ES Inicio
ES

Entrevista a la diseñadora Carmen Halffter: conoce la magia de un mundo lleno de ilusiones

¿Te vas a casar y estás buscando vestido de novia? En Zankyou siempre te recomendamos lo mejor para que tengas una boda de diez y una organización de lo más especial, para ello debes dar con los proveedores adecuados, en especial en lo referido a tu vestido de novia, quizás, lo más importante.

Hemos tenido la suerte de conocer el taller de la diseñadora Carmen Halffter y adentrarnos en un mundo lleno de tejidos maravillosos, cortes perfectos, vestidos de ensueño y muchas, muchas ilusiones. Te contamos en esta entrevista cómo es la diseñadora y cómo trabajan en su atelier. ¡No te lo pierdas!

Carmen HalffterSaber más sobre “Carmen Halffter”
Carmen Halffter

Zankyou: ¿Por qué decidiste dedicarte al diseño y creación de vestidos de novia? ¿En qué momento decidiste comenzar con tu propio taller?

Carmen Halffter: Desde pequeña sabía que esto sería a lo que me dedicaría. Estudié Diseño en Madrid y enseguida me puse a trabajar en ello. Rápidamente en mis prácticas aprendí muchas cosas positivas pero también qué es lo que no se tiene que hacer. Este mundo me apasionaba y me apasiona, por ello decidí montar mi propio taller y crear mis propios diseños.

Z: ¿Cómo ha sido la evolución de tu taller en estos años?

CH: Cuando comenzamos éramos sólo dos personas, aún así decidí lanzarme a ver qué pasaba. Al principio trabajé para las personas de mi círculo más allegado hasta que me dí a conocer… Mis amigas y las amigas de mis amigas vieron mis vestidos, les gustaron y me llamaban… Fue todo muy rápido, en un año ya busqué un sitio más grande para seguir mi andadura y comencé a montar un taller de verdad.

El equipo con el que contamos actualmente depende del programa de cada día y no sólo contamos con las personas que trabajan en el taller, sino que también dependemos de otros como los artesanos, el bordador, el transportista e incluso los teñidos que también se hacen fuera.

Carmen HalffterSaber más sobre “Carmen Halffter”
Carmen Halffter

Z: ¿Cuál es el proceso que sigues junto a las novias desde que llegan a tu taller hasta que se van con su vestido bajo el brazo?

CH: Cuando una novia entra por la puerta lo primero que hacemos en intentar conocerla lo máximo posible: saber dónde se casa, cómo se casa, qué tipo de boda hará y la observamos muy bien para plasmar lo que es ella en un vestido de novia.

Cada vestido es único, aunque a dos chicas les guste una de nuestras propuestas, la interpretación de ese vestido siempre es totalmente diferente para una que para la otra. Después de hablar con ellas y conocerlas, además de descubrir cuáles son sus intenciones en cuanto al vestido se refiere, le proponemos una idea. Normalmente le pregunto qué es lo que descartan y desde así partimos de una línea y le hacemos una propuesta. En ese mismo instante, mientras yo voy hablando con ellas y me van contando qué es lo que les gustaría, vamos dibujando sus ideas, se las mostramos y pasamos a probar para intentar hacerles ver la línea, el modelo…

Hay veces que con lo que ellas quieren se les puede probar un vestido casi hecho. En caso de que no sea así y no dispongamos para probar de una base del modelo que la novia quiere, se lo probamos por partes, se montan las telas, le abro un escote, le moldeo la falda… Todo para que ella vea la idea final.

Y, tras ello, se le hace su presupuesto, se le explica todo el proceso, las pruebas que hay y todos los detalles de cómo trabajamos para que no tenga ninguna duda. Si finalmente decide hacerse el vestido, le asignamos una cita para tomar medidas y empezamos con la tual, que es un prototipo del vestido para que ella y nosotros veamos si ese concepto de diseño realmente es lo que le gusta y lo que le encaja. Una vez que eso está definido se corta el vestido en las telas ya elegidas y se empiezan a trabajar los detalles y los adornos.

Se conciertan las citas que sean necesarias con la novia para ir haciendo los cambios pertinentes y que el vestido quede perfecto. Mi consejo es que el día antes de la boda vengan a por él, no antes, para que se lo lleven perfecto y el vestido no sufra ningún daño.

Z: ¿Qué has querido transmitir con las propuestas que has creado para 2016?

CH: Hemos hecho seis propuestas de seis líneas diferentes, no una colección de vestidos en sí, sino seis ideas con diversos estilos que las novias pueden elegir o personalizar según ese modelo. Por otra parte, estos modelos que son de desfile y pasarela los vendemos de outlet, que son perfectos para chicas que no están dispuestas o no pueden gastarse el dinero de un vestido a medida y le gustan estos diseños que han desfilado y han salido en reportajes en revistas, y no se vende como un vestido nuevo, sino de outlet. Las novias pueden perfectamente elegir uno de los modelos creado como propuesta, personalizarlo o comenzar desde cero con un vestido totalmente nuevo y suyo.

Z: ¿Crees que tus clientas tienen un perfil similar o que al atelier vienen clientas con gustos diferentes?

CH:  Vienen tanto novias muy jóvenes, de las primeras de su grupo de amigas que se casan, como novias más maduras que ya se casan con uno o dos hijos y buscan un vestido más sencillo, vienen con otra idea… Incluso hemos tenido casos de mujeres que se casan y su hija ha sido la madrina de la boda. Diferentes edades y bodas con estilos totalmente opuestos.

Carmen HalffterSaber más sobre “Carmen Halffter”
Carmen Halffter

Z: ¿Las clientas llegan al taller con una idea preconcebida o vienen más a que tú las aconsejes? 

CH: Normalmente, las novias ya tienen claro lo que quieren cuando vienen al atelier, muchas desde pequeñas saben cómo tienen que ser el vestido con el que se van a casar… Aunque yo siempre les aconsejo sobre qué es lo que mejor les sienta y cómo van a estar más guapas, pese a que su idea sea totalmente diferente. Le intentamos dar el aire que la novia trae preconcebido pero con los cortes que realmente necesita su cuerpo, lo importante es que el vestido esté bien hecho, que la novia se vea guapísima y favorecida y que sea el vestido que ella quiere, dentro de unas pautas y siguiendo nuestra manera de hacer las cosas que sabes que el resultado es bueno.

Z: ¿Quién suele acompañar a la novia a la prueba del vestido?

CH: Yo siempre les digo que vengan con sus madres que son quienes realmente las conocen y las que realmente aconsejan con buenos consejos. Pero cuando viene mucha gente, sobre todo amigas o hermanas que no se han casado, lo que tienden es a proyectar su idea de novia en la novia y no ayudan a la novia en sí. Eso lo intentamos controlar en el taller porque es muy complicado hacer las pruebas con muchas acompañantes.

Z: ¿Recuerdas alguna anécdota divertida con alguna novia? ¿Y alguna difícil o alguna situación complicada?

CH: Una de las situaciones que recuerdo con una novia es que llegamos a la última prueba de su vestido y no se veía con él. Era una chica alta y muy guapa que con cualquier cosa estaba espectacular, creamos un vestido muy bonito pero que no era el que ella quería, en realidad era el vestido que quería su madre. Entonces ella se miró al espejo y dijo: “estoy muy guapa, pero no soy yo…”. En ese mismo momento comenzamos a transformar el vestido, el cuerpo lo dejamos igual porque sí le gustaba, pero la falda tenía un volumen que no quería, entonces separamos la falda del cuerpo y se hizo una nueva.

Otra situación que recuerdo fue en una prueba con una novia que vino demasiado acompañada y fue un caos. Tuve que dar por finalizada la prueba y convocar otra la siguiente semana para que viniera sola y realmente pudiéramos elegir bien.

Situaciones divertidas recuerdo siempre, en las pruebas lo pasamos genial porque las hacemos bailar el vals para que vean que se pueden mover con su vestido, caminar, sentarse, levantarse… ¡Pasamos momentos estupendos con ellas!

Carmen HalffterSaber más sobre “Carmen Halffter”
Carmen Halffter

Z: ¿Cuáles dirías que son las tendencias de este año 2016 en vestidos de novia? 

CH: Es cierto que no tenemos una colección de vestidos hecha en base a unas tendencias, sino que diseñamos según los gustos de la chica que entra por la puerta, pero diría según lo que estamos haciendo que se lleva menos el volumen y los modelos princesa y más los vestidos más lánguidos con las faldas más caídas.

Z: ¿Qué detalles son los que más te piden las novias para su vestido? 

CH: Hacemos mucho trabajo con cordón, fajines, trenzados… Trabajamos mucho también los guipures, los pintados a mano, los bordados con hilos metálicos y piedra, en mate, sobre todo. Un vestido de novia queda precioso con detalles tan especiales, por eso los cuidamos tanto.

Z: ¿Qué es lo que más te llena al ver tú misma el vestido terminado? ¿Qué esperas de la novia cuando se lo enseñas terminado por primera vez?

CH: Normalmente están nerviosas porque les queda muy poco para casarse y en realidad les da un poco de pena porque aquí han pasado muchos momentos, una historia que se acaba y que la han vivido con toda la ilusión del mundo. Pero me llena de alegría cuando veo sus caras de felicidad y sé que se lo han pasado bien durante este tiempo y que por fin se llevan eso con lo que tanto han soñado.

Z: ¿Con cuánta antelación aconsejas que pidan la primera cita? ¿Habéis tenido alguna novia que haya organizado una boda exprés?

CH: Lo perfecto son seis meses, aunque es verdad que hemos hecho vestidos en la mitad de tiempo, bien porque la novia vive en otra ciudad o por problemas de horario o trabajo y nos hemos adaptado a ella. También hemos tenido casos de novias a las que se le ha confeccionado el vestido en año y medio porque había mucho tiempo para ello. Pero lo ideal son cinco o seis meses para dar con todo lo que la novia quiere. Para nosotros lo perfecto es que la novia se lleve del taller el vestido lo más tarde posible, si se casa el sábado, que lo haga el viernes, así logrará que cada detalle se ajuste a su cuerpo el gran día. Pero no que se lo lleven 15 días antes porque con los nervios pueden engordar o adelgaza y que el vestido ya no les quede perfecto.

Carmen HalffterSaber más sobre “Carmen Halffter”
Carmen Halffter

Z: ¿También diseñas para invitadas o madrinas? ¿El proceso es el mismo?

CH: Sí, hay muchas invitadas que acuden a nosotros para que les diseñe el vestido desde cero e incluso hay otras que sólo vienen a por complementos, por ejemplo una capa, aquí se lo hacemos…. De hecho, algunas chicas han traído el vestido de novia de su madre o de su hermana para que los retoquemos y creemos a partir de ese el suyo.

Z: Para inspirar a las novias, ¿cómo sería tu vestido de novia perfecto?

CH: Ni idea… ¡No sabría qué ponerme! Parece un chiste pero yo que soy diseñadora no sabría qué diseñar para mí. Tendría que ver con quién me caso, dónde me caso… Cuando las novias entran por la puerta lo veo clarísimo, pero yo a mí misma no lo sé. Lo que sí sé es que me encantaría casarme en Bali y que no llevaría un vestido de princesa con mucho volumen, ni un corte imperio… Sé que llevaría algo ajustado en la parte de arriba hasta la cadera y el empaque de la falda sería de una tela con cuerpo, un crepé o un piqué. Pero insisto, tendría que ver qué, dónde, cómo y con quién… ¡Un vestido de novia es un sueño!

Y un sueño fue para nosotras conocer de primera mano el trabajo de esta diseñadora tan especial y descubrir cada rincón de un taller donde muchas novias tienen puestas sus ilusiones… ¡Sólo tenemos palabras de agradecimiento hacia Carmen Halffter y su equipo por compartir un ratito de su tiempo con Zankyou!

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información