ES Inicio
ES

Emoción a flor de piel en el Paraíso: la boda de María y Álex

Sorpresas, sonrisas, lágrimas y mucho, mucho amor. Esos fueron los ingredientes del enlace de María y Álex, una boda llena de detalles, gestos, miradas y anécdotas (con canción por parte del novio incluida), que los fotógrafos Nano Gallego y Lucía Romero supieron captar a la perfección con sus cámaras.

Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.

Para el día más especial de su vida (ella misma dice que llevaba soñando con su boda desde pequeña), María eligió un vestido de Eva Novias realizado en encaje chantilly. El escote palabra de honor con jaretas se convertía, gracias a un bolero, en un precioso escote barco con manga hasta el codo, un detalle que hizo que ese modelo fuese el elegido.

Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.
Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.
Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.

El look de la novia se completaba con unos zapatos de raso blanco y aplicaciones en color plata de Menbur, un delicado velo de encaje, prestado por una de sus mejores amigas y un precioso ramo de rosas blancas, rosa pastel y lilium. Como joyas, María escogió unos pendientes de oro blanco con unos toques de morado, regalo de su madre; una pulsera de oro blanco y circonitas que pertenecía a la madre del novio y, cómo no, el anillo de compromiso de oro blanco con un diamante, que, asegura “no me he quitado ni un solo día desde que Álex me lo regaló”. Las alianzas, de oro blanco y rosa, eran de Germán Joyero.

Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.
Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.
Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.

El peinado y el maquillaje corrieron a cargo de Mode peluqueros. Para un día tan especial María lució un velo de estilo clásico adornado con tres horquillas de plata y perlas de Pronovias y un maquillaje natural.

Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.

Álex tampoco descuidó su atuendo. Enfundado en un traje negro de media levita con camisa blanca, chaleco gris y una corbata y un pañuelo en tonos gris y marfil todo ello de Fuentecapala, estaba espectacular a la hora de caminar hacia el altar.

Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.
Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.
Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.

La ceremonia religiosa se ofició en el Santuario del Perpetuo Socorro de Madrid. Allí comenzaron las anécdotas, protagonizadas muchas por los niños del cortejo y otras tantas por el sacerdote, que equivocó varias veces el nombre del novio. Pero el momento más emotivo llegó cuando María subió al púlpito para sorprender a Álex con una carta de amor en la que también tuvo palabras para su madre y sus suegros. Una lectura que hizo que a más de uno se le saltasen las lágrimas.

Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.
Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.
Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.
Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.

Tras la ceremonia llegó la lluvia de arroz y el desplazamiento hasta el Parque del Capricho para hacerse las primeras fotos como marido y mujer. Las cámaras de Nano Gallego y Lucía Romero inmortalizaron algunas de las imágenes más románticas de los novios que, poco después, se desplazaron hacia Las Tablas para unas nuevas fotos en las que el protagonista fue el coche escogido por los novios: un jaguar clásico de los años 60 que dejó a todos con la boca abierta.

Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.
Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.
Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.
Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.
Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.

Para el convite, los novios escogieron los Salones Miravalle. Tras el cóctel al aire libre, comenzó la cena también llena de sorpresas, como la entrega de varios ramos a las amigas de la novia, o el regalo de dos álbumes con las fotos de la preboda a los padres de los novios. Momentos llenos de felicidad y emoción que dieron imágenes para el recuerdo.

Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.

La decoración de las mesas también fue un detalle que destacaron los invitados, que se encontraron con meseros personalizados con diferentes anécdotas de los novios y con tarjetas individuales con mensajes personalizados para cada invitado. ¡Uno de los elementos favoritos de los asistentes!.

Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.
Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.

Pero lo que nadie podía imaginar es que, una vez acabada la cena, las mejores sorpresas aún estaban por llegar. Tras un simpático vídeo que los amigos de los novios les habían preparado, con declaraciones de las madres de ambos incluidas, Álex dio paso al momento más inolvidable de la boda: una canción para María. El “Paraíso Álex”, una versión de la famosa canción adaptada a la historia de la pareja, no solo consiguió que todos los invitados cantasen con él, sino que se convirtió en el momento más divertido y emocionante de la boda.

Y tras las emociones, llegó el baile de los novios, en el que combinaron la balada “The misery” la “canción” de la pareja, con “Me sube la bilirrubina” de Juan Luis Guerra para dar paso a la salsa.

Foto: Nano Gallego y Lucía Romero fotografía.

Como veis, una boda llena de detalles en la que no faltaron las sorpresas, el amor y los guiños a sus invitados. ¡Qué seáis muy felices!

Si te ha gustado esta boda, no te pierdas esta romántica boda en la que la originalidad fue la protagonista, ni esta boda en la que no faltó detalle.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información