ES Inicio
ES

Una segunda oportunidad: la boda de Ana y Carlos

La historia de amor de Ana y Carlos no puede decirse que comenzase con un flechazo.  “Nuestro primer contacto no fue muy agradable pues comenzamos con una discusión en un grupo de trabajo para una asignatura de la carrera de Logopedia, que ambos estudiábamos”, cuentan. Sin embargo, meses después, en una fiesta, Carlos le dijo que ella era su alma gemela. “Me encapriché de él y tenía que ser mío sí o sí. Él no quería nada, a pesar de decirme lo de las almas gemelas, había salido de una relación y no quería volver a ilusionarse y que todo acabara. Pero un día me invitó a su casa y ya nunca más volví a salir”, cuenta Ana.

Foto: Dani Medina fotografía.

A partir de ahí comenzó una bonita historia de amor que culminó con la pedida de mano de Carlos, una mañana en casa de ambos. Ana recuerda que se puso roja porque no se lo esperaba, pero que, por supuesto, la respuesta solo pudo ser que sí. Desde ese momento comenzaron los preparativos de una boda para la que contaron con el fotógrafo Dani Medina, que se encargó de que ningún momento quedase sin imagen para el recuerdo.

Los novios

Como vestido de novia, Ana eligió el modelo Haian de la colección Fashion de San Patrick. El diseño, con corte sirena y escote halter, que compró en la tienda Azahar novias, la enamoró inmediatamente: “Fue amor a primera vista. Desde el momento en que me lo probé supe que ese era mi vestido. Había ido sola a la prueba y me encantó”.

Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.

Como joyas para el gran día, Ana lució el anillo de compromiso, unos pendientes de su madre (imprescindibles para Ana incluso antes de sabe cuál sería su vestido), unas peinas de cristales de la tienda Azahar Novias de Ronda y un sello dorado y negro que se puso en la parte interior del vestido y que había pertenecido a su abuela. Los zapatos, de color plata, daban el toque de color al vestido y llevaban los nombres de los novios en las suelas. Y finalmente el ramo, adquirido en la Floristería Susi de Marbella, que estaba compuesto por suculentas y que fue un regalo de la mejor amiga de la novia que lo escogió para ella como sorpresa.

Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.

Para el peinado y el maquillaje, Ana apostó por su peluquera y maquilladora de siempre. Para el pelo optó por un semirrecogido con ondas al agua en la parte izquierda y adornado con una corona de flores adquirida en El jardín de India, mientras que para el maquillaje arriesgó con un toque de color morado en los ojos. ¡Muy guapa!

Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.

La ceremonia

Tanto la ceremonia civil como la celebración posterior tuvieron lugar en la Finca Santa Sofía. Allí, durante el sí quiero se vivieron algunos de los momentos más emotivos del día. La boda estuvo oficiada por el mejor amigo de la pareja y eso le dio un toque especial. La participación de varios amigos más y de los hijos de Carlos, Andrea y Miguel y la entrada de la novia del brazo de su padre y del pequeño Miguel, fueron algunos de los instantes que Ana y Carlos no olvidarán nunca y que quedaron inmortalizados por la cámara de Dani Medina.

Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.

La decoración, muy cuidada, fue toda obra de la novia propietaria de Original Tissue, junto a la wedding planner Cristina Calvo. Entre las dos pusieron el toque rústico que los novios querían para su enlace  a la Finca, con balas de paja, palés de madera, letras hechas con corcho… ¡Todos los invitados quedaron encantados!

Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.

El banquete

Tras el convite, a cargo de Fernando Martín Catering y a modo de cóctel extendido, llego el momento de la fiesta donde los invitados pudieron disfrutar de la candy bar y los dulces de Tartalis y Fruristería.

Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.
Foto: Dani Medina fotografía.

Tampoco faltó la sorpresa preparada por los novios que habían contratado un grupo de flamenco que, casualmente, estaba integrado por ex compañeros de colegio de la novia. ¡Una curiosa casualidad! Y por supuesto, el baile de los novios, que en este caso se improvisó aunque no por ello fue menos romántico: “Teníamos una canción preparada pero el grupito de flamenco nos cantó una canción de la Niña Pastori Quiero que me beses Fue muy bonito”, recuerda Ana.

Foto: Dani Medina fotografía.

Baile de los novios

Foto: Dani Medina fotografía.

¡Enhorabuena a los dos y muchas gracias por compartir vuestro gran día con nosotros!

Si te ha gustado esta boda, no te pierdas la de Pablo y Amparo, con la madre de ella como Celestina, ni la boda de cuento de Pablo e Irene en una campiña jerezana.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información