ES Inicio
ES

Visita el paraíso con una luna de miel en Costa Rica

Más que un destino excelente para una luna de miel, Costa Rica es un país magnífico para quedarse a vivir. Pero si toda tu vida reside lejos de allí y solo puedes disfrutar unos días de sus especialidades, el viaje de novios es el momento ideal para hacerlo. En Costa Rica, Edén de Centroamerica flanqueado por Nicaragua y Panamá, naturaleza, cultura y playa se dan de la mano y forman un maravilloso muestrario de posibilidades de ocio y relax. Sigue leyendo y descubre este paraíso terrenal…

Foto: Zankyou Weddings

Protección y conservación natural

El elemento estrella del país es su exuberancia natural, desplegada en cada uno de sus insólitos rincones. Las selvas y bosques tropicales húmedos conforman sus más bellos y espectaculares valores en este ámbito. El festival vegetal es un espectáculo sin final que, a pesar de su grandiosidad, se ha cuidado y protegido hasta su total conservación. De esta forma, sus 17 parques nacionales y siete reservas biológicas son los grandes tesoros que, además de ofrecer una atracción visual sin parangón, contribuyen a la designación del país como el más “verde” del mundo. La sostenibilidad medioambiental es un asunto de vital importancia en Costa Rica.

La Reserva Biológica de Monteverde, el Parque Nacional Tortuguero y el Parque Nacional Volcán Poás son territorios de belleza inusitada en los que habitan todo tipo de especies. El Parque Nacional Corcovado y Reserva Biologica Isla del Caño es otro de sus máximos estandartes de conservación, el lugar con más variedad biológica del planeta. En sus aledaños, el Kura Design Villas, sito en plena Bahía Ballena, es un complejo hotelero de relax donde aislarse del mundo, recuperar energías y explorar territorios desconocidos del país. Al norte, en la región de San Carlos, el Chachagua Rainforest Hotel & Hacieda es un espacio para hospedarse entre las fantasías de la selva, también ubicado en un área de protección biológica.

Foto: Kura Design Villas
Foto: Chachagua Rainforest Hotel & Hacieda
Foto: Oficina de Turismo de Costa Rica

Fauna y flora impresionante

Su componente natural es uno de los más relevantes del planeta, a pesar del pequeño tamaño del país (50.000 kms²). Los 58 microclimas que lo componen tienen buena culpa de ello y nutren de animales y plantas el lugar, responsables del 5% de las formas de vida del planeta. Allí, jugueteando entre las ramas de las más de 2000 especies de árboles, conviven en su cielo el 10% de las mariposas que hay en el mundo y más de 800 clases de aves, entre las que destacan los coloridos y flamantes colibríes, guacamayos, tucanes y quetzales. Mantas, tiburones, ballenas jorobadas y una plétora de peces tropicales comparten la vida en sus ríos y mares, dejando la superficie a los mil tipos de orquídeas y a las 200 clases de anfibios, así como a los mamíferos, tan variopintos como los jaguares, monos, armadillos, perezosos y coatíes, entre muchas otras maravillosas especies.

Foto vía Shutterstock: Simon Dannhauer

Playas de infarto

La costa costarricense se bifurca en dos impresionantes áreas de relax, aguas cristalinas y variedad de actividades para los amantes del mundo marino. Los recién casados, con su amor en plena ebullición, se derretirán ante la mezcla de aventura en las aguas y los largos paseos por el paraíso costarricense. Las playas de arena blanca que siembran la zona del Pacífico se abren a las excelencias del océano, un paraíso de arrecifes de coral bajo el agua y un patio de recreo sobre las olas para los amantes del surf. La península de Nicoya (Guacanaste) está especializada en acoger y enriquecer a todos los turistas que se hospedan en cualquiera de sus complejos. Esterillos, Jacó, Hermosa y Boca Barranca son sus grandes destinos para surfistas, aunque los más experimentados suelen optar por el Parque Nacional Marino Ballena y el sector de Golfito, hogar de la “ola larga izquierda”, una de las más largas del mundo.

Al otro extremo del país, a solo tres horas en coche y 45 minutos en avión, esperan las idílicas playas bañadas por el Mar Caribe, uno de los frutos prohibidos del planeta degustado solo por privilegiados. La barrera de coral que forma parte del Parque Nacional de Cahuita constituye la pieza que buscan todos los amantes del arte subacuático, rica en biodiversidad y colores llamativos.

Foto vía Shutterstock: Simon Dannhauer

¡Volcanes!

Aunque la mayoría permanecen inactivos, Costa Rica es el eslabón principal del Cinturón de Fuego del Pacífico gracias a sus 100 volcanes, 10 de los cuales continúan en funcionamiento. Esta impresionante actividad volcánica, más propia de las historias de dragones, añade otro ecosistema más a la variedad de ambientes y situaciones que pueden descubrir los novios en su luna de miel, con actividades tan atípicas como satisfactorias. El Poás, el Irazú, el Rincón de la Vieja, el Turrialba y el Arenal son sus cinco principales antorchas, siendo éste último una de sus joyas ígneas con más visitas. De hecho, The Springs Resort Spa ofrece sus servicios de alojamiento y entretenimiento a tan solo media hora en coche del Parque Nacional que alberga al volcán. El hotel se encuentra junto a uno de los bosques húmedos más embriagadores del mundo, repleto de mística y secretos. Éste también es acompañante de excepción de la laguna del Arenal, fuente de vida que también reconforta con su frescor al Tabacon Grand Spa Thermal Resort, complejo de lujo protagonizado por las aguas termales y el arrullo del bosque que lo rodea.

Foto vía Shutterstock: Esdelval
Foto: The Springs Resort Spa
Foto: Tabacon Grand Spa Thermal Resort

Aventura y cultura

Una luna de miel es sinónimo de relax y muchos novios se recrean en ese aspecto. Sin embargo, lugares incomparables como Costa Rica merecen un esfuerzo extra para aprovechar bien todo lo que puede ofrecer. San José es su capital y un buen ejemplo para disfrutar de un turismo agradable, urbano y cultural. No obstante, el concepto de aventura quizá sea el más explotado de todo el país, edulcorado con el placer de liberar la adrenalina. Actividades como rafting, windsurf, buceo, kayaking, pesca deportiva y surf aprovechan las virtudes de los asombrosos y variados espacios naturales costarricenses, tan vivos y llamativos en la costa como en el interior de la selva.

La población cálida y hospitalaria de Costa Rica es otro de sus caballos ganadores. De origen prehispánico, actualmente es fruto del mestizaje y, poco a poco, se han ido conformando grupos étnico-nacionales y colonias de inmigrantes de gran valor en el territorio nacional. Los más relevantes son los afrodescendientes, aunque también encontramos comunidades de chinos, hebreos, libaneses, italianos… Los pueblos indios también gozan de especial importancia y sus más representativos son los Bribri, Cabécar, Maleku, Teribe, Boruca, Ngöbe, Huetar y Chorotega. Además de esta privilegiada multiculturalidad y su impresionante panorama natural, su siglo de experiencia democrátia y la ausencia de ejército (fue abolido en 1948) han instalado la paz y la armonía en todo el país. Todos estos aspectos le ha permitido ostentar el primer puesto en el índice de Planeta Feliz según el New Economics Foundation.

Foto: Oficina de Turismo de Costa Rica

El país centroamericano disfruta de una conjunción de elementos única, tan maravillosa que siempre aguarda sorpresas. La Oficina de Turismo de Costa Rica es su principal fuente de información y está a disposición de los novios más exigentes e intrépidos. ¿Te vienes a Costa Rica? ¡Es “pura vida”!

Foto vía Shutterstock: catarata río Celestepuente en bosque húmedopareja en playa salvaje de Costa Rica, Volcán Arenal.
¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información