Publicidad
Cena de empresa... ¡flechazo casi asegurado!

Cena de empresa... ¡flechazo casi asegurado!

Según las encuestas, casi un 70% de las parejas encuentra a su gran amor en el lugar de trabajo.

  • Actualidad
  • Guest-blogger
guardarFoto: José Luis de Lara
Foto: José Luis de Lara
Publicidad

La verdad que cada año parece que comienza la Navidad antes. Este año podíamos encontrar turrones en las tiendas desde octubre, lo que hace que, cuando aún estamos a una semana de Nochebuena, ya hayamos comido algún mazapán que otro.

Pero bueno, hay cosas que no cambian de fecha, y son las tradicionales cenas de Navidad del trabajo; cuando se trabaja en una empresa con muchos empleados, es imposible conocer a todos, y es en este tipo de eventos en los que tenemos la posibilidad de saludar a cada uno de ellos.

Estoy segura que, para muchas de vosotras, pensar en ese tipo de cena es sinónimo de tener que aguantar el discurso del jefe. Sin embargo, para muchas otras personas, la cena de la empresa es una buena oportunidad para charlar de forma casual con ese chico tan mono del departamento de administración, ¿verdad?

guardarFoto: José Luis de Lara
Foto: José Luis de Lara

Según las encuestas, casi un 70% de las parejas encuentra a su gran amor en el lugar de trabajo; es una cifra muy elevada, y es cierto que, si lo pensamos, siempre encontramos a alguien conocido que acabó casándose con esa persona que poco a poco pasó de ser un buen amigo y confidente a ser su pareja.

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Es cierto que, aunque la cena de Navidad pueda ser un buen momento para conocer a personas nuevas, debes de valorar un poco las circunstancias; porque aunque las cosas del amor son impredecibles, es importante saber que puede que tengas que ver a esa persona todos los días durante ocho horas.

Así que ponte guapa y prepárate para disfrutar de una gran velada. Y si el destino tiene preparada una sorpresa y conoces al amor de tu vida, ¡disfrútalo!

Y ahora con vuestro permiso, me pongo nostálgica y recuerdo aquel 20 de diciembre de 2001, donde en una maravillosa cena de Navidad de empresa conocí al amor de mi vida. Después de doce años de amor y un increíble flechazo, recuerdo con alegría ese día en el que, sin saberlo, lo que empezó como una noche fantástica se convirtió en un noviazgo, boda y el mejor regalo, nuestro hijo Adrián.

¡Feliz Navidad, nos vemos el año que viene!

Publicidad

Escribir un comentario

Lista de bodas Zankyou ¡Recibe el 100% de tus regalos en cash!