ES Inicio
ES

Una exótica luna de miel en la India: magia, color y diversidad

La India es uno de los lugares más mágicos y misteriosos del planeta. Es una tierra de contrastes, de dulce y salado, sensual y sacra, rica en olores y sabores, maestra en moldear sensaciones. Todo el esplendor del país asiático resulta impresionante para lunas de miel que se salen de la regla, que huyen de los convencionalismos y buscan enriquecer el cuerpo y el espíritu. Descubre un poco más de esta joya de nuestro mundo:

Foto vía Shutterstock: Boris Stroujko

Así es la India

Todo el encanto de la India forma parte del conocido subcontinente indio, espacio geográfico del que también forman parte Pakistán, Bangladés, Nepal y Bután, así como los bellos estados insulares de Sri Lanka y Maldivas. En dicho territorio, surgieron el hinduismo, el budismo, el jainismo y el sijismo, cuatro de las grandes religiones del mundo. En este sentido, contiene innumerables templos de exquisita elaboración artística.

La India es uno de los países más grandes del mundo y, como consecuencia, posee la segunda población más numerosa del planeta, con la friolera de más un billón de habitantes. El hindi y el inglés son los idiomas oficiales del país, pero su riqueza y variedad ha reconocido alrededor de 20 lenguas oficiales adscritas a diferentes territorios. Además, existe constancia de alrededor de 2000 idiomas en total, aunque la mayoría no cuentan con carácter oficial.

El país está bañado por el océano Índico, el mar Arábigo y destaca el conocido golfo de Bengala. Cuenta con una gran biodeverisdad, que se extiende en su flora con selvas tropicales y bosques, así como en su fauna, con el tigre de Bengala y el elefante como principales referentes.

Foto vía Shutterstock: D’July

Autenticidad, alboroto e historia: Delhi y Agra

El noroeste del país es la zona más suculenta, rica y visitada, principalmente por su trío de ases, el conocido Triángulo de Oro, formado por Delhi, Agra y Jaipur. Los tres territorios son suficientes para diseñar un viaje de novios excelente.

Delhi es un estado presa del caos, del urbanismo acelerado y de la mezcla de situaciones y personas, que asciende a 15 millones. Además, la zona alberga Nueva Delhi, la capital del país y hogar del contraste más evidente entre tradición y modernidad. Allí han aflorado los últimos gritos del mundo contemporáneo, pero conserva con mimo el patrimonio histórico-artístico que dio vida a sus siete ciudades imperiales. No obstante, la vida frenética es parte de su encanto.

Foto vía Shutterstock: Pikoso.kz

Las avenidas más señoriales y diplomáticas de Delhi (Rajpath, Rasina Hill y Vijay Chowk) combinan con la actividad comercial del anillo de Connaught Place, así como con sus lugares Patrimonio de la Humanidad, es decir, Qutab Minar, la Tumba de Humayun y el Fuerte Rojo. Mercados, especias, tráfico descontrolado y barullo conforman la esencia de Delhi, un espectáculo único de obligatorio disfrute. Aquí, los templos de referencia que no puedes perderte son los hinduistas Lakhsmi Narayan o el Kalkaji; la gran mezquita Jami Masjid; el Sisganj Gurudvara, representante del sjismo; y el Lal Mandir, relativa al jainismo.

Foto vía Shutterstock: NOWAK LUKASZ

Agra es uno de los grandes símbolos del país, pues guarda en sus entrañas su gran tesoro, el Taj Mahal, considerado una de las nuevas siete maravillas del mundo. Refinado, pulcro y de composición exquisita, su belleza da buena cuenta de la gracia del Imperio Mogol al que representa. Sin embargo, alrededor del mismo se justifica aún más, si cabe, el viaje a Agra. De hecho, las excelencias de la época mogol se observan en  los palacios, tumbas, fuentes y jardines de los aledaños del complejo. El Fuerte de Agra y el Fatehpur Sikkri, también de origen mogol, son otras dos piezas de la India que forman parte de la selecta colección Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Un lujo con siglos de antigüedad.

Foto vía Shutterstock: RuthChoi

El embrujo de Rajastán: Jaipur, Udaipur y Jodhpur

Rajastán es uno de los estados más grandes de la India. Además de albergar buena parte del desierto Thar, contiene entre sus fronteras un gran número de ciudades evocadoras. Todavía en el noroeste, Jaipur surge como fuente de fantasías e historias. Conocida como “la Ciudad Rosa”, se erige como uno de los puntos culturales más fuertes del país, y su detallismo y belleza dibujan un escenario idílico para románticas lunas de miel. Su patrimonio histórico-artístico encendió la mecha de las historias de Las mil y una noches, una recopilación medieval de cuentos basadas en los palacios ostentosos de marajás (City Palace, Samode, Hawa Mahal), los fuertes medievales (Fuerte Amber) y los havelis de los ricos comerciantes que nutren esta mágica ciudad. Asimismo, la pompa del entramado arquitectónico, glorioso tanto en el interior como en el exterior de las edificaciones, combina con arte con la algarabía, perfumes, exotismo y tesoros de los bazares, auténticos templos de sorpresas y encantamientos.

Udaipur y Jodhpur son otras dos ciudades que también conservan el encanto de Las mil y una noches. La primera goza de una situación privilegiada, guarnecida por colinas y el frescor de los lagos Pichola, Fateh Sagar, Udai Sagar y Swarup Sagar. Su excelencia natural comulga a la perfección con los palacios y fuertes de su patrimonio cultural, un nuevo recordatorio de los viejos cuentos de fantasía. Jodhpur, por su parte, está bañada por un intenso azul que resalta en todas las fachadas de sus edificios; una estampa visualmente rompedora que culmina con la visita de Mehranghar, uno de los fuertes más importantes del país.

Foto vía Shutterstock: akedesign

Lugares sagrados y templos

La religión tiene un fuerte poder en la India y, por suerte, da lugar a diferentes cultos a lo largo de todo el país. El hinduismo, con un 80% de practicantes, es la doctrina más extendida, motivadora de numerosos espacios para desarrollarla.

Benarés es una de las siete ciudades sagradas del hinduismo. El Ganges, sus poderes y el entusiasmo religioso priman como principales características de esta ciudad de visita obligatoria, con la mente y el corazón abiertos y dispuestos a aprender de esta cultura ancestral. Un plan perfecto de luna de miel.

Foto vía Shutterstock: silentwings

Ya en el sur del país, en el Estado de Tamil Nadu, un festival de templos y lugares de recogimiento espiritual se concentran en varias localidades henchidas de historia, cultos religiosos y atmósfera poderosa. Kanchipuram es otra de las siete ciudades sagradas del hinduismo y conserva más de cien templos para los feligreses, admirados durante generaciones por sus turistas más aventureros y tolerantes.

Asimismo, Chennai alberga  el templo  Kapaleeswarar, con su torre de cuarenta metros;  Mahabalipuram guarda unas cuantas decenas de ellos; Madurai, la extraordinaria y fina arquitectura del templo de Minakshi; Trichy destaca por su fuerte y  Srirangam por su fenomenal templo en honor a Visnú; en Thanjavur, triunfan los templos Brihadisvara, Gangaikonda Cholapuram y Airavatesvara; en Chidambaram, el principal centro de visita es el templo de Nataraja y, en Auronville, el tempo Matri Mandir, con forma circular y revestido de cristales dorados. Todos ellos son maravillas del mundo antiguo que, tras sobrevivir al paso del tiempo, nos han colmado de historias, sensaciones y regocijos visuales únicos

Foto: Paulo Afonso

Tribus, tigres y mucho más

El estado de Madhya Pradesh es el llamado “Corazón de la India”, hogar de la vertiente más salvaje y variada del país. Allí habita la mayor población de tigres de Bengala del mundo, concretamente en los parques nacionales Bandhavgarh y Kanha, aunque éstos se reparten entre siete protectoras más. En el seno de selvas tropicales y bosques subtropicales, en los cuales se inspiró Rudyard Kipling en la elaboración de El libro de la selva, los tigres de Bengala muestran sus encantos a todos los visitantes que tienen el honor de contemplarlos.

Además, 22 millones de personas viven como parte de las diferentes tribus del estado, y todas ellas reciben el nombre de Adivasi. En esta región, donde se encuentran las más numerosas, se incluyen las siguientes: andh y raghu, bagata, bhil, chenchu o chenchwar, gadabas, gond naikpod, rajgond, goudu, hill reddis, jatapus, kammara, kattunayakan, kondhs, nayaks, ronia, savaras, thoti, yenadis y yerukulas. No obstante, en este territorio también hay tiempo para el deleite artístico, gracias a los templos de Khajuraho, redescubiertos en 1838 y que, curiosamente, contienen escenas de sexo en sus motivos arquitectónicos. Una auténtica paradoja.

Foto vía Shutterstock: Eduard Kyslynskyy

Kerala y Karnataka

En el estado de Kerala, las visitas a la reserva natural de Periyar, a la ciudad portuaria de Cochin y al templo de Guruvayoor, dedicado a Krishna, son tres destinos más que obligatorios. Cerca de este último punto, en Punnathur Kotta, podrás ver a unos 50 elefantes en su salsa. Disfruta también de un paseo en barca por los canales y lagos de la zona, conocidos como backwaters.

En el estado de Karnataka, Mysore cuenta con dos grandes atractivos para sus visitantes: el palacio de estilo indosarraceno del marajá Amba Vilas y el mercado Devaraja, especializado en inciensos y flores. Por otro lado, el búfalo de Shiva es una de las grandes atracciones de Chamundi. Y, para terminar con las especialidades de Karnataka, Belur y Halebidu conforman dos destinos de interés artístico e histórico de un valor impresionante.

Foto vía Shutterstock: f9photos

Hoteles de fantasía

The Imperial New Dehli es uno de los hoteles más lujosos de Nueva Delhi, una vuelta al esplendor del Raj británico y al sofisticado estilo que enriqueció su arquitectura y cultura. The Park Hotels, con ocho espacios en toda la India, también se erige como un alojamiento estrella de la capital, con un diseño exclusivo y servicios de lujo. El Dune Wellness Group es otro de esos complejos que incluye numerosos espacios de alojamiento y disfrute en todo el país.

En Jaipur, una de las zonas más exquisitas de la India, Tree of Life Resorts & Hotels tiene uno de sus grandes resort. Además, cuenta con otros centros en Binsar, Beranés y en el parque nacional de Dudhwa. En el centro del país, Madhya Pradesh, donde se despliega la esencia más salvaje, el Tathastu Resorts ofrece, entre sus servicios privilegiados, hasta ocho safaris por la zona.

Ya en el sur, Anantya Resorts, con sus 21 villas de lujo, y Heritage Maurai, con estancias de porte histórico, son las delicias del estado de Tamil Nadu. Un poco al este, en la región de Kerala, Carnoustie Ayurveda and Wellness Resort dispone de todas las comodidades soñadas y un reputado servicio de cuidados corporales y espirituales (spa, yoga, detoxificación…).

Foto: Carnoustie Ayurveda and Wellness Resort

La India es el destino que buscan los amantes de la aventura, la cultura y los contrastes. Todo lo descrito es solo un aperitivo de lo que espera entre sus fronteras: un universo de sensaciones, con lo mejor del hombre y la naturaleza. Un viaje de novios a la India no es una simple luna de miel, sino una auténtica travesía hacia lo desconocido. Un regalo muy especial.

Descubre, además, las 20 playas más bonitas del mundo para tu luna de miel y 50 ideas para organizar la maleta. ¡Que no se te olvide absolutamente nada!

Foto vía Shutterstock: Taj Mahal, en el río Ganges (Varnasi), Laxmi Narayancúpula de un minarete de la mezquita Jama MasjidTaj Mahal, Hawa Mahal, mañana en BaranésMylapore’s Kapaleeswarar, retrato de un tigre, backwaters de Kerala.
¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información