ES Inicio
ES

Un viaje que lo cambió todo: la boda de Sara y Xisco

La vida te da sorpresas y eso es algo que Sara sabe muy bien. Cuando tras un curso de formación empezó a preparar con sus compañeros un viaje a Egipto, no imaginaba que el amigo de uno de ellos, que se unió al viaje de manera improvisada, se convertiría en el amor de su vida. Años después de conocer a Xisco, su historia acabó en una preciosa boda retratada por Pere y Marga fotografía.

Foto: Pere y Marga fotografía.

“La primera vez que vi a mi futuro marido y compañero de viaje en la vida real fue al quedar en la comisaría de policía para hacernos los pasaportes… Era el amigo de mi compañero de trabajo, Xisco…aunque claro, yo no lo sabía”, recuerda Sara. Después, durante el viaje, y tras volver a España la amistad se fue haciendo cada vez más estrecha y seis años después llegaba la boda, “todo de una forma muy natural”, sin una pedida de mano estricta y como un paso más en su relación.

La Finca señorial Ses Cases de Sa Font Seca fue testigo del sí quiero de la pareja el 20 de septiembre de 2014. Antes, Sara, había prestado especial atención a la elección de su vestido. A diferencia de la mayoría de las novias, ella no soñaba desde niña con vestirse de blanco. “Buscaba algo más festivo”, cuenta. Pero cuando tras visitar varias tiendas se probó el modelo Occidente de Aire Barcelona, supo que ese era el diseño con el que tenía que caminar hacia Xisco para dar el sí quiero.  “El vestido me enamoró en su conjunto y modifiqué ligeramente el escote, originalmente palabra de honor, para convertirlo en un modelo con escote corazón con el que me veía más favorecida”, recuerda.

Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.

Como “algo prestado”, Sara llevó el abanico, el cancán, y las horquillas en forma de flor para el pelo. Buscando la sencillez, apostó por unos pendientes de Swarovski  en forma de lágrima adornada con brillante cristal pavé y por supuesto, su anillo de boda, que actuaba también como anillo de pedida y que adquirió en la joyería Miró de Mallorca.

Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.

Su look lo completaban el ramo, de la floristería La Rosaleda, elaborado con rosas de pitiminí, astrantía, botón verde, achillea y siemprevivas en un precioso bouquet con un toque silvestre y los zapatos, unas sandalias de la firma Plumers con tacón ancho y un adorno en forma de lazo con las que Sara pudo sentirse cómoda y disfrutar más de la fiesta.

Xisco, por su parte, apostó por un traje de Fuentecapala para dar el sí quiero. ¡Estaba guapísimo!

Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.

Fueron los propios novios los que se encargaron de elegir el lugar de la celebración y el convite (el mismo para evitar desplazamientos) y de crear la decoración de la ceremonia. “Al llegar a la finca los invitados se encontraban unas pérgolas decoradas con telas blancas con sillas y mesas para descansar.  La decoración en la ceremonia consistió en unos tules blancos entre las columnas del anfiteatro, cojines verdes y blancos para que pudieran sentarse cómodamente los invitados en las gradas, un banco para los novios y en la mesa del oficiante, únicamente un velón dentro de una urna de cristal con gran cantidad de hiedra colgando de la mesa hacia el suelo”, explica la novia.

Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.

Tras el enlace, y mientras los novios se hacían sus primeras fotos como marido y mujer junto a Marga, de Pere y Marga fotografía, los invitados pasaban a saborear el cóctel y seguían descubriendo detalles antes de disfrutar, de nuevo junto a los recién casados, del convite a cargo de Turquesa Catering.

Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.

“A la entrada del anfiteatro los invitados encontraban una cesta de mimbre con lápices y pai-país hechos por mi donde imprimimos los aperitivos en un lado y un sudoku en el otro. A la salida había más cestas con conos caseros forrados con blonda y lazo de cuerda. Todos los detalles seguían una misma línea a base de papel kraft. En el centro de la clastra había un pozo en el que colocamos maletas antiguas decorativas, una cuerda con banderines de motivos viajeros, nuestras iniciales  y una cesta de chapas personalizadas  con mensajes divertidos como detalle para los invitados de “Yo soy tu chapa””, cuenta Sara.

Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.
Foto: Pere y Marga fotografía.

Y como no, el convite dio paso a la fiesta precedida por el baile de los novios, a ritmo de “No puedo vivir sin ti” de Coque Malla.

Foto: Pere y Marga fotografía.

Y es que cuando los novios se implican para que todo salga perfecto y personalizan hasta ese punto su boda, nada puede salir mal y eso fue lo que sucedió en el gran día de Xisco y Sara. ¡Enhorabuena a los dos y gracias por compartir vuestra boda con nosotros!

Si te ha gustado este post, no te pierdas la boda de cuento de Nuria y Daan en una central térmica,  ni la preciosa boda, llena de detalles, de Laura y Pablo.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información