ES Inicio
ES

¿Qué significan vuestras posturas al dormir?

¡Atención! Otra dosis de sapiencia psicológica para determinar si vuestra relación va por buen camino o si, por el contrario, se ha desviado por un sendero de baches con final incierto. En esta ocasión, vuestras posturas para dormir se suben al diván y se diseccionan para analizar y mejorar vuestra vida sentimental. Coged papel y boli, poned a punto vuestra espalda y ¡a dormir!

Foto vía Shutterstock: Dima Sidelnikov

1. De espaldas, sin tocaros

Según los expertos, es posible que esta postura sea poco recomendable en una relación sana y que, de darse, algo no vaya del todo bien. El contacto físico es importante, así como el contacto visual (aunque sea a través de los párpados) y es cierto que la ausencia de ambas puede ser perjudicial. Desde Zankyou, apelamos a tu lado menos negativo y te recordamos que dormir es dormir.

Respetamos a las parejas que abogan por el achuchón eterno, incluso en los brazos de Morfeo, pero, mientras todo vaya bien con los ojos abiertos, cada uno puede tener su espacio a la hora de dormir. En ciertas épocas del año, un exceso de contacto físico puede acabar en manantiales de sudor y, por otro lado, el agobio es inherente a las personas y no tienen que ver con la relación de pareja. ¡No desesperes!

2. Espalda con espalda

Literal, como dos siameses. Los estudios revelan que las parejas que duermen así son saludables, ya que disfrutan de cierta libertad, pero se esfuerzan por mantener siempre un contacto, un apoyo. Siempre, de alguna forma, es esencial la presencia del otro. Un pilar para no caer. Estamos totalmente de acuerdo, pues apostamos por la independencia y la libertad dentro de la relación (siempre con límites, no os alarméis), pues la excesiva dependencia es dañina; sin embargo, siempre apoyados en el otro, caminando juntos aunque haya breves paseos en solitario. Una relación sana, que vive en dos ambientes, que no se agobia y que siempre encuentra el camino a casa: su verdadero hogar.

Foto vía Shutterstock: varuna

3. Sin contacto, pero uno frente al otro

Esta postura indica positividad en materia sentimental, sexual y personal. La pareja disfruta de una vida completa, respetando su propio espacio, beneficiándose de su soledad y, al mismo tiempo, con la necesidad de contar con su otra mitad. Creemos que dormir de esta guisa es importante para mantener la chispa sin incendiar la habitación. Aunque las caras al despertar no siempre son las mejores piezas artísticas para observar, demuestran naturalidad y son la mejor representación de la rutina. Si os gusta lo que veis, os imaginamos caminando juntos hasta el fin de los tiempos.

4. Pequeños contactos

En esta categoría conviven varias modalidades:

Pies entrelazados: los expertos aseguran que las cosas no van mal, pero que no estaría de más echar un ojo a algún aspecto de la relación. Cada miembro de la pareja conserva un espacio amplio en la cama (y en la relación), pero lanza un ancla al mar en busca de sujeción. Desde Zankyou, sostenemos que esta muestra de afecto es muy tierna, que pide romanticismo sin llegar al algodón de azúcar. Un gran equilibrio que, sin embargo, hay que intentar mantener.

Espacio, pero tocando de alguna forma: una relación espontánea, según los psicólogos, con vida por separado y en común. Muy sana y divertida para parejas que se quieren, aunque no adoren estar pegados el uno al otro como un pack de batidos de chocolate.

Ella de espaldas a él; él tocándola a ella: ella se siente cómoda con su vida actual y él está detrás, apoyándola y, a su vez, necesitando su apoyo. Quizá no haya el mismo afecto que antes, pero todas las parejas pasan por etapas y es positivo que los roles cambien y que se investiguen otros aspectos. Por suerte, el cariño siempre permanece presente en las buenas relaciones, tal y como demuestra la actitud de éstos.

Foto vía Shutterstock: Tom Wang

5. Entrelazados

Como el cabello de Rapunzel y, probablemente, su relación durará lo mismo que la larga melena de la joven encerrada en la torre. Los psicólogos afirman que las parejas que dibujan estas posturas en la cama son ardientes, pasionales y que podrían estar en los inicios de su relación, en el que prima una cuestión sobre las demás. No obstante, algunas parejas mantienen esta postura a lo largo del tiempo y duermen hasta sus últimos días como un cable de cobre. También sería conveniente saber que la ausencia de esta pose para dormir no tiene por qué indicar falta de pasión. Las llamas pueden encenderse y rebajarse durante unas horas, sin necesidad de apagarse al 100%, sobre todo cuando nos topamos con nuestros sueños.

6. Abrazados

Una posición para parejas frioleras, que no sienten “el mal del agobio” por exceso de extremidades a su alrededor. Dormir y abrazar al mismo tiempo indica seguridad, afecto, amor y cariño, todo lo necesario para una relación con futuro. Ambos se sienten protegidos al apoyarse sobre el pecho del otro y el individuo que abraza, al abrir los brazos, está cómodo con ese papel protector. Normalmente, el que recibe a la otra persona suele tener el papel dominador, pero no influye de manera negativa en la relación, ya que ambos se sienten a gusto con su rol en la misma. Son felices sin demasiadas complicaciones.

Foto vía Shutterstock: Africa Studio

7. La cucharita

Aquí hay dos opiniones de expertos bien diferenciadas al respeto. Por un lado, la cucharita indica un ensamblaje perfecto, con todas las piezas juntas de este rompecabezas que son las relaciones. Por otro, quizá se intente forzar la situación, asegurar y mantener una relación alicaída, sin excesivo futuro. Si eres de guisos suculentos, donde todos los ingredientes convivan en armonía, utiliza la cuchara conveniente y te chuparás los dedos.

8. Acaparando la cama

El ser humano tiende a marcar su territorio y en la cama no iba a ser menos, aunque sea de manera inconsciente. No hablamos de sexo, sino de gobernar el territorio del sueño para estirarse, retorcerse y sentirse libre. Hay personas que, incluso durmiendo, mantienen una actitud generosa y se quedan en su lado sin molestar, como si el otro estuviera durmiendo con un peluche. Sin embargo, otros aíslan a la pareja en un espacio diminuto, donde solo cabría en posición fetal (excesivamente fetal) o de pie. Esto demuestra egoísmo y ciertos problemas: uno se siente más seguro y el otro, como su espacio, lucha por no desaparecer. Equilibrio es la palabra que estas parejas necesitan.

Foto vía Shutterstock: Alan Bailey

Como ya sabéis, estos estudios de expertos y apreciaciones de nuestra redacción son opiniones generales que no tienen en cuenta dos cosas: cada persona es un mundo y cada pareja una galaxia. Por ello, hemos intentado quitar hierro al asunto y buscar los aspectos positivos de cada postura, teniendo también en cuenta que, durante el sueño, juegan otros factores imposibles de controlar.

Descubre, además, cuál es el secreto para gustar y 9 cosas que los chicos consideran románticas pero que, en realidad, no lo son.

 Foto vía Shutterstock: collage jóvenes durmiendo, pareja durmiendo en la camapareja durmiendo junto al despertador, enamorados durmiendo y pareja durmiendo por la noche.
¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información