ES Inicio
ES

Un amor sin fronteras: la historia de Amelia y Elías

La Fiesta de San Mateo será siempre una celebración especial para Amelia y Elías. Allí los presentó por primera vez el hermano de esta, compañero de universidad y amigo de Elías. Y allí se fijaron por primera vez el uno en el otro, aunque su historia no comenzó hasta un mes después, cuando Amelia se unió a ellos en la Universidad de Oviedo para estudiar Administración y Dirección de Empresas.

Foto: Alejandra Ortiz fotografía.

La suya, es una historia de amor de esas que desafían a las fronteras. Aunque Elías se tuvo que trasladar a Brasil tras siete años de relación a causa del trabajo, los casi 4 años de relación a distancia no han hecho mella en ellos. Por ello, cuando en unas vacaciones él le habló de formalizar su relación, Amelia no dudó la respuesta. “Era la pregunta que yo siempre había estado esperando”, cuenta.

La fecha que eligieron para su boda, para sorpresa de amigos y familiares, fue la Nochevieja. Y en base a eso, comenzaron a preparar un enlace fotografíado al detalle por una de las mejores amigas de la novia, la fotógrafa Alejandra Ortiz.

Foto: Alejandra Ortiz fotografía.

Para su traje de novia, Amelia, que no tenía una idea clara de cómo quería que fuese su vestido, sí tuvo clarísimo que la diseñadora sería Covadonga Plaza: “Dejé que Covadonga decidiera, ya que nunca falla. Acertó completamente. El vestido era muy romántico, como yo misma. El cuerpo era de muselina bordado entero con pedrería en París y la falda era de varias capas de organza y muselina  con un vuelo maravilloso. Los botones estaban formados, al igual que la lazada, en terciopelo gris. Era el diseño perfecto para mí”, cuenta la novia.

Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.

Como cualquier chica que va a dar el sí quiero, Amelia no se olvidó de cuidar sus complementos. Los zapatos, a juego con la lazada del vestido, eran grises y se los hizo en Franjul, mientras que para el ramo apostó por Pando floristas. “Quería que mi ramo fuera algo desenfadado y con tonos verdes, blancos y algún toque gris y rojo. El resto lo hizo Pando que son estupendos”, cuenta. Finalmente, como joyas, la novia lució unos pendientes colgantes de perlas australianas regalo de sus padres y su anillo de pedida.

Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.

Para el maquillaje, Amelia confió en Lorena Carbajal. La naturalidad fue la esencia de su look que se completó con un precioso recogido creado por Dominique, de la peluquería L’Avenida. El resultado: una novia espectacular.

Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.

Por su parte, Elías apostó por el clásico chaqué para dar el sí quiero. ¡Estaba guapísimo!

Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.

La ceremonia tuvo lugar en la Iglesia de San Isidoro el Real, donde años antes se había casado la hermana de Elías.  En ella tuvieron lugar algunas de las escenas más graciosas del día, protagonizadas por los niños del cortejo y también algunas de las más emotivas, entre ellas, las miradas de los novios captadas por la cámara de Alejandra Ortiz. O la anécdota de la jornada, durante la entrega de los anillos: “Elías no encontraba lo que tenía que leer (“Yo Elías, te tomo a ti Amelia….”) y le acerqué el misal para que leyera mientras yo le indicaba con el dedo dónde tenía que leer. Cuando me tocaba a mí, me puse seria y con voz firme dije “Yo ELÍAS, te tomo….”.Entonces fue cuando me salió una carcajada que contagió a toda la iglesia”, recuerda Amelia.

Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.

Tras la boda, los novios y sus invitados se trasladaron hasta el Castillo del Bosque La Zoreda. “Está a las afueras de Oviedo rodeado de un bosque precioso que por la noche e iluminado no deja indiferente a nadie. La comida allí es espectacular y, junto con las uvas y el cotillón, fue una cena maravillosa”, recuerda la novia.

Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.

Y, efectivamente, los novios pudieron allí disfrutar de sus invitados, de la cena y de su primer baile como marido y mujer, al que siguió el baile de la novia con su padre, uno de los momentos más emotivos del día para ella.

Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.
Foto: Alejandra Ortiz fotografía.

Y es que cuando los novios preparan su boda con tanta ilusión y viven su historia de amor de un modo tan intenso como los protagonistas de esta boda, es imposible que nada falle. ¡Enhorabuena y muchas gracias por compartir vuestro día con nosotros!

Si te ha gustado esta boda, no te pierdas el gran día de Cristina y Rodrigo, a quienes unió el instituto, ni la boda de Sergi y Mara, con La Mancha como testigo de su amor.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información