Así son las nuevas normas de protocolo para bodas que tienes que seguir

Estamos en el siglo XXI. Muchas reglas protocolarias en materia nupcial se mantienen, pero otras muchas, aunque se sigan aplicando (hay gente para todo), ya han quedado atrás, probablemente en algún trastero de 1955. Pero en este post nos vamos a centrar en los detalles que forjan la nueva sociedad y, por consiguiente, las nuevas bodas, donde la importancia va más allá de la etiqueta. En las bodas de hoy, con la tecnología y las redes sociales en boga, debes tener en cuenta todas estos consejos.

Lorena Carnero Fotografía
Foto: Lorena Carnero Fotografía

Si eres novio o novia

Comunicar la noticia

Te casas… ¡yiha! Y piensas, borracho de emoción: ¡lo voy a publicar en Facebook e Instagram YA! No, ¡no lo hagas! Echa el freno y aleja los dedos del móvil. Por si no te acordabas, tus padres y otros parientes cercanos, incluso tus mejores amigos, son las personas más importantes de tu vida. Deberías agradecerles su papel protagonista en tu mundo con la primicia. Si se enteran antes por las redes que por ti, como si fueras un famoso víctima de la prensa rosa, quizá les parezca feo y amenacen con desheredarte. Convócales por separado, llámales, díselo en Código Morse… Pero que sean los primeros. Después, puedes contárselo al resto del mundo por las redes sociales.

Tu estado civil en redes sociales

Parece una tontería, pero, hoy en día, las redes sociales determinan prácticamente todo. En este sentido, puedes cambiar tu estado de “en una relación” al de “comprometido” o “casado” si esa es tu decisión, pero intenta que tu pareja haga lo propio si no quieres hacer el ridículo. También puedes renunciar a poner el estado civil, pero no la líes ni dejes uno que genere confusión a tu pareja o al mundo. Si estás casado, no tengas el de soltero; quedaría raro. En ese caso, no te la juegues y deja el espacio en blanco.

Wedding's Art
Foto: Wedding’s Art

Guárdate algunos detalles

Ya sea en las redes sociales o en la realidad, seguro que la mayoría de tus contactos quieren saberlo todo sobre la boda y tu anillo de compromiso (si comulgas con esta tradición). En este caso, dale a las hienas lo que quieren, pero con cautela. Si les muestras una foto de tu pedrusco en las redes o en persona, renuncia a revelar datos como el precio. Ocurre lo mismo con los detalles de la boda, desde el menú hasta los extras que harán especial la velada. La intimidad es vital en una boda.

Community manager nupcial

En este gran día, debes ignorar el móvil. El Día B ha llegado para que lo disfrutes con tus invitados, así que olvídate de vigilar tus redes sociales, aunque sea para informar del evento o subir fotos que vayas haciendo desde el smartphone. Para calmar esa bestia que surge con las redes sociales, puedes encargar a algún amigo que ejerza de community manager oficial del evento, subiendo fotos en una cuenta especial de la boda, o desde tu propio perfil. Por otro lado, puedes programar las publicaciones, pero siempre es mejor dejar las redes sociales para el día siguiente y disfrutar del día y de los invitados.

Manu Prats
Foto: Manu Prats

No publiques cosas negativas

La organización de las bodas suele ser un caos. Pero no es necesario generar mal rollo en torno a tu gran día con publicaciones en redes o anuncios sobre los problemas que tienes con uno u otro proveedor, lo pesada que está siendo tu suegra o el principio de ansiedad que te genera el miedo de que todo salga bien. Los problemas, mejor en petit comité, con llamadas para solucionar asuntos y explicaciones a unos pocos, intentando ocultar lo negativo para poder resolverlo sin negatividad alrededor.

La invitación tradicional, pero cool

Está muy de moda mandar invitaciones a través de redes sociales, archivos multimedia o email. Nos gustan estas técnicas, pero, a veces, lo que parece novedoso acaba siendo un desastre. Porque, ¿cuántos emails recibís al día? Seguro que cientos y muchos de ellos se pierden entre muchos otros correos diarios de portales de trabajo, bancos, newsletter de compañías que no nos importan y páginas sobre los tipos de grillos. Por ello, ahora más que nunca, recurre al correo postal. La invitación, proveniente de los proveedores que permiten hacerla genial y personalizada, casi siempre hace uso de la tecnología para su diseño. Sí, tampoco es necesario renunciar a ella totalmente.

Eztiphoto
Foto: Eztiphoto

El poderoso hashtag

Hay abuelos y tíos mayores (o jóvenes que pasan de las redes sociales) que saben cómo funciona un hashtag. Aprovecha tu web de boda, como la que te ofrece Zankyou, y el resto de plataformas que has utilizado para anunciar tu boda, como la invitación, para informar sobre el hashtag que debería usarse durante la preparación de la boda y durante la misma. De esta forma, se creerá una amplia comunidad, la gente se sentirá parte del evento, dispondrás de más fotos de tu boda, descubrirás anécdotas, tu boda podría hacerse famosa y, sobre todo, habrá tanto material que no tendrás que preocuparte de subir tus propias instantáneas en el momento.

Si eres invitado/a

Felicitaciones

Si vas a felicitar a  través de las redes sociales por el anuncio de una boda, piénsalo dos veces y espera un comunicado oficial, o averigua si los familiares más cercanos lo saben ya. Quizá los novios te consideren importante o te hayas enterado por accidente, pero entiende que algunos de sus allegados pueden sentirse ofendidos si otros se enteran antes que ellos. ¿Te imaginas si lo descubren por redes sociales?

Preguntas íntimas para la intimidad

Seguro que, como invitado (o curioso, que hay muchos) te interesa saber cada detalle de la boda. En ese caso, olvida Facebook, Instagram y demás, pues los novios no querrán anunciar a bombo y platillo sus pretensiones nupciales, más si tienen algunos contactos por compromiso. Antes de preguntar por estos medios, o en mitad de una cena con personas de todo tipo, recurre a la intimidad para conocer más detalles.

Lorena Carnero Fotografía
Foto: Lorena Carnero Fotografía

Espera antes de publicar fotografías

Ya hemos dicho que muchas bodas tienen hashtags y un plan estratégico en torno a las redes sociales, pero otras celebraciones no tienen nada que ver y los novios quizá no quieran que te precipites en las publicaciones sobre su boda. ¿Y si prefieren esperar a las imágenes de su fotógrafo? Para no meter la pata, pregunta si les importa que cuelgues alguna de tus instantáneas o espera a que lo haga una persona más allegada. Esa es buena técnica.

Renuncia al teléfono móvil

También se lo hemos pedido a los novios, pero ellos, en el fondo, pueden hacer lo que les apetezca. Tú también, pero se supone que la pareja ha organizado toda esta parafernalia para satisfacer a sus invitados, por lo que quedaría feo si te pasas la velada actualizando Instagram cada dos por tres. No te desesperes: si ese chico/a tiene que escribirte, lo acabará haciendo.

Eztiphoto
Foto: Eztiphoto

Respeta a los profesionales

Respeta a camareros, oficiantes, wedding planner y, sobre todo, al fotógrafo, que no querrá la aparición de tu cabeza en cada una de sus fotografías. Recuerda que el profesional contratado tiene una misión por la que se le paga, y esta debe completarse sin la intromisión de enemigos ni pesados. Así, olvídate de asomarte por el pasillo o de levantar el móvil por encima de las cabezas de los demás como si en el altar estuvieran los Red Hot Chili Peppers. Tampoco te pongas delante en las fotos grupales a su cargo. ¡No obstaculices la labor del fotógrafo para conseguir tus fotografías de móvil!

Usa el poderoso hashtag

Igual que te pedimos cautela en las bodas sin protocolo de red social, también te instamos a participar en el festival del hashtag si los novios lo han pedido. El evento se convertirá en un espectáculo total perfectamente documentado, siempre abierto a las sorpresas y a las diferentes perspectivas de la fiesta. ¿Por qué no contribuyes y te instalas en esa comunidad?

Fabian Luque
Foto: Fabian Luque

Las normas de protocolo ya no se centran solo en los vestidos, trajes y gastronomía, sino en el nuevo universo que ha instaurado la tecnología. Quizá no sea un protocolo estricto, pero sí hay normas no escritas que te instamos a seguir. ¡Seguro que todos te lo agradecen!

Quizás también te interese:

Ver para creer: estas eran las 10 normas para casarse que debían seguir las mujeres en el siglo XIX

¿Protocolo sí o no? No sufras por las normas

“Sí quiero” casarme a lo millennial. ¡Así son las nuevas bodas!

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Escribir un comentario

18 cuentas de Instagram que tienes que seguir durante la organización de tu boda
18 cuentas de Instagram que tienes que seguir durante la organización de tu boda
Si estás organizando tu boda y quieres descubrir cuales son las mejores cuentas de Instagram que debes seguir para dar con las mejores fotos inspiradoras, ideas originales, conocer marcas nuevas e incluso leer algunos buenos consejos estate atenta a esta lista.
Instagram: 20 cuentas de fotógrafos de boda que tienes que seguir sí o sí
Instagram: 20 cuentas de fotógrafos de boda que tienes que seguir sí o sí
¿Quieres conocer cuáles son las mejores cuentas de Instagram de fotógrafos de boda? ¡Apunta estas 20 y que nada se te escape para tu gran día!
Foto: Gorka de la Granja
Celebra una boda industrial: sáltate las normas y apuesta por ella
No sufras por las normas y celebra una boda a tu manera. ¿Industrial? ¡Sí, quiero!

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información