ES Inicio
ES

La boda de la novia del año 2015, romántica y muy personal: Sheila y Luis

¡Ha llegado el momento de conocer la boda de la novia del año 2015! Se trata de la historia de Sheila y Luis, su ya marido. Se conocieron mientras ambos estudiaban para una oposición, pero no fue hasta dos años después, al aprobar los dos, cuando su relación dio el pistoletazo de salida.

Foto: Los Momentos de Celia

¡La pedida de mano fue de cuento! “Yo soy de Cádiz y a pesar de haber estudiado en Sevilla nunca había subido a la Giralda. El 14 de febrero de 2015 yo tenía que trabajar, pero fuimos a cenar, por San Valentín, y esa noche Luis me propuso disfrutar juntos del día 15, visitando el centro de Sevilla y subiendo a la Giralda. Subimos y yo lo notaba un poco nervioso, pero jamás me imaginaba por lo que podía ser”, detalla Sheila.

Cuando llegaron arriba ella se asomó por una de las ventanas, Luis se puso nervioso y cuando él también se asomó, le dijo: “¿Esas letras qué son?”. Ella miró hacia abajo y en letras gigantes lilas (su color preferido) ponía: “¿Quieres casarte conmigo?” y ella pensó: “Qué suerte que tiene la chica a la que se lo estén preparando”. Al girarse ahí estaba Luis, arrodillado y con un anillo de oro blanco de Tous. Sheila confiesa que lloró como una enana y que fue espectacular.

Los novios

Para el vestido de novia Sheila eligió a Eva Zamorano, diseñadora gaditana muy famosa por sus trajes de flamenca. Desde siempre supo que sería ella la que le haría su vestido porque se conocen y además creó un estilismo que era muy “ella”, muy personal.

Foto: Los Momentos de Celia
Foto: Los Momentos de Celia

Completó su look con unos zapatos de Menbur, tanto los de novia como los que luego se puso para estar más cómoda durante la fiesta. Los zapatos eran de color plata con un tacón de unos 13 centímetros. Además, llevaba un bolso a juego. Destaca el detalle del calzado. En la suela además de llevar las pegatinas de “I Do” llevaba escritos los nombres de todas sus amigas que venían a la boda, incluidas las damas de honor. Para estar más cómoda eligió unas cuñas blancas de la misma firma que también estaban decoradas con brillantes.

Foto: Los Momentos de Celia

Eligió un ramo confeccionado por la floristería Magnolia, de Puerto Real, Cádiz, compuesto por rosas Austin en tonos rosa palo, con verónicas malvas, alelíes y con los detalles lilas como el resto de la boda. De hecho, sus damas de honor llevaban cada una uno similar al de Sheila, pero más pequeños.

Su maquillador es también uno de sus mejores amigos, Tony Segura, maquillador de Dior en Barcelona, y la peluquera otra de sus mejores amigas, Loles Díaz, peluquera y diseñadora de tocados. Para todos los tratamientos de belleza decidió realizárselos en el Centro Mayte Garrido de Sevilla, donde sus profesionales estuvieron pendientes de cada parte de su cuerpo.

Foto: Los Momentos de Celia

El traje del novio fue hecho a medida en la tienda Siglo XXI de San Fernando, Cádiz, especializada en uniformes de gala. En cuanto a las joyas, las alianzas que llevan son de Argyor, aunque las adquirieron en la tienda Mar de Plata, en Puerto Real, Cádiz, al igual que los pendientes: un diseño muy especial de esta tienda especializada en joyería de diseño, los cuales fueron un regalo de su tía.

Foto: Los Momentos de Celia
Foto: Los Momentos de Celia
Foto: Los Momentos de Celia

La ceremonia y el banquete

Su boda se celebró el 14 de noviembre de 2015, con una bonita ceremonia civil y un banquete y posterior fiesta en la Hacienda Al-Baraka, ubicada en Dos Hermanas, Sevilla.

La canción con la que Luis entró a la boda fue November rain de Guns N’ Roses y la de Sheila, Nothing else matters de Metallica. Cuenta ella que fue emocionante y que todo el mundo lloró.

Foto: Los Momentos de Celia
Foto: Los Momentos de Celia

Sheila viajó en un coche hasta el lugar de la ceremonia. Cuando se bajó, las miradas que se dedicaron los novios al verse fueron de lo más especiales. La ceremonia fue celebrada en una zona llena de palmeras de la finca que sirvieron para separar en dos partes el acto. En ella tanto familiares y amigos como los propios novios se dedicaron unas bonitas palabras, haciendo el acto aún más romántico y personal.

Foto: Los Momentos de Celia
Foto: Los Momentos de Celia
Foto: Los Momentos de Celia

De toda la decoración, tanto de la ceremonia civil como del salón, se encargó Moyano Rodríguez Catering. El color que predominó en la boda fue el lila, puesto que todo estaba decorado en esos tonos. “La flor que abundó en la decoración fue la lavanda, por su olor y color”, cuenta la propia novia. Por ejemplo, los centros de mesas consistían en unos jarrones transparentes con una flor lila y sumergidas varias velas blancas.

Foto: Los Momentos de Celia

“Como la hacienda era tipo árabe pusimos varios bodegones servidos por el catering. Además del famoso de queso, había uno de migas y arroces, otro de ‘pescaito’ frito y otro que mezclaba comida árabe, japonesa y mexicana, llamado rincón globalización. Todos los platos de la comida se podían repetir incluso los postres que estaban riquísimos. Yo con los nervios no comí mucho pero postres repetí. Nos gustó la idea de ponerlos alternos, al igual que los sorbetes, que había de dos tipos y así obligábamos a las parejas a compartir y a los más golosos a repetir”, explica Sheila.

Foto: Los Momentos de Celia
Foto: Los Momentos de Celia
Foto:Los Momentos de Celia

En este caso el profesional elegido para las imágenes fue la fotógrafa Celia de Los Momentos de Celia. Sheila ha trabajado como modelo y estaba acostumbrada a ver trabajos por lo que decidirse le costó muchísimo. Por su parte, Celia además de buena profesional, como cuenta la novia, “es encantadora y te hace sentir muy cómoda, en todo momento te da consejos y ni la notas que está”. Las fotos que recibieron los novios literalmente les han hecho llorar, sobre todo a Sheila, ya que dice que hay fotos que captan momentos tal y como sucedieron. Les están muy agradecidos.

Foto: Los Momentos de Celia
Foto: Los Momentos de Celia
Foto: Los Momentos de Celia

Los detalles los dejaron colocados en cada asiento, ya que fueron personalizados uno a uno con una tarjeta kraft. En cada minuta que había un mensaje escrito a mano agradeciendo la asistencia y con frases personalizadas según la persona que fuera. Los hombres tenían un paquetito plata y lila con una pajarita dentro y las mujeres tenían un bolígrafo de Swarovsky.

Foto: Los Momentos de Celia
Foto: Los Momentos de Celia

Baile de los novios

El tema I don’t want to miss a thing de Aerosmith fue la canción que eligieron para el baile, además con una coreografía de ambos en la que Sheilá literalmente voló. La banda sonora de nuestra boda se compuso por baladas de rock, que a los dos nos encantan. Sin duda, fue una boda de lo más especial y como ambos aseguran personalizada al 100%. ¡Os deseamos toda la felicidad del mundo y, la enhorabuena para Sheila por ser nuestra novia del año 2015!

Foto: Los Momentos de Celia
Foto: Los Momentos de Celia

Si quieres ver más bodas, también puedes conocer la de María y Sergio, Carolina y Joseph o la de Carmen y Manuel. ¡Todas diferentes y llenas de amor!

Fotógrafo: Los Momentos de Celia
Lugar de celebración: Hacienda Al-Baraka
Catering: Moyano Rodríguez Catering
Vestido de novia: Eva Zamorano
Zapatos de novia: Menbur
Joyas: Tous y Swarovski
Belleza: Centro Mayte Garrido

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Comentarios (1)

Eva Zamorano
18/02/2016

Espectacular e Impresionante.Felicitaciones a la pareja y a todo el equipo que estuvo con ellos.

P.D Vivan los Novios¡¡¡¡

Responder

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información