El matrimonio en otras religiones: ¿Cómo son las bodas judías?

El banquete en las bodas judías está regido por las normas del 'Levítico'. Foto: Concha Molina
El banquete en las bodas judías está regido por las normas del 'Levítico'. Foto: Concha Molina

A la hora de celebrar una boda según el rito judío, las parejas que deseen casarse ante un rabino deberán promover el expediente previo al matrimonio ante el Registro Civil. El enlace civil tendrá validez una vez el ministro de culto que oficia la ceremonia lo valide junto con la presencia de dos testigos mayores de edad.

Este proceso se ha de desarrollar antes de que hayan transcurrido seis meses de la expedición del certificado de capacidad matrimonial. Por eso, en el caso de parejas que deseen casarse por esta confesión, han de especificarlo así en el Registro Civil a la hora de abrir el expediente. Una vez celebrado el matrimonio, el rabino ha de extender una diligencia expresa de la consecución del mismo que debe contener los requisitos necesarios para la inscripción en el Registro Civil.

Los novios pueden elegir libremente el espacio donde quieren celebrar su boda. No hay restricciones de ningún tipo para que un matrimonio judío se lleve a cabo en cualquier otro entorno fuera de una sinagoga. Igualmente, el matrimonio puede oficiarse en el idioma nativo de los novios o, si se prefiere, en hebreo. Para que se pueda celebrar el enlace religioso, primero tiene que haberse oficiado la ceremonia civil en organismo público oficial. Normalmente la boda civil se realiza unos días antes de la celebración religiosa y tan sólo acuden los novios y los testigos.

En la boda judía, el anillo es parte integrante de la ceremonia. Es la entrega del anillo lo que determina la unión y matrimonio del hombre y la mujer. Para que el matrimonio sea legítimo, el anillo debe ser propiedad legal del novio. Se acostumbra que el novio rompa una copa de vino para concluir la ceremonia. Esta costumbre tiene su origen en el Talmud, y simboliza la destrucción de Jerusalén y del Templo.

El momento más importante de la boda judía es cuando se completa y firma la Ketubá. El término Ketubá significa literalmente ‘lo que está escrito’. Es un contrato en el que el hombre declara que cumplirá con sus obligaciones como marido, según la ley y la tradición judías. También se estipula la cantidad de dinero que el marido deberá entregar a su mujer en el caso de que se disuelva el matrimonio.

La novia viste de blanco y cubre su cabeza con un velo y el novio con una kipa blanca en la cabeza y hombros. La flor utilizada en las bodas judías es la cala, pues su sonido en hebreo significa novia (kalá). La novia no puede llevar joya alguna durante la ceremonia hasta que, a su finalización, el novio le colocará la alianza en el dedo índice de la mano derecha y que ha de llevar durante toda la celebración.

En cuanto al banquete, la comida está regida por las reglas kosher que contemplan unas estrictas normativas según la ley judía. Por ejemplo, se puede comer cualquier animal rumiante y tenga la pata partida, como la vaca, el cordero, la oveja, sin embargo no se puede comer cerdo o caballo. Tampoco se puede mezclar carne con leche ni comer marisco, ya que sólo se permite el consumo de pescado que tengan aletas y escamas. Este conjunto de leyes dietéticas judías constan en el Levítico y determinan los alimentos aptos desde el punto de vista religioso para las personas que profesan esta fe.

¿Matrimonio civil o por la Iglesia? ¿Qué es lo que necesito?


Autor invitado: Concha Molina de En Buenas Manos 
Experta en organización de bodas

¿Eres experto en bodas y quieres escribir en Zankyou? Contáctanos

Escribir un comentario