Vestidos de novia con color para 2014

Foto: Cosmobella
Foto: Cosmobella

Como muchas de vosotras sabréis, se cree que la costumbre de usar el blanco (blanco roto, crudo etc…) para los vestidos de novia, proviene de la elección hecha por la reina Victoria de Inglaterra, cuando, en 1840, se casó con Albert Saxe-Coburg con un vestido de este color.

Foto: Cosmobella
Foto: Cosmobella

Ya entonces, cómo ahora aún sucede, las mujeres querían imitar el estilo real considerándolo de muy buen gusto, (máxime teniendo en cuenta que la Reina Victoria era una mujer muy admirada). Y como su retrato circuló por toda Europa, pronto las mujeres de la alta sociedad comenzaron a copiar el color de su vestido nupcial.

La moda pasó a las clases medias e incluso bajas y, en relación a la relevancia que el catolicismo, y la religión en general, tenían en el siglo XIX y XX, se le atribuyó al uso del blanco un sentido de pureza y virginidad que, en general, no tiene ya mucho sentido pero que convirtió moda en tradición.

Foto: Cosmobella
Foto: Cosmobella

Afortunadamente, la mujer de hoy en día, cada vez más libre de convencionalismos, empieza  a elegir para su boda un vestido espectacular en el color que más le favorezca.

Ya en los años 70 con la psicodelia, el hippie style llegó a la moda nupcial y hubo una profusa incursión del color que se tradujo en vestidos de tonos pastel o blancos con muchas florecitas de todos los colores.

Después de los barroquísimos vestidos blanco-ariel-ultra de los 80 con sus perlas, sus transparencias y sus mangas farol, tuvimos una tregua en los 90 en la que las novias pudieron elegir tonos caffè latte, nude o gris perla.

Foto: Cosmobella
Foto: Cosmobella

Y llegó la primera década del 2000 y con ella el COLOR, así con mayúsculas: bordados en granate, verde o negro; corpiños en marrón chocolate o negro con bordados en marfil; colas extraíbles en todos los colores… Aunque casi siempre con el marfil como base y digo “casi” con conocimiento de causa porque, uno de los vestidos que más vendimos entre 2000 y 2010 era rojo de arriba abajo; rojo y con una falda abullonada y llena de flores que era increíblemente espectacular.

Ahora estamos en la segunda década y una verdadera revolución está teniendo lugar en la moda nupcial. Las novias de hoy en día son ingenieros, médicos, técnicos, jardineras o cocineras, pero todas comparten el ser mujeres del siglo XXI, libres, preparadas, fuertes y capaces y, sobre todo, son mujeres que el día de su boda no quieren parecer puras y virginales, sino estar GUAPAS.

Foto: Cosmobella
Foto: Cosmobella
Foto: Cosmobella
Foto: Cosmobella

Luego está otro público, cada vez más en auge, que es el de las mujeres que ya son madres o que se casan en segundas o en terceras nupcias y que quieren llevar un vestido de novia, pero no quieren ir de blanco.

Para la temporada 2014 los colores que vienen pisando fuerte en la moda nupcial son el rosa empolvado y el azul noche. El primero como color de base y el segundo más en fajines o detalles.

Yo me declaró una fanática del azul para los novias, y ya que la tradición habla de algo azul (aunque ya sabéis que soy anti – supersticiones), ¿por qué no poner en azul todo el vestido?

Foto: Cosmobella
Foto: Cosmobella

El rosa también me fascina, lo encuentro muy elegante, suave, femenino y favorecedor. Las combinaciones como la del vestido de la foto con base rosa y encaje marfil por encima me parecen espectaculares y con un aire retro que me vuelve loca.

Pero hay una cuestión importantísima a la hora de optar por usar un color para tu boda: debes combinarlo. Si apareces con un fajín verde hoja y un ramo de rosas rojas y luego te pones junto a tu marido que lleva traje negro y chaleco azulón…. en fin… harás un gran desastre con tus fotos.

Si te decides por vestido blanco o marfil con un detalle de color, intenta que armonice con el resto de tu look. Debes advertírselo a la maquilladora y también a los encargados de las flores para que todo tenga una continuidad y un sentido. Cuenta con la opinión de las personas encargadas de tu estilismo, ya sea en la tienda de novias o con tu wedding planner si la tienes. Y lo más importante, confabúlate con tu suegra, tu cuñada o con tu novio si hace falta para que él elija un tono con el que podáis acercaros sin hacer estallar los objetivos de las cámaras.

Si eres más atrevida y eliges un vestido todo entero de un color, puedes coordinar con complementos del mismo color o de otro que le resalte armónicamente, pero el tema del novio sigue siendo igual que en el caso anterior. Recuerda que en la mayoría de las fotos, y en las que guardarás con más cariño, saldréis los dos juntos.

Y recordad, la vida no es blanca ni negra y mucho menos gris, ¡¡sino de infinitos colores!! Os veo en el próximo post!

 Fotos cortesía de Cosmobella.

 


Autor invitado: María Salas de María Salas Moda Nupcial
María lleva 14 años dedicada profesionalmente a la moda nupcial

Puedes seguir a María Salas en Google +/Twitter/ Facebook

¿Eres experto en bodas y quieres escribir en Zankyou? Contáctanos

Escribir un comentario

  • 2
    0

    Es muy curisos esto del color blanco tipico del color de las novias. A mi lo que mas me gustan son estos vestidos de novia blancos con cinturones o grandes lazos de un color fuerte. Me parece que queda precioso el contraste!

    Responder Escribir un comentario

    mabelu00
    • Quedan muy espectaculares, sí! :)