ES Inicio
ES

Un amor a fuego lento: la boda de Ana y Rafa

La boda de Ana y Rafa es la de una historia de amor que se gestó a fuego lento. Ambos estudiaron juntos la carrera de fisioterapia, pero no fue hasta varios años después, cuando coincidieron en la misma empresa, cuando empezaron una historia de amor que culminó en una preciosa boda captada a la perfección por Kiwo Estudio Creativo.

Foto: Kiwo Estudio Creativo.

La pedida de mano de Ana no pudo ser más original. Rafa lo preparó todo a modo de gymkana de manera que durante todo un día su chica recibió una sorpresa tras otra hasta encontrarse finalmente con la petición de matrimonio: “Pasadas cinco horas me encontraba en pleno Sevilla, en una suite. Dimos una paseo, nos arreglamos y me llevó al restaurante Becerrita en el que reservó un salón para nosotros solos. Una vez cenados, el maitre cerró la puerta, Rafa sacó de no sé donde 40 cartulinas blancas escritas por una cara, puso música e iba pasando cartulina a cartulina, hasta que después de la última apareció el anillo”, recuerda Ana.

Foto: Kiwo Estudio Creativo.

Para el día más feliz de su vida, y también para el que más miradas estarían pendientes de ella, Ana escogió un diseño de Aire Barcelona. “Era un vestido muy romántico, con una falda de ”tul” y un corpiño de “guipur” de un solo tirante, ceñido hasta la cadera donde comenzaba la falda”, recuerda.

Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.

En las joyas, Ana apostó por la sencillez y se decantó por lucir su anillo de compromiso, una pieza de oro blanco con varios diamantes en talla princesa y unos pendientes de brillantes prestados por su hermana. Tampoco se descuidó en la elección de los zapatos, unas sandalias de color rosa palo de Pedro Miralles, ni el ramo, que crearon para ella en la floristería La Trastienda (Alicante). “Era un precioso bouquet con una mezcla de flores: hortensias, rosas Austin, paniculata rosas, etc”, cuenta Ana.

Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.

Para el maquillaje y la peluquería, la novia quiso que la sencillez y la naturalidad fueran los elementos dominantes. Del maquillaje se encargó Mercedes del gabinete Sagasta y del peinado peluqueria “DUAL”. La combinación de ambos fue espectacular y Ana pudo disfrutar de su día con el estilo que siempre había soñado sin perder su personalidad ni sentirse disfrazada.

Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.

Rafa, por su parte, apostó por el chaqué, clásico y siempre elegante, para deslumbrar. El chaleco y la corbata en tonos grises, daban aún más sobriedad y estilo al conjunto y así, guapísimo, caminó hasta el altar del brazo de su madre.

Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.

Para la ceremonia, los novios escogieron la Basílica de Elche. Durante la ceremonia no faltaron algunos momentos de gran emotividad tanto para ellos como para sus amigos y familiares.

Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.

A la salida, la lluvia de arroz y confetti acompañó a la pareja que, rápidamente se marcho al lugar de celebración para recibir a sus invitados. “Fue algo que a muchos de ellos les encantó”, comenta Ana. Allí, hubo tiempo para, junto a los profesionales de Kiwo Estudio Creativo, hacerse las primeras fotos como marido y mujer.

Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.

El convite tuvo lugar en la Finca Hort del Kalausí de Elche. De la decoración de la finca se encargó la propia novia junto a las profesionales de La Trastienda que consiguieron que “todo el entorno fuese agradable y nada recargado”, a base de paniculata blanca.

Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.

“Llenamos cajas de frutas con paniculata, la colocamos en tarritos colgada de árboles…”, recuerda Ana. “Tanto las minutas como los meseros eran pequeñas piezas de pizarra ,los centros de mesa eran jarrones con paniculata al igual que la decoración del mesero”. Tanto el cóctel como la comida corrieron a cargo del cátering Dalua, que hizo las delicias de todos.

Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.

Y, por supuesto, no faltaron momentos especiales como el baile de los novios o la entrada al convite de los novios, acompañados por sus padres, que hicieron a los presentes derramar más de una lágrima de emoción.

Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.
Foto: Kiwo Estudio Creativo.

Y es que, cuando una pareja prepara su boda con tanto detalle y tanto amor como lo hicieron Ana y Rafa el resultado se nota. ¡Enhorabuena a los novios y mucha suerte en vuestra nueva vida en común!

Si te ha gustado esta boda, no te pierdas la de Carmen y Carlos, a medio camino entre lo rústico y lo vintage; ni la de Ariadna, la novia de la corona de flores.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información