Publicidad

España, Países Bajos y Estados Unidos: la aventurera historia de amor y boda de Pilar y Laura

Descubre la maravillosa historia de amor de Pilar y Laura, que viajaron hasta Ámsterdam para comprometerse y hasta Nueva York para casarse.

  • Real weddings
  • Amor
  • Felicidad
  • 2017
  • Galleries

Pilar y Laura se conocieron la noche del 5 de noviembre de 2014 en la madrileña calle San Ginés, mientras esperaban para entrar a un concierto de Birdy en una de las salas más famosas de la capital. “Fue una conexión (casi) instantánea. Nos pusimos a hablar de música y de arte hasta que entramos por fin al concierto, donde al ritmo de ‘Strange Birds‘ comenzaba algo que no podíamos imaginar”, recuerdan ambas. A raíz de ese fortuito encuentro se hicieron muy amigas. Juntas podían hablar de cualquier cosa y se entendían a la perfección. Tanto es así que poco a poco creció una amistad muy bonita.

Publicidad

No fue hasta un viaje a Ámsterdam que hicieron juntas y en el que surgió el amor el propio día de San Valentín. Y, un año después, ese mismo día, volvían a estar en Ámsterdam. En esta ocasión Laura llevaba un anillo en la maleta y Pili no sabía nada. Cuando amanecieron el 14 de febrero de 2016, Pilar se despertó con una cajita de Tiffany’s en su almohada y no dijo otra cosa que un rotundo “sí, quiero”. Después, se fueron a desayunar los mejores stropwaffels de toda la ciudad y luego se hicieron el mismo tatuaje. “Las típicas casitas, estrechas y altas, que se encuentran en los canales para simbolizar un futuro juntas, siempre dos y siendo hogar”, detallan.

Tras un tiempo de amistad, un tiempo de noviazgo y un tiempo de prometidas, se casaban el 20 de mayo de 2017 en la ciudad de Carrie Bradshaw. “Todo muy rápido, muy intenso, muy real, pero muy sincero al mismo tiempo”, explican.

Les encantaba la idea de casarse en esta ciudad y es que Carrie y la serie de Sexo en Nueva York nos han enseñado muchas cosas sobre el amor. Además la madre de Pili se crió en Estados Unidos y vivió mucho tiempo en Nueva York, por lo que combinaron un viaje familiar por Estados Unidos con la boda en la Gran Manzana. Así, pasaron mucho tiempo junto a la familia y con sus amigos más íntimos, que les acompañaron en el viaje para vivir la experiencia al completo. La boda se celebró en el mítico Restaurante Tavern on the Green, en pleno Central Park, un lugar privilegiado, una cena extraordinaria, un servicio inigualable y un patio interior repleto de luces para iluminar su baile nupcial en aquella mágica noche.

¡Os deseamos lo mejor pareja!

Quizás también te interese:

Elegancia y personalización al detalle: la boda de Paula y Gonzalo

Con encanto valenciano: la boda de María y Alberto

Love is in the air: la boda de Laura y David

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Mirlo Azul Fotógrafos bodas

Escribir un comentario