ES Inicio
ES

Los 10 save-the-dates más originales

El save-the-date no es una invitación de boda propiamente dicha: más bien se trata de un avance, un ‘reserva la fecha’, destinado a los invitados que vayan a acudir al enlace, especialmente si vienen de fuera o tienen un calendario ajustado. 

Los diseños save-the-date nos encantan precisamente por eso: son como una pequeña sorpresa para los invitados, y sirven para comunicar oficialmente la fecha de la boda, adelantando el estilo que queremos que tenga la ceremonia. ¿Quieres conocer los favoritos de la redacción Zankyou? Estos son los diez tipos de save-the-date más originales de la wedding-sfera.

Foto: Love vs. Design

¡Nos casamos! El save-the-date no sirve como invitación de boda. Solamente debemos indicar la fecha del enlace y anunciar oficialmente el compromiso. El resto de detalles, como direcciones, horarios y mapas, se enviarán meses más tarde junto con la invitación formal, cuando el resto de partidas estén definidas y sepas exactamente cómo y dónde se celebrarán la ceremonia y el convite.

Foto: Cheer Up Press

El save-the-date es más informal que la invitación, aunque sirve como adelanto del estilo que tendrá la boda. Nos encanta este modelo de Cheer Up Press impreso sobre láminas de madera natural. Perfecto para una boda rústica.

Foto: Splash of Silver

Corazones, flores, jarros de cristal… Este save-the-date huele a boda vintage y ¡nos encanta! El detalle que lo convierte en una tarjeta de diez: la fecha de la boda, escrita con letras en lugar de números.

Foto: RBG Color

Muchas parejas utilizan las fotos de su sesión preboda para diseñar la tarjeta save-the-date, y así darle un doble uso al espectacular trabajo de su fotógrafo. La propuesta de RGB Color es un poco diferente: una manera de usar fotos reales y reducir costes a la mínima expresión, es utilizando la clásica tira de fotomatón. Añade un toque color menta, un sobre skinny y unos cuantos besos, para una dosis extra de amor.

Foto: Seahorse Bend Press

Las caligrafías y tipografías que parecen hechas a mano son una manera increíblemente romántica de transmitir a vuestros invitados que os casáis. Prueba alternando con colores complementarios y cenefas sobre papel blanco de alto gramaje. Perfectas.

Foto: Design Kandy

El DIY elevado al cubo: encarga un sello de madera y caucho con vuestros nombres y fecha de la boda, e imprime manualmente cada tarjeta.

Foto: Love Love Me Do Designs

Las ilustraciones con acuarela también funcionan de maravilla a la hora de enviar un save-the-date personalizado: podéis hacerlos en casa si tenéis algo de maña con las artes plásticas, o encargarlas a un ilustrador para que diseñe exactamente el motivo que tenéis en mente.

Foto: Love vs. Design

Los save-the-dates electrónicos están a la orden del día. Enviar el tuyo a través del correo te permitirá ahorrar en soporte (papel, tintas, proceso de impresión), e invertir más en el diseño, por ejemplo, contratando a un ilustrador a un diseñador gráfico que te encante.

Foto: Rifle Paper Co.

Nuestra última apuesta por el save-the-date de papel: las tarjetas ilustradas que, combinadas, dan lugar a una serie de motivos, cada cual diferente. Los ramilletes de flores de Rifle Paper Co. son una maravilla.

No podían faltar, claro, los save-the-date en vídeo: divertidos, románticos, en una localización que os encante o con vuestra música preferida. La mejor alternativa para parejas tech: apostad por los cortos de varios minutos, que cuenten una historia.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información