Bodas en la "nueva normalidad": ¿cómo serán?

Bodas en la "nueva normalidad": ¿cómo serán?

¿Cómo se plantean las bodas después de la pandemia? Sin duda, las bodas han cambiado y así es como parece que serán en la llamada nueva normalidad.

Bodas en la "nueva normalidad": ¿cómo serán?
Foto: Victor Lafuente
  • Planear la boda
  • Consejos

Después de haber pasado por casi tres meses de confinamiento y con prácticamente todo parado (salvo los servicios esenciales), por fin, parece que vamos viendo la luz y volviendo poco a poco a cierta normalidad. La pandemia del coronavirus ha afectado al sector nupcial de una manera significativa y muchas parejas han tenido que aplazar su boda ante la incertidumbre de no saber qué pasaría. Ya estamos viendo las consecuencias de este parón, como por ejemplo el cambio en lo que siempre se ha considerado la temporada alta de las bodas que se ha trasladado al otoño e invierno de este año. Por otro lado, el 2021 se prevé como un año en el que se van a juntar las bodas que ya estaban previstas unidas a las que se han aplazado en este 2020. ¡Estamos seguros de que será un gran año para el sector! Pero nosotros nos preguntamos, ¿cómo serán las bodas en la llamada “nueva normalidad”?

Presupuesto medio de la boda

El portal Prontopro ha elaborado un estudio y ha hecho una radiografía de cómo serán las bodas y como conclusión global se estima que el coste medio es de 20.150 euros para unos 100 invitados y que serán, en su mayoría, una ceremonia civil. Parece que los novios están dispuestos a mantener el presupuesto que tenían previsto destinar para su día. Otra de las conclusiones interesantes que ha sacado este estudio es que la ciudad más cara para dar el “sí quiero” en España es Vitoria, mientras que la más barata es Málaga.

Las nuevas bodas

Lo que está claro es que las bodas van a transformarse y se van a adaptar a las nuevas necesidades y circunstancias que están ocurriendo y que cambian casi cada día. En Zankyou realizamos una encuesta y comprobamos que el 82.5% de las parejas aplazó la fecha por la preocupación de que sus invitados no pudiesen asistir a este momento tan especial. Una de las cosas buenas que pasaron durante este confinamiento, es que la mayoría de las parejas (el 67.3%) recibió facilidades y apoyo total por parte de todos los proveedores de su boda para el cambio de fecha. En nuestra encuesta realizada a más de 300 proveedores, el 87% de ellos asegura que puede ofrecer facilidades para el cambio de fecha y que han ayudado en todo lo que han podido a las parejas. Vamos a ver ciertas tendencias que han llegado para quedarse en esta nueva normalidad.

Bodas otoño invierno

En nuestra encuesta realizada a más de 400 novios, el 97% de las parejas consultadas habían aplazado su boda para el cuarto trimestre de 2020 y primer semestre de 2021. Por eso, la temporada alta tal y como la conocíamos (de mayo a octubre) ha cambiado para ser de septiembre a final de año y principios del siguiente. Esto incluso sabiendo que ahora mismo ya se permiten las celebraciones en todo el territorio (con muchas restricciones), las parejas han preferido dejar su boda para más adelante.

guardar
Foto: Lara Cos

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Y si algo bueno hemos sacado de esto es ver que las bodas de otoño invierno (las que están por llegar) son ideales porque estas estaciones, aunque sean menos elegidas, especialmente el invierno, tienen mucho encanto y ofrecen muchas ventajas que las hacen muy especiales. Desde las muchas posibilidades de decoración que existen hasta las preciosas fotografías que tendréis pasando por los looks de novia ideales.

Bodas al aire libre

Otra de las cosas que está más que comprobada es que el virus se extiende menos en espacios abiertos así que muchos novios van a optar por elegir una boda al aire libre para que todos se sientan más seguros y cómodos. Es más fácil mantener la distancia social en espacios abiertos y además la normativa es más permisiva, en cuanto al número de invitados en este tipo de lugares. Se tendrán que buscar remedios para el posible mal tiempo como carpas que al menos hagan de techo en el caso de que llegue la lluvia, ¡siempre es bueno tener un plan B!

guardar
Foto: El Marco Rojo

Bodas íntimas

Ante las limitaciones en cuanto al aforo de los espacios y aunque pueda variar la normativa, lo que es evidente es que queda mucho para ver bodas con 500 invitados. Así que es de esperar, que las bodas íntimas hayan llegado para quedarse y es que es más fácil de gestionar una boda más pequeña, sobre todo ante las restricciones de número de personas permitidas. Espacios abiertos con menos invitados harán mucho más fácil el distanciamiento social y poder disfrutar al máximo de la boda.

guardar
Foto: FotoClip Studio

Una variante de estas bodas íntimas son las mini bodas y es básicamente que la pareja se junte para casarse, hacerse unas fotos y posteriormente, cuando las bodas vuelvan a la normalidad, hacer un fiestón increíble. Y precisamente, hay proyectos preciosos al respecto como el de la fotógrafa Sara Lobla y Wednesday Wedding Planner que han creado “Begin again con la idea de animar a las parejas a hacer un día especial. Ellas os ayudan a montarlo todo y haceros unas fotos increíbles de esa miniboda para demostrar que la ilusión no hay que perderla y que merece la pena hacer un día algo tan especial, aunque se aplace la celebración con todos los invitados para más adelante. Ya sea una sesión de pareja muy especial, una mini boda e incluso invitar a algunos amigos íntimos.

Bodas entre semana y domingo

Ante el aplazamiento de muchas bodas, muchas parejas se han visto obligados a elegir un día de la semana diferente al sábado habitual, ya que en muchos lugares de celebración no tenían disponibilidad para ese día siempre tan concurrido. Por eso, son muchos los novios que finalmente se han decidido a casarse un viernes o un domingo, viendo que además tiene ciertas ventajas.

Medidas de seguridad

Si hay algo que ya tenemos muy asumido es que la mascarilla ha venido para quedarse, al menos bastante tiempo. Y las bodas no van a ser una excepción, especialmente las que tengan bastantes invitados y no se pueda mantener la distancia de seguridad. Así que se va a convertir en un elemento más en las fotos de bodas post COVID y nos acostumbraremos a verlas.

guardar
Foto Arte Carlos Felipe

Lo mismo con el gel hidroalcohólico que deberá ser un accesorio más en nuestro bolso, también en las bodas. Además, estará en diversos sitios situado en la finca, hotel o restaurante en el que os caséis. Además, todos los invitados deben ser conscientes de que lo más importante es la higiene de manos, así que lavarse constantemente debe ser algo habitual. Tanto la mascarilla como los botes de gel hidroalcohólico pueden ser incluso el detalle que se le dé a los invitados de una boda.

Una de las palabras más utilizadas en esta pandemia ha sido distanciamiento social y esto también ha venido para quedarse y en las bodas también lo veremos. Entre mesas tendrá que haber la distancia permitida, al igual que se sustituirán los buffets por el servicio de camareros en mesa para evitar aglomeraciones en los puestos de comida y en las barras.

Como veis, las bodas, igual que nuestra vida ha sufrido una transformación que parece que estará presente, por desgracia, bastante tiempo. Pero si algo no nos va a quitar nunca este virus es las ganas de disfrutar el amor, de casarnos y de celebrar la vida junto a nuestros seres queridos. Y si algo coincidimos todos los que trabajamos en el sector nupcial es que estas bodas van a ser más emocionantes que nunca.

Y si tienes más dudas, no te pierdas este vídeo: