ES Inicio
ES

Las novias de Raquel Ferreiro: diseños que derrochan magia y personalidad

Entrar en el atelier de Raquel Ferreiro es entrar en un lugar lleno de magia y encanto, como sus diseños y como ella misma, por qué no decirlo. Y es que la diseñadora gallega nos ha abierto las puertas de su espacio de trabajo para conocerla más de cerca y ver en persona cómo trabajan, dónde reciben a las novias, cómo hacen las pruebas y por supuesto, cómo elaboran artesanalmente los vestidos. Y aunque no hay dos vestidos iguales de Raquel, todos tienen un factor en común: son diferentes, originales y huyen de convencionalismos.

Hemos charlado con ella en su taller y nos ha contado muchas cosas sobre tu manera de trabajar y su forma de entender el diseño, su pasión y las novias, su sueño hecho realidad. ¡No os perdáis la entrevista!

Foto: The Creative Shot

Zankyou: De la arquitectura pasaste al diseño de moda… ¿Cómo surgió dar ese paso?

Raquel Ferreiro: Desde pequeña siempre me ha apasionado la moda y aunque estudié arquitectura y estuve trabajando de arquitecta tenía siempre la espinita del mundo de la moda y por eso empecé a formarme y a partir de ahí, empezar a desarrollar lo que de verdad era mi vocación. Hace dos años y medio abrí el taller cuando vine a Madrid  y la verdad es que ha ido muy bien todo este tiempo, mejor de lo que me podía esperar.

Foto: A&Y

Z: ¿Cuáles son los pasos a seguir de una novia que decide hacerse un vestido a medida en tu taller?

RF: La primera cita es para poder conocernos, saber qué le gusta y qué no, el estilo de la boda y todo tipo de detalles que me puedan ayudar a conocerla mejor para diseñar algo exclusivo para ella, que sea su estilo, con el que se sienta identificada y no disfrazada. Para eso, observo su cuerpo, vemos qué es lo que más le favorece y probamos tuales. A partir de ahí, concertamos una cita donde le enseño los bocetos, los tejidos y el presupuesto. En caso de que siga adelante, en la primera prueba hacemos un simulacro de su vestido con telas básicas para poder ajustar el patrón para que se hagan una idea muy precisa de cómo será su vestido. Esto es útil para hacer ajustes: más o menos escote, más o menos volumen, etc… antes de “meterle las tijeras” a las telas de verdad. Si hay dudas hacemos una segunda prueba de tual. Y después ya serían las distintas pruebas que sean necesarias hasta dar con el vestido perfecto.

Foto: A&Y

Z: A tu atelier no va una novia que quiera vestirse de princesa, ¿qué tipo de novia sueles tener?

RF: La mayoría de las novias que vienen es porque buscan algo diferente, que sea solo para ellas, ya que quien quiere algo muy estándar recurre a comprárselo hecho. También hay novias que buscan y no encuentran lo que quieren porque tienen ya en mente “salirse de lo habitual”. Muchas novias me dicen: “Yo no quiero el típico vestido de novia, quiero un vestido de fiesta blanco”. Otras quieren de novia pero más relajado, más moderno. Mis vestidos son de estilos muy diferentes y es porque las novias son muy distintas entre ellas. No se trata de poner mi estilo en ellas sino que el vestido sea un reflejo de ellas.

Z: ¿Quién suele acompañar a las novias a las pruebas?

RF: Depende de la personalidad de cada novia y la coincidencia o no de gustos. Muchas a la primera cita vienen solas para que nadie las condicione para expresarse y decir lo que les gusta y luego ya a la segunda cita vienen con alguien, casi siempre la madre, amigas o hermanas. Si vienen muchas personas y todas intentan opinar es una locura para la novia porque no sabes qué es lo que dice por ella misma o por los demás. Lo mejor es venir con las personas con las que se sientan cómodas y seguras. Es importante que la persona que las acompañe respete sus gustos por encima de todo porque un vestido de novia es lo que tú quieres, es tu boda y tú mandas.

Foto: Estudio MJ

Z: ¿Qué consejos le darías a una novia que quiere un vestido especial pero duda de hacérselo a medida?

RF: Hacerse un traje a medida, exclusivo con una atención tan personalizada es un proceso único en la vida, igual que todo lo que rodea la boda. La boda se pasa muy rápido y por eso hay que disfrutar de todos los procesos. Muchas novias me dicen que para ellas hacerse el vestido ha sido la experiencia que más han disfrutado de todos los preparativos. Una de las cosas que más me satisface de mi trabajo es ver la felicidad de mis novias, sus dedicatorias y recomendaciones. Y es que es un traje que es solo para ti, hecho con los mejores tejidos, de manera artesanal, es alta costura y es un proceso en el que la novia participa todo el tiempo. Es un proceso único e inolvidable.

Foto: A&Y

Z: ¿Qué tendencias crees que van a arrasar en las novias de 2016? ¿Qué es lo que más te piden las novias (detalles, tejidos, etc…)?

RF: La moda nupcial no es tan rápida como el prêt-à-porter y no da tiempo a saturarse porque mucha gente solo ve las tendencias cuando se va a casar. Sí hay ciertas tendencias que gustan y que se repiten como los escotes en la espalda, que es muy favorecedora y una parte muy importante porque durante la ceremonia es lo que ves de una novia normalmente. Es una zona muy bonita, muy femenina y es sensual sin ser nada ordinario. Otra tendencia que ha vuelto con mucha fuerza y para quedarse, son los encajes diferentes, un poco más geométricos como el guipur. También me piden mucho vestidos con mucho movimiento, románticos, bohemios. Un tejido más vaporoso como la muselina o con más caída como un crepe pero que el vestido se mueva con ella, que sea cómodo, olvidándose de corsés, can canes, aros, cosas que les impidan disfrutar de verdad del día.

Foto: A&Y

Z: ¿Con cuánta antelación se necesita empezar a hacer un vestido a medida?

RF: Lo habitual y más recomendable es entre un año y seis meses. Si es mucho tiempo corres el riesgo de aburrirte del vestido y si sigues mirando cosas en más de un año pasan muchas cosas por tus ojos. No es recomendable ni demasiado tiempo ni poco porque corres el riesgo de quedarte sin hueco en el taller y que del vestido va a depender otras cosas como los zapatos de novia, el tocado y si te quedas con poco tiempo vas apurada. Y esto se trata de disfrutar y si estás agobiada no disfrutas.

Vestido que lució Raquel en su boda. Foto: Noire et Blanche

Z: Ya te has casado pero si volvieras a hacerlo, ¿cuál sería tu vestido de novia y tu ideal y boda ideal?

RF: Si repitiera la boda lo repetiría todo igual porque fue para mí un día perfecto. Ese vestido para mi es sagrado porque está lleno de significados. Pero si hiciera re-bodas, cada vez llevaría un vestido diferente. No sé cómo sería, cada uno diferente siempre con mi estilo y con una línea no clásica pero seguro que distintos. En uno llevaría seguramente encaje.

Así que ya sabéis, si no queréis el típico vestido de novia, si buscáis algo diferente, con personalidad, creado exclusivamente para vosotras y de manera artesanal, no lo dudéis más. Raquel Ferreiro es una opción fantástica, una diseñadora con talento, apasionada de su trabajo y que os hará sentir como en casa en su precioso atelier de Madrid. Apostad por un vestido hecho a medida, viviréis un proceso único que no olvidaréis jamás.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información