ES Inicio
ES

Originalidad y muchos muchos detalles: así fue la boda de Lorena y Tito

Tras conocerse en una boda medieval, ella iba de dama y él de caballero, la de Lorena y Fernando (al que todos llaman Tito), no podía ser una boda convencional. La originalidad reinó en cada uno de los detalles de este enlace que Nieves, de Días de Vino y Rosas se encargó de capturar para el recuerdo.

Foto: Días de Vino y Rosas.

Para un día tan especial y adelantándose  a la tendencia del próximo año, Lorena apostó por el crop top para novias con un conjunto de Cortana. “El vestido era un dos piezas con un top de encaje muy corto y una falda tutú de cintura alta que me enamoró nada más verlo”, cuenta. El complemento perfecto para este original diseño, con un toque vintage, lo encontró en un simpático canotier de Lucía Be que daba un toque aún más chic a su look bridal.

Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.

Como joya, Lorena no se olvidó de su anillo de compromiso, un modelo de la colección retro de Tiffany elaborado en plata con una cerradura  en medio con forma de corazón de oro rosa. El momento en el que Tito se declaró en París, la ciudad favorita de Lorena, estuvo así presente de algún modo en su enlace. “Me lo pidió delante del Louvre porque sabe que adoro el arte. Fue increíble,  atardecer  de invierno con las luces de las salas del museo de fondo. No paré de llorar, algo de lo que luego nos reímos mucho”, recuerda Lorena.

El resto de su look de novia se completaba con unas originales sandalias de Chie Mihara y un ramo de rosas, tulipanes y peonías elaborado por Pando Floristas, responsables también del resto de la decoración floral del enlace.  Para la peluquería y el maquillaje, ambos muy naturales, Lorena confió en Netta Hairstyles.

Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.

La ceremonia tuvo lugar en el Palacio de la Concepción, donde también se celebró el convite. Allí, Tito esperaba a su chica muy elegante vestido con un esmoquin. La entrada de Lorena y el encuentro con el que solo unos minutos después sería su marido, fue uno de los momentos más especiales del día. “Nada más vernos cuando entre Fer y yo nos pusimos a llorar y ya no paramos toda la ceremonia, todo el mundo igual, muy emocionante”, cuenta la novia.

Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.

Una vez terminada la boda y tras ese primer beso de los novios que todo el mundo espera y de la lluvia de arroz, los novios aprovecharon los jardines del Palacio para hacerse sus primeras fotos como marido y mujer. Unas instantáneas mágicas y llenas de sentimiento que Nieves, de Días de Vino y Rosas, captó a la perfección.

Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.

Tras el cóctel, los novios y sus invitados se dirigieron a una de las carpas del Palacio de la Concepción para empezar con el banquete, servido por el catering Los Urrieles. Allí, Lorena cambió su canotier por una sencilla corona de flores que daba un toque más romántico a su look.

Foto: Días de Vino y Rosas.

De la decoración del salón, en tonos rojos y blancos y con muchísimos detalles vintage, se ocuparon Paula y Javi de La cebra a cuadros.  “Todo el mundo quedó encantado con su trabajo. Hicieron una mesa de dulces genial, y decoraron de forma  impresionante toda la carpa. Además, crearon una zona infantil preciosa. Para nosotros, muy recomendables”, recuerda Lorena.

Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.

Otro de los momentos más especiales, fue en el que los novios cortaron la tarta, una preciosa creación coronada con flores que no dejo indiferente a nadie. Y los detalles tampoco faltaron a la hora de hacer los regalos a los invitados. “Dimos a las chicas unas llaves vintage en forma de abridores de botella. Pero también hubo detalles para nosotros ya que yo llevo una cerradura tatuada en un corazón, y una muy buena amiga, Mónica, nos hizo una liga para mí con una cerradura y un broche con una llave para Fer”, explica la novia.

Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.

Y tras el convite, como no podía ser de otro modo, el baile de los novios, broche de oro al convite y con el que comenzó la fiesta que todos los invitados disfrutaron, con karaoke incluido.

Foto: Días de Vino y Rosas.
Foto: Días de Vino y Rosas.

Una boda llena de imágenes para el recuerdo que para Lorena, fue perfecta: “Aunque no queda bien decirlo para mí se acercó mucho a la perfección: lo pasamos como los indios reímos, lloramos, bailamos, cantamos…”, cuenta. En definitiva, y en palabras de la propia novia, “un día para recordar” que en Zankyou no hemos querido dejar pasar la oportunidad d compartir con vosotros.

¿Te ha gustado esta boda? No te pierdas este otro enlace lleno de sorpresas,  ni la boda de esta novia que parecía sacada de una película ¡de época!.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información