8 locuras que hacen los fotógrafos en los reportajes de boda, ¡alucinante!

8 locuras que hacen los fotógrafos en los reportajes de boda, ¡alucinante!

Algunos profesionales se toman muy en serio su labor en las bodas. ¡Muchos arriesgan su vida! No pierdas detalle de estas imágenes que te dejarán sin palabras. .

  • Foto y vídeo
  • International
  • Humor

Las fotografías de boda son de vital importancia en cualquier celebración nupcial. Por ello, es más que conveniente contar con un buen fotógrafo, un profesional que sepa sacar lo mejor de la pareja y del entorno que le rodea. Y cuando hablamos de un profesional, nos referimos a un tipo/a que sepa arriesgarse, que luche, que se supere y que, en definitiva, haga lo posible para que nuestro recuerdo sea inmejorable.

Algunos fotógrafos no tiemblan ante este hecho y se entregan al máximo para conseguir sus objetivos. Aquí, las diabluras que algunos fotógrafos han hecho para capturar una buena instantánea. ¡Vas a alucinar!

1. En busca del monstruo del Lago Ness

No hay nada como darse un baño en un lodazal para conseguir el encuadre perfecto. Aunque los novios se quedaron con una instantánea perfecta, el fotógrafo quizá acabó con una enfermedad infecciosa. Pero… ¡que vivan los novios!

guardarChris Chambers
Foto: Chris Chambers

2. Testando la consistencia del suelo

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Mientras el fotógrafo se prepara, los novios le miran con incredulidad: “Pero, ¿qué hace este hombre?”, se preguntan, atónitos. “Nosotros solo queríamos una foto al lado de una granja”, rematan. Así es, pero no juegues con la sensibilidad de un fotógrafo: ¡siempre querrá dar su mejor versión! Aunque ello suponga aspirar el aroma del barro y preparar el traje para la incineradora.

guardarChris Chambers
Foto: Chris Chambers

3. Un acróbata un tanto innecesario

Aunque el fotógrafo es el que más se juega la vida, estos novios también tienen un gusto especial por desafiar las leyes de la física (¡y sin arnés!). Pero volvamos al fotógrafo, un señor que adora el riesgo, los arneses y buscar perspectivas únicas con cierto tufo a desastre. Y, lo mejor de todo: ¿la foto final es bonita? ¿Tiene algún sentido?

guardarPhil Brick
Foto: Phil Brick

4. Como niños

La foto es divertida, sí. Y, a juzgar por las medias de la fotógrafa, su maestría circense es capaz de elevarla a las alturas para que sus novios alucinen con sus fotos. Evidentemente, ella sabe lo que hace, colgada de forma estratégica mientras los novios buscan sus manos en señal de amor/auxilio, sin saber muy bien qué hacer. Evidentemente, el capricho de esta imagen corresponde única y exclusivamente a la fotógrafa saltimbanqui.

guardartheweddingphotographer.pro
Foto: theweddingphotographer.pro

5. Cómo meter las narices donde no te llaman

Pero, señor, ¿qué hace usted bajo la falda de esa señorita? Aunque la primera fotografía pueda engañar, la segunda desvela claramente la realidad: el objetivo de la cámara se mantiene bajo la falda, imprimiendo una sensación velada a la instantánea final. La foto es bonita y y el plano contrapicado, sencillamente único, inigualable, maravilloso… Pero, ¿pero de verdad era necesario jugarse a vida en manos del nuevo marido? No creemos que le gustase que mirara debajo de la falda de su nueva esposa.

6. Habilidades propias de un mono

Un mono anda suelto y sabe cómo usar una cámara. Se sitúa en un paraje espectacular donde un solitario árbol sirve como trípode para colocarse a sí mismo. ¿Con qué fin? ¿No habría sido más fácil cambiar a la pareja de altura y utilizar uno de los salientes para buscar el plano cenital? Es mejor arriesgarse y trepar a un árbol. Pero la pareja también tiene lo suyo: tumbada en el suelo mientras se besa, este lecho no es el mejor para acabar su gran día.

guardarChup Anh Cuoi Da Nang
Foto: Chup Anh Cuoi Da Nang

7. Efectos especiales 2.0

Un nuevo concepto de arte que sustituye la falta de recursos con buenas dosis de imaginación. Así son estos fotógrafos y sus ayudantes, capaces de generar lluvia falsa para meter a sus novios en una tempestad mientras no cae ni una gota. ¡Seguro que el efecto es maravilloso!

8. Idilio en el campo

Un idilio que coloca al fotógrafo al borde del agua, como parece norma entre estos locos profesionales. La foto queda genial, digna de feliz pareja que habita en la pradera, pero la prueba es dura para el fotógrafo. Su ayudante debe sujetarle mientras él se raspa los brazos, las rodillas e intenta no beber agua para pastos y ganado.

¿Qué le pedirías a tu fotógrafo para conseguir un reportaje a la altura de tus expectativas? Ten cuidado, no vaya a haber heridos por culpa de tus caprichos.

Escribir un comentario

Lista de bodas Zankyou ¡Recibe el 100% de tus regalos en cash!