ES Inicio
ES

Una novia con botas camperas: la boda de Olga y Héctor

Hay amores que se cocinan a fuego lento, historias que poco a poco, después de una amistad van dando paso algo más bello. Eso fue lo que les sucedió a Olga y Héctor. Se conocieron en una reunión de trabajo (un ambiente poco dado al romance) y años después comenzaron a salir. No imaginaban que su historia acabaría en una preciosa boda retratada por Javier Gurrea fotografía.

Foto: Javier Gurrea fotografía.

Como si de una película se tratase, Héctor se declaró en Nueva York, ayudado por una de las pantallas de Times Square: “Me llevo a rastras por media ciudad para llegar a tiempo ya que su declaración, con una frase muy emotiva y personal, solo aparecía en el monitor de Sony durante cinco minutos”, recuerda Olga.

Por supuesto, Olga dijo que sí y comenzaron los preparativos de una boda a la que no le faltó detalle, gracias a que los novios tenían muy claro lo que querían y a la ayuda del equipo de wedding planners de Romeos y Julietas.

Foto: Javier Gurrea fotografía.

Para su vestido de novia, Olga quiso romper con las tradiciones. Aunque apostó por el blanco, buscó algo diferente: un vestido dos piezas de Marylise que complementó con una chaqueta vaquera y unas botas camperas estilo oeste. Su estilismo dejaba entrever el carácter que tenía la boda, algo que, explica Rosa, de Romeos y Julietas, ya se puso de manifiesto a la hora de enviar las invitaciones: “ En ella dábamos pistas a los invitados a través de una tarjetita Dress Code, en la que indicábamos “las reglas de una boda en el campo”: donde los vaqueros estaban invitados y los vestidos con botas camperas eran más que bien recibidos”.

Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.

Como complementos, pocas joyas, entre ellas el anillo de pedida y varias piezas que les habían regalado diferentes amigos y un ramo muy especial, realizado con mimosas, eucalipto y flores silvestres adquirido en El jardín de mamá Ana. La melena semirrecogida y un maquillaje natural completaban el conjunto.

Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.

Por su parte, el novio apostó por un traje negro para su enlace, más aunque le dio un toque diferente con un sombrero. Así vestido llegó hasta la Masía El Ferrajón, el lugar elegido tanto para la boda como para el convite. ¿La sorpresa? El sidecar que los novios escogieron para su llegada al enlace que dejó con la boca abierta a sus invitados.

Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.

La anécdota del día se produjo, precisamente, durante la ceremonia, cuando sin previo aviso empezó a llover. “¿El momento de la lluvia? No lo esperábamos para nada, ni nosotras ni el hombre del tiempo. Pero plan B a la vista, sacamos todos los paraguas a relucir y tuvimos la primera ceremonia pasada por agua con un encanto natural”, explican desde Romeos y Julietas. La intervención de Kira, la perrita de la pareja, llevando los anillos fue otro de los momentos mágicos del día.

Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.

Tras la ceremonia, los novios se marcharon junto a Javier Gurrea a hacerse sus primeras fotos como marido y mujer. Unas imágenes llenas de cariño en las que se puede apreciar el amor de la pareja.

Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.

Mientras tanto, los invitados descubrían con asombro todo lo que Olga y Héctor, junto a Rosa y su equipo de Romeos y Julietas, habían preparado para decorar el enlace. “Nos preocupaba mucho el estilo visual de la boda ya que queríamos simular un granero y no era tarea fácil. Había mucho que ambientar, buscar todo un hilo conductor para la boda, hacer rinconcitos agradables… Pero creo que lo conseguimos con la ayuda de las chicas de Romeos y Julietas”, cuenta Olga.

Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.

“Elegimos para ellos las tonalidades naranjas, la gama de amarillos y verdes. Girasoles en la ceremonia como le hacía ilusión a nuestra novia. Por supuesto, las balas de paja no podían faltar, y las utilizamos como hilo conductor para la ceremonia, y para la zona de polaroid moment”, explican desde Romeos y Julietas.

Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.

La cena, a cargo de Catering Cinco, una elección perfecta con la que tanto los novios como sus invitados quedaron encantados, dio paso al baile de los novios y a la fiesta, con candy bar incluida decorada por  Romeos y Julietas,  que se prolongó hasta altas horas de la mañana.

Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.
Foto: Javier Gurrea fotografía.

Y es que con la ayuda de profesionales como el equipo de wedding planners de Romeos y Julietas y Javier Gurrea fotografía tras las cámaras, el resultado solo puede ser una boda perfecta y espectacular como la de esta pareja. ¡Enhorabuena a los dos y gracias por compartir vuestro gran día con nosotros!

Si te ha gustado esta boda, no te pierdas la boda de cuento de Zaida y Tarek, ni la boda en una central térmica de Nuria y Daan.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información