento de que los novios bailasen por primera vez como marido y mujer dando paso a una fiesta que duró hasta altas horas de la madrugada y en la que sus invitados pudieron hacerse las fotos más simpáticas gracias a las narices de payaso solidarias de la Fundación Theodora que los novios escogieron como detalle.

Foto: Raquel Benito fotografía.
Foto: Raquel Benito fotografía.

“Para nosotros, una de las cosas más especiales fue poder elegir el lugar de celebración y disfrutarlo con todos nuestros invitados, viendo que todo había quedado tal y como habíamos imaginado después de todo nuestro esfuerzo”, cuenta Arantxa. Y seguro que sus invitados quedaron más que satisfechos con el resultado. ¡Enhorabuena a los novios y muchas gracias por compartir con nosotros vuestro gran día!

Si te ha gustado esta boda, no te pierdas la de Patricia, una novia que eligió casarse con el vestido de novia de su madre, ni la de Carmen y Rafa, unidos por un viaje de fin de curso que cambiaría sus vidas para siempre.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información