Un gran día elegante y divertido en la Hacienda del Cardenal: la boda de Ana y Miguel

Los Carnavales fueron los encargados de unir a Ana y Miguel. Él iba vestido de Napoleón y llevaba unas monedas de oro, que eran chocolatinas, y se acercó a Ana para dárselas, diciéndole que la invitaba a una copa con su dinero. Ana, sonriente, mientras tanto le quitaba el sombrero y se hacia fotos con él. Pasó el tiempo y no se volvieron a ver hasta el verano. Fue entonces cuando ya se veían más frecuentemente. Sus amigos organizaron un viaje a Marrakech y en este país tan exótico entre zocos, especias, tés y música árabe surgió el amor.

Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos

Pasado un tiempo se fueron a vivir juntos y con siete años de convivencia ya se había dando cuenta de que no querían pasar el resto de sus vidas el uno sin el otro. Así, en un viaje a Washintong, Miguel sorprendió a Ana pidiéndole matrimonio. “Nos íbamos a una convención de trabajo. El lugar era especial para pedírselo. Tuve el anillo durante todo el viaje en una mochila buscando el momento idóneo y en el momento de la cena de gala llegó ese momento tan mágico”, cuenta Miguel.

El entorno no podía ser más bonito: ambos vestidos de gala y en la esa ciudad tan espectacular. Tras la cena Miguel convenció a Ana para ir al hall del hotel y rodeados de orquídeas y con vistas al río Potomac, sacó de su bolsillo una caja en forma de corazón y ahí fue donde dijo: “¿Te quieres casar conmigo?”. Ana no se lo creía, tenía el corazón acelerado y las manos temblorosas, pero no dudó en decirle “sí”.

Los novios

La novia lució en su gran día un diseño de Vicky Martín Berrocal, de inspiración flamenca, en color blanco y con corte de sirena, fue comprado en Alba Novias. Se puso también unas sandalias de color plata, de Santino y compradas en Carmina López. ¡Ana no podía estar más guapa!

Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos
Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos
Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos

El novio, por su parte, eligió un traje hecho a medida de una sastrería llamada Fields. Era en azul tinta con chaleco de cuadros muy discreto, camisa de Caballero C.B. con sus iniciales bordadas en azul eléctrico en los puños y en el cuello y una corbata en azul también con topitos. En los pies unos zapatos Scalpers, de estilo clásico inglés.

Ella acompañó su look con unos pendientes de perlas de Majorica y con su anillo de pedida de Swarovski, además de una pulsera fina de oro blanco, regalo de su hermana. Miguel lució un reloj de Gant y gemelos de plata vieja.

Para el ramo Ana eligió uno de rosas y fresias blancas, acompañado de paniculata y confeccionado por la Flores Maravilla. Para el maquillaje confió en el centro de estética Indigo y para la peluquería en las manos de su hermana. Ana confiesa que tuvo mucha suerte de que ella la peinara, porque quedó preciosa.

Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos
Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos
Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos

Ceremonia y banquete

Eligieron como fecha de su boda el 1 de julio de 2016. Tanto la ceremonia como el banquete se celebraron en la Hacienda del Cardenal, un lugar con magia, ubicado en Toledo y en el que la pareja, rodeados de amigos y familiares, disfrutaron de un entorno único.

La ceremonia se hizo en el patio interior dentro de la Hacienda. Es precioso y cuenta con una balconada de madera. En el centro se encuentra una fuente y columnas de piedra. Todo ello rodeado de flores. Un momento único en un espacio único.

Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos
Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos
Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos

El cóctel fue amenizado por el saxofonista Benjamín Dorado. Todo fue decorado con un estilo chill out en el que se podía estar relajadamente charlando mientras se degustaban auténticas delicias: brochetas de queso con tomate, saquitos de brandada de bacalao con confitura de tomate, chupitos de gazpacho y salmorejo con virutas de jamón, piruletas de langostinos al ajillo, berenjenas en tempura con miel de caña…

Para el banquete eligieron los salones exteriores que tienen preparados la Hacienda del Cardenal, donde disfrutaron de bacalao al horno con base de espinacas, sorberte de mojito, cochinillo asado en horno de leña de la Hacienda del Cardenal, tarta Selva Negra y todo maridado con ricos vinos de la tierra. Hicieron una entrada muy original con el tema When love takes over, de David Guetta.

Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos
Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos
Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos
Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos

Como fotógrafo escogieron a Humberto de Ancos. “Quedamos impresionados al ver el resultado con fotos muy naturales. A la boda fueron dos fotógrafos que trabajaban a la vez y que captaron desde todos los ángulos todos los momentos”, detallan los novios.

A los invitados les obsequiaron con una selección gourmet de productos manchegos: miel con frutos secos, mermelada de zarzamora, aceite de Madridejos, azafrán de Consuegra, etc. ¡No faltó detalle!

Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos

Baile de los novios

Dicen los novios que el vestido de novia no pedía otra cosa para inaugurar el baile que una sevillana. Ambos bailaron el tema Carmen la cigarrera, para después pasar a disfrutar del gran día con sus amigos y familiares en la Hacienda del Cardenal hasta bien entrada la madrugada.

Hacienda del Cardenal
Hacienda del Cardenal. Foto: Humberto de Ancos

Sin duda, un día muy especial donde no les faltó asesoramiento por parte de los profesionales desde el momento en el que comenzaron con los preparativos y disfrutando de la boda y de la profesionalidad de sus expertos, sin preocuparse por nada, ya que todo estaba bajo control.

Los novios resumen su boda como elegante y animada, donde sólo con lo que disfrutaron sus invitados y el entorno tan espectacular para ellos se convirtió en el día más bonito de sus vidas. ¡Felicidades Ana y Miguel! 

Si te ha gustado esta boda, siempre puedes conocer las de: Daniel y Patricia, Gemma y Juan o la de Lauren y Michal.

Lugar de la celebración: Hacienda del Cardenal | Vestido de novia: Vicky Martín Berrocal en Alba Novias | Pendientes: Swarovski | Zapatos: Carmina López | Traje del novio: Fields | Reloj: Gant | Corbata: Purificación García | Zapatos: Scalpers | Flores: Flores Maravilla | Fotógrafo: Humberto de Ancos | Maquillador: Centro de Estética Indigo | Regalos para los invitados: Aquiles Gourmet

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información