Alberto Jordán: consigue unas fotografías de tu boda divertidas, naturales y que os representen

¿Queréis unas fotos de boda naturales, divertidas y en las que os veáis reflejados tal y como sois, aunque pasen los años? ¡Contad entonces con Alberto Jordán en vuestro gran día!

  • Foto y vídeo
  • Sponsored
  • 2019
  • Galleries

Si ya estáis inmersos en la organización de vuestra boda y estáis buscando a quien guarde vuestros recuerdos de por vida, debéis tener este consejo en mente a la hora de decidirlo: para conseguir las fotos perfectas de vuestro gran día os recomendamos conocer al fotógrafo lo más profundamente posible, así como que su estilo os guste y el presupuesto se adecue a lo que queréis. Esas tres piezas deben encajar a la perfección. A continuación, queremos presentaros un fotógrafo de boda sincero, natural, cercano, espontáneo y divertido. Se trata de Alberto Jordán. ¡Seguid leyendo para saber más sobre él y su trabajo!

Sus inicios

Cuenta Alberto Jordán que después de algunos años como fotógrafo de familias y niños, continuó fotografiando las bodas de amigos que se lo pidieron o viendo cómo las fotos personales que había hecho como invitado gustaban a veces más que las oficiales.

“Cuando decidí fotografiar bodas a nivel profesional, me ayudó mucho que me dejaran ir de segundo fotógrafo para ganar experiencia específica y conseguir portfolio para mostrar. La aventura de ser profesional comenzó hace tres años en lo que a bodas se refiere”, declara. Además, eligió su propio nombre y segundo apellido para la marca, en homenaje a su madre.

Su estilo

El estilo que sigue Alberto Jordán durante toda la boda es documental o fotoperiodístico, es decir, deja que las cosas pasen sin obstruir ni intervenir en los acontecimientos. Nada de posados ni llamar la atención en un evento donde los protagonistas deben ser los novios, sus familias y amigos.

Durante las prebodas, postbodas o en la sesión de novios después de la ceremonia el mismo día de la boda, “mi estilo es más hacia la fotografía de moda, ya que se trata de una sesión de retrato. A mis novios también les hace ilusión posar y verse guapos como nunca se han visto en ese tipo de sesiones”, aclara.

A la hora de trabajar…

Para este fotógrafo el gran desafío a la hora de fotografiar el amor es conectar con los novios para que se amen delante de la cámara a pesar de su presencia y olvidarse de que está ahí o que no les importe ni les incomode la cámara durante todo el día.

Su meta es conseguir emocionar a los novios y a su familia cuando reciben las fotos. De hecho, considera que lo ha logrado cuando se le llena el teléfono y las redes sociales de mensajes cargados de emoción sobre las fotos; así como que una novia se quede sin palabras al entregarles el álbum.

Su fuente de inspiración en los inicios era el trabajo de los compañeros que llevaban más tiempo y con los que coincidía en estilo. Paulatinamente ha ido sustituyendo esa fuente de inspiración por otras como el cine, la lectura y la vida, en general. No obstante, los grandes fotógrafos de la historia, pasados y presentes, son para él una gran fuente de inspiración también.

Contacto con sus novios

Dice el fotógrafo de bodas Alberto Jordán que el primer contacto es por e-mail o redes sociales. “Tras disponer de teléfono, la comunicación es fluida por mensajería instantánea o por llamadas. Aún así, siempre prefiero el contacto real, al menos, una vez, antes de que ellos se decidan por mi trabajo“, explica. Además, cuenta con un formulario para rellenar a través de vuestros propios móviles en el que dejar por escrito para mí todos los detalles de vuestra boda, con la idea de poder ofrecer un reportaje completo.

¿Qué os ofrece Alberto Jordán?

  • Practica la fotografía callejera desde hace años, por lo que tiene velocidad y reflejos para no perderse los momentos decisivos que ocurren en la calle.
  • Practica la fotografía analógica también desde hace varios años, por lo que las cuestiones técnicas relacionadas con hacer fotos con la adecuada luz, composición, etc., le ayudan también a conseguir buenas fotografías en cualquier situación.
  • Tiene un gran sentido del humor. “Es muy difícil que no consiga sonrisas y carcajadas de los novios y familiares en una boda”, apunta.
  • Heredó de su madre la capacidad para conocer a las personas nada más verlas, con escasos errores. Eso le permite generar fácilmente una relación de confianza con los clientes que le ayuda a conseguir un reportaje sincero y real que capta la esencia de cada pareja, su familia y amigos.
  • Cuenta con una gran experiencia de cliente desde el principio hasta la entrega del reportaje, incluido el momento de abrir la caja con las fotos o el álbum; lo cual provoca una cercanía entre la pareja y él, estableciendo un vínculo afectivo que es determinante para sus fotos.

Alberto Jordán cree firmemente que los recuerdos son lo más importante de la vida. Por eso pone todo su empeño, profesionalidad y cercanía a la hora de trabajar en vuestro gran día, consiguiendo así un resultado de 10: ¡las mejores fotografías de boda!

Selecciona a los proveedores que quieres contactar

Alberto Jordán Fotografía Fotógrafos bodas