ES Inicio
ES

Unidos por el deporte: la boda llena de detalles de Carol y Genis

Ambos deportistas, a Genis y Carol les unió el gimnasio en el que él trabajaba como instructor de fitness. Fue allí donde se conocieron hace 7 años, aunque no fue hasta 4 años después cuando comenzaron a salir alentados, entre otras cosas, por su amor a la montaña. De ahí que en su boda, que hoy te contamos con las fotografías de Luz de flash, no pudieran faltar las referencias al deporte.

Foto: Luz de flash.

Siendo la montaña un elemento vital para ellos, su pedida de mano no podía estar alejada de ese entorno. “Nos gusta mucho el Pirineo y siempre que podemos nos escapamos para hacer montaña. Fue en pleno verano en el Val d´Aran. Salimos hacer una ruta y entrenar unas horas y con las vistas del precioso valle de fondo, sacó una cajita y me pidió que me casara con él. ¡Fue precioso, algo especial y único!”, recuerda Carol.

Foto: Luz de flash.

Una vez decididos a dar el sí quiero, Carol comenzó la búsqueda de su vestido de novia. Finalmente, el ganador fue un modelo de Ramón Herrerías, sencillo y diferente empezando ya desde el color: un rosa palo alejado del tradicional blanco de las novias. El vestido, de estilo lencero, estaba realizado en piel de ángel y tenía un espectacular escote en la espalda. ¡Carol no podía estar más guapa con él!

Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.

Como cualquier novia, Carol no descuidó ni sus zapatos, unas sandalias en color nude con altísimo tacón de Roberto Festa, ni su ramo, un bouquet con tonos rosados, grises y un toque de turquesa que adquirió en la floristería Mood shop de Tarragona. Buscando la sencillez, no quiso llevar muchas joyas. Tan solo unos pendientes de Swarovski prestados por una amiga y su anillo de pedida.

Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.

Para el maquillaje, Carol confió en Rebeca Torres, quién apostó para ella por los tonos neutros y la naturalidad. El peinado, un recogido muy favorecedor fue obra de una amiga.

Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.

Por su parte, Genis optó por un traje de chaqueta en tono gris oscuro con el que derrochó elegancia en el gran día.

Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.

La ceremonia, preciosa y al aire libre, tuvo lugar en la Finca L’Avellana Mas d’en Cambre, y en ella se vivieron momentos muy especiales, como la música de violín tocando la canción All of me, escogida específicamente por los novios. Pero antes de dirigirse allí, Carol no perdió la oportunidad de hacerse unas fotos con varias de sus amigas que había escogido como damas de honor para un día tan especial.

Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.

Tras el sí quiero, cómo no, llegó la lluvia de pétalos y arroz y después los novios, acompañados por el equipo de Luz de flash, se marcharon a hacerse sus primeras fotos como marido y mujer. Instantáneas que, como es la máxima de este equipo de fotógrafos, captan las miradas y gestos de esta pareja en sus primeros momentos de matrimonio. Un recuerdo que seguro que atesorarán para siempre.

Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.

Mientras tanto, los invitados descubrían todos y cada uno de los numerosos detalles que los dueños de la Finca L’avellana, Katinka y Massimo habían preparado con la ayuda de los novios. No faltaron, como Carol y Geni querían, las referencias al deporte y la montaña, con puestos de deportivas y bambas que hicieron las delicias de los invitados que no se resistieron a probarse este calzado.

Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.

Tras el convite, servido por La Violeta Catering and Events, quienes también se encargaron de parte de la decoración, llegó el momento del baile de los novios, a ritmo de Every time we touch (Yanou´s Candlelight Mix). El photocall preparado por Carol y Genis para la fiesta posterior fue clave para empezar a abrir boca y prolongar la celebración hasta altas horas de la mañana.

Foto: Luz de flash.
Foto: Luz de flash.

Para los novios, solo unos meses después, el balance de su gran día no puede ser más positivo: “Cada momento del día fue especial. Lloré mucho de alegría, emocionada… Puedo decir que tenía las emociones y los sentimientos a flor de piel. Fue increíble”, recuerda Carol. Y nos alegramos mucho de que así sea. ¡Enhorabuena a los dos y gracias por compartir con nosotros vuestro gran día!

Si te ha gustado este post, no te pierdas la boda de cuento de hadas de Zaida y Tarek, ni la de Ana y Eduardo, que utilizaron más de 600 velas para iluminar su gran día.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información