ES Inicio
ES

Fotografías en pareja: el secreto para un resultado envidiable

Todas las relaciones sentimentales incluyen momentos que merecen ser recordados. Ello implica que las fotografías estén relativamente presentes, decorando el día a día con las vivencias del pasado. Sin embargo, hay viajes, bodas y sesiones que traen consigo un material decepcionante, bastante alejado de la realidad que queremos ofrecer. Lo peor de ello es que, en ocasiones, ni siquiera somos conscientes del desastre fotográfico que hemos conseguido. A continuación, analizamos cinco cuestiones para conseguir un mínimo de decencia y, por ende, de orgullo al mostrar tus fotos en pareja.

Foto vía Shutterstock: Littleaom

Desconocidos

Hay valientes que llevan el trípode a cuestas en todos sus viajes, motivados por el miedo a aquellos desconocidos que no entienden lo que quieren, aunque hablen su mismo idioma. A veces, tus deseos no son tan sumamente complicados, pero ellos no consiguen ejecutarlos. El resultado suele ser lamentable y tu viaje en pareja a Estrasburgo, un mero recuerdo mental.

Si decides dejar tu cámara a alguien para sacar esa foto soñada en el puente de Carlos de Praga o en Central Park, te recomendamos pedírselo a algún turista con una cámara réflex colgando de su cuello. En ocasiones, este aparato es una mera señal de “postureo”, pero siempre hay más posibilidades de acertar. Si no, te arriesgas a que saquen demasiado suelo, a que te corten la cabeza, o a que se olviden del monumento y se centran en la pareja. También se mueven y emborronan la fotografía o la tuercen simulando un desnivel que no existe. No hay que tener una réflex para ser buen fotógrafo, pero, por desgracia, en las calles del mundo, la balanza se inclina a su favor, a pesar de las maravillosas sorpresas que puedes encontrar.

El trípode es la mejor solución, pues podrás hacer todo lo que quieres, pero quizá demasiado engorrosa a la hora de transportarlo. Escoge a alguien que parezca interesante, que sapa lo que hace y que no coja la cámara como si fuese un recién nacido. Lo acabarás agradeciendo.

Foto: Daniela Naritelli

Qué debe salir y qué no

En un viaje, las fotos de novios/as tienen dos elementos importantes: la pareja (o uno de los dos en solitario) y aquello que nos interesa de la ciudad/paisaje. ¡No hablamos de selfies! Lo ideal es que la pareja quede a un lado y el edificio/estatua/plaza aparezca en todo su esplendor, con sus principales elementos a la vista. Si en la foto solo sale un miembro de la pareja, éste debería aparecer sin entorpecer la vista de la cúpula de Brunelleschi (Florencia), la Torre Eiffel (París) o el Cristo de Corcovado de Río de Janeiro. Si salís ambos y lleváis trípode, ya sabéis qué debe salir y qué no. El bloque de edificios de al lado con andamios o la grúa de turno no deberían tener lugar en tus recuerdos. Tampoco esa excursión de octogenarios que pasa por delante en ese momento. Sin embargo, la Sagrada Familia de Barcelona, situada justo al lado, sí.

Foto: Lidia Clemente

Encuadres

El exceso de suelo o de cielo no son convenientes en ninguna foto, a no ser que experimentes y lo hagas con cabeza. Si no sabes mucho de esto, esa saturación de asfalto será un completo error y estará más próximo a la torpeza que a la vanguardia. El aire en una fotografía es el espacio que necesitan las personas y elementos implicados para respirar. Un exceso o ausencia del mismo ofrecen un resultado paupérrimo, tirando a ridículo. En las fotos con personas en diferentes perspectivas, el aire debe acompañar los ojos del protagonista, es decir, dejar cierto espacio a su lado para que su mirada se prolongue.

Por otro lado, aunque la pareja es importante, también lo es todo aquello que hay a su alrededor. Si queréis ser los únicos protagonistas, reservad la foto para el sofá de casa y ahorraos el billete de avión. En este sentido, no es necesario que salgáis de cuerpo entero. Un corte, siempre y cuando no sea por alguna línea natural del cuerpo (rodillas, codos, cintura…), nunca está de más para captar también el ansiado monumento. Recuérdaselo al señor que coja tu cámara en plena Gran Place de Bruselas.

Foto: Frederico Santa Rosa

Selfies

Los selfies son una moda con puntos negativos y positivos. No estamos en contra, pues una foto rápida e informal siempre es un buen recuerdo de vuestra primera boda juntos, o de un miércoles por la tarde en el que decidisteis hacer el tonto delante de la cámara. De hecho, somos fanáticos del desparpajo frente cualquier objetivo, con caras extrañas que reflejen la buena salud de la relación. Esas fotos, tan necesarias como un Big Mac de vez en cuando, deben realizarse desde ángulos curiosos o sencillos, pero controlando la perspectiva para evitar una extraña mutación de la cara, irreal en condiciones normales. También recomendamos que evitéis pulsar el botón con cara de duda, como si os enfrentarais a una misión imposible, como abrir una puerta con la mente. Es una simple foto y debéis sonreír, o poner cara de interesante, ¡pero nunca de duda! Tampoco habléis mientras os echan la foto. ¿Creéis que es el momento adecuado para hablar del tiempo? ¡No!

Foto vía Shutterstock: Syda Productions

Palo selfie y GoPro

En un viaje, los selfies deben estar exentos del único protagonismo de la pareja. Si eso es lo que buscáis, intentad que el Empire State no esté detrás, sobreviviendo en vuestra foto con una mera señal de su antena. Para evitar que vuestras caras salgan en primer plano, mostrando (o inventando) muchos de vuestros defectos, defendemos el buen uso del palo selfie y la GoPro, pero solo el buen uso. En éste, queda prohibido la aparición de dicho palo en la foto. ¿De verdad quieres un recuerdo de tu safari en Uganda con un trozo de metal en tu mano? Si sale, recórtalo con el editor, que no cuesta tanto, e intenta suprimir el brazo lo máximo posible, sin llegar a amputártelo del todo. Te recomendamos colocar el palo ligeramente inclinado, pero no completamente horizontal. De esta forma, quizá puedas disimular ese brazo que tampoco pinta nada en esa extraña posición.

Foto: Mascha Tace

Toma nota y trabaja tus fotografías en pareja. Estas ideas seguro que puedes ponerlas en práctica en vuestras escapadas románticas y sobre todo en vuestra luna de miel en la que querréis tener cientos de fotos de vuestro viaje más especial. ¡El futuro de tus recuerdos visuales está en juego!

Foto vía Shutterstock: pareja sentada en un bancoedad, turismo, Vector creative character.
¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información