ES Inicio
ES

Iker y Sara, el encanto de una boda en el pueblo

En Hinojal, todo el mundo se conoce. Es un pequeño pueblo en la provincia de Cáceres en el que, al ser pocos sus habitantes, las alegrías y las penas se comparten de un modo distinto. Una  boda en el pueblo es un motivo de felicidad, no solo para los novios, sino para todos sus habitantes. Y eso es lo que descubrieron Iker y Sara el día de su boda.

boda en el puebloSaber más sobre “boda en el pueblo”
Sara e Iker decidieron casarse en un pequeño pueblo de la provincia de Cáceres. Foto: Nano Gallego.

La de Iker y Sara es una historia de las que es difícil olvidar. Los dos viven fuera de Hinojal. Sus padres se marcharon de allí en la juventud en busca de trabajo. Sin embargo, ellos tenían claro que querían celebrar su boda en el pueblo. Cuando llegó el gran día, el pueblo entero salió a la calle.

Sra e Iker estuvieron acompañados por todos los vecinos de Hinojal. Foto: Nano Gallego.

Iker salió a la calle acompañado por sus amigos y familiares y recorrió las calles de Hinojal en dirección a la casa de Sara. Allí estaba, blanca y radiante, la novia. En aquel momento, rodeados de gente, Iker  y Sara se miraron y del brazo de la madrina y el padrino, comenzaron su camino a la Iglesia.

Uno de los momentos más emotivos del día fue el encuentro de los novios. Fotos: Nano Gallego.

En el recorrido, los vecinos los saludaban desde sus casas y en cada calle. Para todos ellos, más o menos allegados, la boda de la pareja era un motivo de alegría y de celebración. Un momento que querían compartir con ellos.

Todos los vecinos querían felicitar a la pareja. Fotos: Nano Gallego.

Finalmente, Iker y Sara llegaron a la Iglesia y pronunciaron el sí quiero.  En el interior, sus familiares y amigos aún les tenían otra sorpresa preparada: un grupo de mujeres del pueblo, vestidas con el traje regional, les dedicaron unos cánticos, antes de la salida del templo.

Ya en el interior de la iglesia llegó el momento del "sí quiero". Fotos: Nano Gallego.
Un grupo de vecinas quiso dar una sorpresa a la pareja. Foto: Nano Gallego.

Ya convertidos en marido y mujer, una vez más los vecinos se unieron a la fiesta. Arroz, confeti y pétalos de rosas cubrieron a Iker y Sara que, tras el obligado paseo como recién casados, se marcharon a celebrar su enlace con sus familiares y amigos.

Tras la ceremonia, los vecinos volvieron a acompañar a Iker y Sara. Fotos: Nano Gallego.

Iker y Sara nunca olvidarán el día en el que celebraron su boda en el pueblo de Hinojal, un pueblo que salió a la calle para celebrar su fiesta con ellos.

Si estás pensando en celebrar tu boda en Cáceres, quizás te interese visitar los lugares para bodas en Cáceres.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información