ES Inicio
ES

Unidos por la fiesta de Santo Tomás: la boda de Nora e Imanol

Nora e Imanol se conocían desde siempre. En una ciudad pequeña como San Sebastián no era extraño que se cruzasen en los mismos lugares y que hablasen cuando coincidían. Sin embargo, una fiesta de Santo Tomás, y una pareja de amigos en común les tenían reservado un futuro juntos. Fue solo cuestión de un día que compartieran risas y confidencias y empezasen una bonita historia de amor que acabó en una boda retratada por Nico e Idoia de The A photo Studio.

Foto: The A photo Studio.

Sabiendo que Nora tenía muchas ganas de que llegase el momento, Imanol lo dispuso todo para que la pedida de mano fuese especial. Con el objetivo de que su anillo fuese único compró un diamante en un anticuario y diseñó él mismo la montura; además pidió permiso al padre de la novia y se declaró una noche en el Monte Igueldo. ¡La respuesta de Nora fue, por supuesto, que sí!

Tras cumplir con el protocolo de la pedida, empezaron los preparativos para su boda que tuvo lugar el 30 de agosto de 2014 en el Hotel Gudamendi de San Sebastián.

Los novios

Para su gran día, Nora confió en Otaduy. “Fue amor a primera vista. Me probé dos vestidos, pero finalmente me quedé con el primero”, cuenta. Y es que el modelo, con un precioso escote ilusión y detalles de pedrería en la parte superior con un impresionante escote en la espalda, no podía favorecerla más.

Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.

Como complementos, la novia apostó por la sencillez en sus joyas (solo el anillo de pedida y unos pendientes de diamantes), unos zapatos de color violeta de la firma Semilla que daban el toque de color al estilismo bridal y un ramo estilo silvestre de Flowers and Co en tonos morados, amarillos y rosas. El peinado seguía también la máxima de la naturalidad con una sencilla trenza lateral. La sorpresa llegó en el convite, cuando la novia pudo cambiar sus zapatos por los que siempre había soñado: unos Manolo Blahnik de color azul, regalo de sus amigas.

Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.

La ceremonia

La ceremonia tuvo lugar en los jardines del Hotel Gutamendi, con vistas al Monte Igueldo, como guiño a su pedida de mano. En ella se vivieron momentos muy especiales, pues el propio Imanol tomó la palabra para agradecer la asistencia de sus invitados y nombrar a algunas personas. Tampoco faltó la participación de familiares y amigos que hicieron de la boda un momento muy especial y más personal aún para la pareja.

Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.

Tras el sí quiero,  Nora e Imanol se hicieron sus primeras fotos como marido y mujer junto a los chicos de The A photo Studio.” Un acierto en toda regla. La verdad que se portaron genial y en ningún momento nos dimos cuenta que estaban en la boda, y las fotos que nos han dado son maravillosas”, aseguran.

Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.

El banquete

Mientras, los invitados descubrían todo lo que los novios, con la ayuda de Flowers and Co habían preparado para ellos: “En la entrada colocaron un stand de limonada vintage con tarros antiguos acompañados de pajitas de colores, un photocall, un rincón con alpargatas para aguantar todo el día y un precioso sitting. A lo largo del jardín también habían dispuesto de distintos rincones y una zona chillout. El lugar de la ceremonia era precioso, la colocación de las sillas con frasquitos de paniculata y un árbol parecía sacado de un cuento”, recuerdan los novios.

Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.

El convite estuvo a cargo de Bokado cátering y los novios lo recuerdan como otro de los aciertos del día. Apostaron por un cóctel extendido con diferentes córner temáticos que hicieron las delicias de todos sus invitados. Además, en él, tuvieron lugar algunos de los momentos más especiales del día: el regalo de unos Manolo Blahnick a la novia por parte de sus amigas, el discurso de agradecimiento de Nora, los regalos a los padres y la entrega de los ramos. Momentos, todos ellos, que los novios recordarán siempre con un cariño especial.

Foto: The A photo Studio.
Foto: The A photo Studio.

Baile de los novios

Y tras él, llegó el baile de los novios a ritmo de Slowly de Luis Eduardo Aute. “Para nosotros es nuestra canción. En uno de nuestros primeros viajes juntos en coche, la escuchamos repetidas veces y desde entonces la consideramos así”.

Foto: The A photo Studio.

¡Enhorabuena a los dos y gracias por compartir con nosotros vuestro gran día!

Si te ha gustado este post, no te pierdas la boda de Laura y Rubén, rivales en la cancha y enamorados en la vida real, ni la boda de Enrique y María, con una historia de película detrás.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información