ES Inicio
ES

La casualidad más bonita de mi vida: la boda de Blanca y Alejandro

La de Blanca y Alejandro es una de esas bodas que quieres contar sí o sí desde el primer momento en que ves sus fotos. Y cuando conoces su historia, quedas aún más convencida de que merece la pena. Como dice la propia Blanca: “Alejandro fue la casualidad más bonita que nunca hubiera imaginado”. Y esa casualidad acabó en una preciosa boda retratada por los siempre estupendos Padilla & Rigau.

Foto: Padilla & Rigau.

A pesar de que pronto serían inseparables, la primera vez que se encontraron, a través de una amiga común, el flechazo estuvo lejos de surgir entre ellos. “Incluso le caí mal”, asegura Blanca. Sin embargo, una fiesta de Nochevieja volvió a unirles y ya no se separaron.

La pedida de mano de Alejandro no decepcionó. Un día cualquiera, para no alertar sospechas, llevó a Blanca a cenar al Restaurante Martínez de Barcelona. “Cenamos en una de las mesas con vistas al puerto y en los postres me dijo que ese día tenía algo para mí. El corazón ya me iba a 1000… Me dio un sobre y saqué un papelito en el que ponía “vale por toda una vida juntos”. El anillo de pedida estaba pegado con un trozo de celo al lado. ¡Muero de la emoción cuando lo pienso!”, recuerda la novia.

Foto: Padilla & Rigau.

A partir de ese momento comenzaron los preparativos para una boda que tuvo lugar el 8 de noviembre de 2014, una fecha que escogieron a conciencia porque “queríamos una boda de día y de otoño, ya que esta estación nos parece muy romántica”, cuenta Blanca.

La búsqueda de su vestido de novia fue un proceso que Blanca disfrutó a conciencia, recopilando ideas y soñando su modelo ideal: diferente a los vestidos de novia tradicionales, único y fiel a su estilo. Finalmente, Andrea Morros fue la diseñadora elegida para crear un vestido que se adaptaba perfectamente a lo que Blanca quería y con el que estaba preciosa. El detalle más espectacular: la chaqueta creada para el diseño. “Yo quería que el vestido fuera de manga larga pero lo más cómodo era que fuera de manga corta para el baile y demás por lo que así lo hicimos y luego construimos una especie de chaqueta invertida de terciopelo blanca con toda la espalda descubierta que terminaba en cola, sin duda un toque que me encantó”, recuerda la novia.

Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.

Como complementos, Blanca lució unas bailarinas glitter de Miu Miu y un ramo adquirido en Távola y elaborado con un toque desestructurado y asimétrico. Como joyas, su anillo de pedida (no podía faltar), una gargantilla regalo de su suegra, un reloj vintage y los pendientes que luce a diario.

Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.

Para el maquillaje la novia apostó por Laia Martín, quien utilizó tonos neutros para resaltar la belleza de Blanca sin crear nada que resultase exagerado. La peluquería fue obra de Noelia, de La Poesie, amiga de la novia, quien creó para ella un look sencillo y natural a base de lucir su melena semirrecogida dejando el rostro despejado y adornarla con una corona de flores.

Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.

Por su parte, Alejandro apostó por el chaqué para su gran día. Sin duda un acierto: estaba elegante y guapísimo.

Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.

La ceremonia tuvo lugar en la iglesia de Sant Vicenç de Sarrià, un escenario único al que la novia llegó del brazo de su padre. Dentro se vivieron algunos de los momentos más especiales del día, como el del sí quiero, retratados por las cámaras de Padilla & Rigau.

Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.

Tras convertirse en marido y mujer, y no sin antes pasar ubna la lluvia de pétalos blancos, Alejandro y Blanca se marcharon acompañados de Anna de Padilla & Rigau a hacerse sus primeras fotos como casados.

Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.

Al mismo tiempo, sus invitados llegaban a la Masía Ribas, donde se celebraron el convite y la fiesta posterior. Allí pudieron ver de primera mano todo lo que los novios, junto a Sofía y Patty de Távola decoración habían preparado para que a la boda no le faltase detalle. “La decoración floral era especialmente importante para mí, quería que las flores tuvieran un protagonismo especial y que fueran muy otoñales. El musgo y las hortensias de invierno dieron un toque mágico. Dejé completamente en sus manos la decoración de la mesa presidencial y descubrirla el día de la boda fue algo que siempre recordaré. Además, nuestras iniciales hechas de musgo iluminadas eran realmente espectaculares”, recuerda Blanca.

Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.

El convite y el cóctel estuvieron a cargo de Le Chef Cátering, a quienes Blanca no dudaría en volver a elegir. ¡y no nos extraña viendo todo lo que prepararon para los novios y el detalle con el que lo presentaron!

Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.

Tras la comida llegó el baile, que se celebró al aire libre para que los invitados pudieran lanzar los globos de luz que los novios habían preparado para ellos. Al son de Secrets, de One Republic, se vivió un momento mágico que ni los novios ni sus amigos y familiares olvidarán.

Foto: Padilla & Rigau.
Foto: Padilla & Rigau.

“Recuerdo con mucho cariño como la gente me decía que era una de las bodas con más amor a las que había asistido nunca”, dice Blanca cuando se le pregunta por lo que considera más especial de su boda. Y es que, no cabe duda de que cuando una pareja está tan enamorada, su boda tiene un toque mágico, como se ve en la de Blanca y Alejandro. ¡Enhorabuena a los dos y muchas gracias por compartir con nosotros vuestro gran día!

Si te ha gustado este post, no te pierdas la boda hippie de Erika y Ion en el País Vasco, ni la de Sandra y Christian, el broche de oro a una historia de amor nacida de una beca Erasmus.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Comentarios (1)

Monica
19/09/2015

A modo comentario…CUIDADO CON PADILLA & RIGAU…yo me caso ahora el 10 de octubre y habia contado con ellos para mi GRAN DIA…y con un simple mail, al menos podrian habernos llamado y dar la cara…nos dijeron que les habia salido un trabajo de más dias y que nos fuese bien la boda…es decir un poco IMPRESENTABLES…os advierto por si habiais pensado en ellos, nos os pase los mismo y os dejen colgados con el reportaje de la boda, despues de haber invertido muchas horas en decidirnos por ellos.

Responder

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información