ES Inicio
ES

El valor de la carta de amor: ¡díselo por escrito!

Ya no estamos en época de trovadores. Los príncipes encantadores y los campesinos atormentados, todos ellos duchos en el arte de la escritura romántica, se han quedado en la Edad Media, quizá atrapados en una enredadera bajo la ventana de una de sus damiselas. Aunque el siglo XXI es más tecnológico que papelero, por no hablar del pánico a manifestar los sentimientos en general, desde Zankyou te animamos a hablar de lo que sientes a través de mensajes escritos, sin caer necesariamente en el empalagamiento de un helado con nubes de azúcar y unicornios rosas. Quítate esa máscara y recupera el espíritu seductor de antaño, usando la esencia del mundo actual.

Foto vía Shutterstock: Agnes Kantaruk

Escribe y transmite

A menudo, la escritura ayuda a expresar de forma más acertada los sentimientos que palpitan en nuestro interior. Si hablar delante de tu chico/a, hermano/a, madre/padre o amigo/a te resulta incómodo (nervios, inseguridad, escasa elocuencia…), lo mejor será que escribas lo que piensas, sea lo que sea. En este sentido, caben más los aspectos positivos que negativos de la pareja, pero no está de mal resaltar que, a pesar de ciertas turbulencias, quieres a esa persona tal y como es. “Sabes que me encantan las pequeñas cosas. Puede que me cabree a diario porque inundes el baño cuando te lavas los dientes, pero, aunque me cueste reconocerlo, me vuelvo loca escuchándote canturrear la última de Beyoncé cuando lo haces”, por ejemplo. No está de más soltar indirectas con cariño.

Foto: Anais Chaine Photography – FR

No seas demasiado cursi

Si tienes que ser un poco empalagoso/a, no importa, pero intenta controlar el nivel de azúcar vertido sobre tus líneas. El exceso nunca ayuda, así que, si no quieres provocar diabetes a tu destinatario, lo mejor será que muestres tus sentimientos con mesura. Hay muchas formas de sacar las emociones más internas sin hablar del sol y su imposibilidad de brillar si él/ella no está cerca. ¿Qué te parece esto?: “Despertarme a tu lado me llena de energía, me da vida y me hace sentir que cada día puede ser una aventura”. Se percibe el toque empalagoso, pero queda reducido con palabras y expresiones menos dramáticas y más positivas.

Foto: Jordi Cassú

Sé tú mismo/a

Para escribir una buena carta de amor, no es necesario ser Quevedo ni Pablo Neruda. Ellos se dedicaban a esto y a ti nadie te va a pagar por ello. Así pues, sé tu mismo/a y expresa todo lo que tienes dentro; seguro que es mucho más de lo que piensas. ¿Cómo? No hace falta que seas rebuscado, ni demasiado romántico; basta con ser sincero y agradable. Si tienes que meter alguna palabrota, adelante, eres libre de manifestarte como se te antoje. No te estamos pidiendo las confesiones prohibidas de un quinqui a punto de entrar en la cárcel, pero sí una buena dosis de personalidad plasmada en el papel. Seguro que eso es lo que más valoran los demás.

Foto: Joanna Pantigoso

El soporte no importa

Cuando hablamos de cartas, no pensamos únicamente en el pack de folio, sobre, sello y buzón (o lechuza). Cualquier soporte en el que escribir es factible, desde un post-it hasta el espejo del baño. Este último es magnífico para lanzar un mensaje positivo en algún momento de la mañana: “Hoy, cómete el día, que tú puedes”. Un poco de ánimo antes de esa reunión importante nunca viene mal. ¿Tanto te cuesta? También, déjale una nota junto a la cama si te vas más temprano: “Estás superguapa cuando duermes”. Y, si no puedes aguantarte y tienes que enviarle una larga redacción sobre tus inquietudes, independientemente del destinatario, sigue el método tradicional de sobre y sello. Utiliza lápiz, bolígrafo o máquina de escribir; ésta última nunca falla para llegar a lo más profundo del destinatario y es extremadamente encantadora y vintage. Tírala al buzón y espera su respuesta o su silencio. Por tu bien, esperemos que sea lo primero.

Foto: Sharon-Litchfield-Photography

El amor no es solo un asunto de pareja

Aunque nos centramos principalmente en las cartas de pareja, estos entrañables escritos pueden dirigirse a cualquier persona que sea importante para ti. Utiliza la palabra escrita para felicitar a tu hermano por haber marcado 50 puntos en su último partido de basket y, ya de paso, dile lo que increíble que es como persona; escribe a tus padres sobre lo orgulloso que estás de ellos por todo lo que trabajan día a día; cuéntale a un amigo que tu vida sería un desastre si no hubiera aparecido aquel verano, cuando coincidisteis en una fiesta en la playa; o a tu chico/a, por haberse empleado a fondo en dar un vuelco a tu vida, una monotonía interminable hasta entonces.

Foto: Fabián Luque

El amor, en cualquiera de sus expresiones, es un concepto que brilla más a través de una carta sincera y personal. Olvida el Whatsapp, el Skype o el Instagram para asuntos tan serios como éste; coge papel y boli y empieza tu exposición. Un e-mail también es válido en ciertas circunstancias, pero una carta tiene un toque más sofisticado, interesante y auténtico. No lo dudes.

Descubre, además, cómo decir “te quiero” en 57 idiomas diferentes y las 51 cosas que nunca has agradecido a tus padres y que ahora quisieras hacerlo.  

Foto vía Shutterstock: cartas vintage.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información