ES Inicio
ES

Historia: La boda de Marc Chagall

¿A quién no le gusta escuchar una buena historia de amor? De esas que logran superar todo tipo de barreras y terminan en un final feliz. Para los eternos enamorados, hoy les contamos la historia de boda de prestigioso pintor Marc Chagall.

“¿Quién es ese tal Chagall?” le preguntaron una mañana de 1915 a su Bella Rosenfeld sus padres.”¿Entonces, es un artista? ¡Pues entonces, no. Él nunca va a ganar suficiente dinero como para poder mantenerte de forma decente. Te vas a morir de hambre con él!”

Los padres de Bella sabían que ella había estado viendo a Marc a escondidas en su estudio en Vitesbsk, su pueblito ruso natal. Durante ese tiempo ella le llevada tortas, leche y pescado para comer así como cartones para pintar.

Y es que los padres de Bella eran mercaderes, con muy buen pasar, dueños de tres joyerías. Por otra parte el padre de Marc era pobre. “¿Qué va a pensar la gente?, Bella con un hombre pobre” temía la señora Rosenfeld.

Pero a pesar de las diferencias económicas finalmente Bella logró lo que quería y ese verano Bella y Marc contrajeron matrimonio el 25 de julio de 1915, bajo un dosel rojo. Cinco años antes, Marc había estado viviendo el París donde estudió arte y conoció a prestigiosas figuras del arte como Picasso, Braque, De Chirico, Modigliani y Leger. Ellos pintaban en colores llamativos y rompían las imágenes para volver a unirlas en combinaciones increíbles y nunca antes vistas.

Pero a pesar de haber sido una época gloriosa para cualquier artista, Marc echaba profundamente de menos a su amada Bella quien le mandaba cartas desde la universidad apoyando su enorme entusiasmo, su sentido del color; aliento que le ayudó a Marc a continuar con sus estudios en París.

En uno de sus viajes a su ciudad natal, Chagall pintó “Retrato de una mujer con guantes negros”, retrato en el cual Bella posaba con un vestido blanco. Poco tiempo antes de su boda, Marc pintó “El Cumpleaños” conmemorando una de las visitas de Bella a su estudio. En la pintura él se lanza al aire para besarla. Como se ve en la pintura, ella también está a punto de volar, de esta forma dos quedaron grabados para siempre.

Bella fue la única novia que él jamás pintó. “Sus ojos. Qué grandes, redondos, negros son”, escribió. “Son mis ojos, mi alma”.

Fuente: Libro Wedding Days de Susan J. Gordon.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información