ES Inicio
ES

Fotografía artística de bodas: Reflejar la anécdota y el sentimiento

Sergio Cueto, fotografía artística de bodas

Sergio Cueto se formó en Imagen y siempre ha trabajado en el sector audiovisual, sobre todo en televisión. En 2003 se especializó en vídeo reportajes de boda. Recientemente, ha cambiado una cámara por otra, enamorado de las posibilidades que le ofrecía la fotografía artística de boda que se ha impuesto en los últimos años.

¿En qué se diferencia esta fotografía de la que se venía haciendo?

Es un gran cambio. Hemos pasado del álbum analógico a soportes más novedosos, de las fotografías de grupos a instantáneas que recogen el ambiente, la anécdota, el sentimiento, a través de imágenes más cercanas al fotoperiodismo.

Afortunadamente los novios conocen este cambio y ya no os piden las fotos de familia enmarcadas con las cortinas del salón ¿verdad?

Han cambiado los encuadres y también la forma de posar. Hoy se tiende más a una fotografía voyeurista, de estilo robado y con novios que parecen ajenos a la presencia de la cámara. No tiene nada que ver con lo que se hacía. Personalmente, disfruto mucho con este tipo de imágenes.

Yo creo que tú y todo el mundo. Ahora, hasta la novia más fea sale guapa en las fotos. ¿No me dirás que no has tenido alguna novia ‘difícil de mirar’?

¡Todas las novias han salido guapas en mis reportajes porque realmente son muy guapas! (risas) En serio, pienso que todo el mundo tiene algo hermoso que lo hace único y especial, y es tarea del fotógrafo identificar esas cualidades y resaltarlas. Sin embargo yo intento ir más allá de la mera apariencia. Yo quiero que mis fotografías les muestren por dentro, llegar a su alma y reflejar la mezcla de sentimientos de ese día.

Sergio Cueto fotografía momentos con sentimiento en las bodas

¿Cómo lo consigues? ¿En quién te inspiras?

Me inspiro no sólo en la fotografía sino también en el cine y la pintura. Admiro la capacidad de Robert Doisneau para observar la vida cotidiana o la imaginación desbordante de Chema Madoz. En España la fotografía de bodas está cambiando y ha ganando prestigio gracias al trabajo de profesionales como Fran Russo, Roberto Ramos o Fran Cabades entre otros.

Supongo que con lo que se hacía antes era difícil destacar y ganar prestigio. ¡Cuántos hemos tenido que soportar los vídeos de boda de nuestros amigos o sus tediosos álbumes de fotos!

No es justo que se haya llegado a eso, ni por los novios ni por los profesionales. Como en todo, hay trabajos excelentes, buenos, mediocres o rematadamente malos. Creo que las dichosas exclusivas de iglesias y restaurantes han hecho mucho daño a la profesión. Soy totalmente contrario a ellas: los novios son los protagonistas, son ellos los que organizan con ilusión un día irrepetible y tienen derecho a elegir cada aspecto de su boda.

Y ya no sólo eligen un buen fotógrafo para la boda, cada vez más novios se hacen sesiones de preboda. ¿Por qué es recomendable?

Para mí es fundamental crear un clima de confianza y complicidad con la pareja y una sesión de preboda me permite precisamente eso: conocer a los novios, saber qué les gusta y lograr que el día de la boda se encuentren más relajados ante la cámara.

Las sesiones preboda facilitan el contacto con el fotógrafo

¿Qué relación te gusta mantener con los novios? ¿Son las novias las que deciden todo?

No, eso es un tópico. A ellos les gusta implicarse y cada vez son más los novios apasionados de la fotografía que se encargan de escogen al fotógrafo.

Tantos años en la televisión te habrán dejado huella para tu nuevo trabajo artístico. ¿Cuál es tu estilo?

Es fotografía artística, pero también anecdótica, informativa y con influencia del fotoperiodismo. Una boda es un acontecimiento con una gran carga emotiva. Los sentimientos están a flor de piel, la atmósfera es vibrante y se producen numerosos instantes de ternura, de pasión, de nostalgia e incluso de tristeza y mi trabajo como fotógrafo de bodas es intentar capturar esas emociones de la forma más pura posible.

La fotografía artística de bodas ha destronado a las fotos de familia tradicionales

Para lograr eso tienes que conseguir que se olviden de que estás ahí con la cámara ¿Cómo lo haces?

La clave es intentar pasar desapercibido: si novios e invitados olvidan que estás ahí con la cámara, se abren y se muestran como son, sin poses. Supongo que lo consigo por mi carácter, mi discreción… (risas). Trato de ser invisible, ¡yo no soy el protagonista, sino ellos!

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Comentarios (3)

juanamari1988
07/11/2011

¡¡Muy buena entrevista a Sergio Cueto!! Me encanta que los encuadres de las fotografías de boda y el paisaje haya cambiado en estos años. La primera foto que has puesto, Mónica, es muy muy bonita! :) ¡Enhorabuena por tu nuevo artículo! Besitos!

Responder
cristinacueto
08/11/2011

Es genial! La verdad es que se agradece y mucho ver algunas fotos de boda que se hacen hoy. Ha estado muy acertado decir que la cosa estaba hace años de capa caída y que era un momento terrorífico ir a ver los reportajes de foto y video de los amigos (es que vaya truños se hacían a veces…). Alegra bastante el cambio que están dando muchos fotógrafos. Es que hay fotos chulísimas, nada que ver con esos álbumes llenos de ‘pelotones de fusilamiento’, con los familiares agrupados en torno a mesas llenas de cáscaras de langostinos, jejeje…; me ha encantado lo que he podido ver de Sergio Cueto.
¡¡Y estoy muy de acuerdo con él en lo de las exclusivas!! A mi es que me llevan los demonios con estas cosas…

Responder
yeishkas
08/11/2011

Muy buen fotografo al que se nota que le encanta su trabajo y excelente entrevista.
Gracias
Pilu

Responder

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información