Cómo decorar mi boda en primavera en 5 pasos

Cómo decorar mi boda en primavera
Cómo decorar mi boda en primavera | Foto: Sally Pinera

Cada estación tiene sus propias características. En moda, no vestimos igual en verano que en invierno, y no solo por la temperatura, sino por los colores, las formas, los motivos… ¡En una boda sucede exactamente lo mismo! La personalidad de las estaciones influye directamente en las decisiones de una boda, sobre todo en decoración. Y, en primavera, los colores, los olores y la alegría se filtran por doquier. ¿Por qué no aprovecharlos para triunfar con la decoración de tu gran día?

A continuación, te explicamos cómo decorar tu boda en primavera en 5 pasos.

1. Utilizar los elementos de la estación

La primavera es una de las estaciones más bonitas. Aunque a veces se escapa alguna lluvia, lo cierto es que reina el buen tiempo (sin demasiado sofoco) y la alegría. Así, con la mezcla de sol y lluvias, las flores se muestran en todo su esplendor. Se podría decir que la primavera tiene en las flores su máximo representante y es genial poder utilizarlas como leitmotiv de la boda.

Pero antes de empezar a llenar todo de flores, ten en cuenta que no puedes abusar de los tipos y los colores. Intenta guardar una sintonía y un equilibrio para crear un todo que tenga sentido. Porque todo cuenta: el lugar de celebración, el tipo de la misma, los interiores y exteriores y hasta la hora en la que se celebra la velada.

En las bodas religiosas, las iglesias cuentan con varias opciones para decorar, aunque depende mucho del estilo de la pareja y de la celebración en sí. A pesar de ello, en términos generales, la entrada con pequeños arbustos y el pasillo con pétalos quedan estupendamente, aunque también se pueden decorar las puertas con arcos de flores y hojas. Seguidamente, los bancos pueden incluir pequeños ramilletes de flores silvestres o una gran flor atada con finos cordeles de tela. Las columnas, mejor con guirnaldas de flores blancas como las margaritas o la paniculata, más adecuadas para las bodas clásicas. Para terminar, el altar con el verde pino queda perfecto, pero si no quieres un exceso de decoración en este lugar, prueba con flores sueltas o en macetas, con caída o en bouquet.

En este tipo de celebraciones depende mucho el tipo del templo en el que tendrá lugar el rito. En las iglesias de estilo románico, las flores con formas redondeadas suelen ganar enteros por su carácter romántico y elegante. Las rosas o la hortensias quedan perfectas en estos casos. En los templos góticos, las flores de espiga, como los gladiolos o los nardos, combinados con el lilium o la gerbera, son la guía que necesitas para crear una comitiva de flores de más tallo. Finalmente, las iglesias modernistas suelen incluir arreglos más lineales y en forma de L. Los alium, anthourium, liatrix y las hojas verdes grandes nunca fallan.

Natalia Ibarra
Foto: Natalia Ibarra

Para las bodas civiles, las flores no tienen la misma fuerza pero sí empiezan a ganar protagonismo. Destacan las flores que sirven para enmarcar las entradas, las que llenan el recorrido de la novia hasta su pareja y los centros pensados para las mesas del oficiante. En este tipo de celebraciones, la libertad es mayor y se puede jugar más con los colores y las formas de las flores.

A continuación, el lugar de celebración también goza de una gran representación de flores. En las bodas pequeñas o medianas, se han puesto de moda las mesas largas sin manteles acompañadas de centros florales muy silvestres. Por su parte, las mesas circulares de siempre quedan fenomenal ataviadas con mantelería de colores vivos como el rosa, el durazno, el amarillo y el menta, aunque el dorado también triunfa al generar contrastes.

El reflejo y la inspiración de la naturaleza están presentes en todo momento y adquiere un nivel superior en el correcto uso de los centros de mesa, con muchas más opciones que en las bodas del resto del año: rústico, utilizando troncos, rodajas de madera, cajas, sofisticados utilizando espejos y cristal, con candelabros de plata o dorados, bodegones de fruta, azulejos, jarrones, botellas, guirnaldas… Todo es válido en la aventura del centro de mesa cuando llega la primavera, con toda la variedad de flores disponible que mejoran el producto final.

Flowercap
Foto: Flowercap

Además, existen detalles de corte rústico o antigüedades que están especialmente ligados a la primavera. Todos ellos sirven para decorar escenarios de este tipo, sobre todo si son al aire libre: las bicicletas antiguas, que tanto recuerdan al buen tiempo; las regaderas y elementos de jardinería adaptados a la estética vintage; las paredes confeccionadas con flores en tonos pastel, como las rosas, las peonías o las orquídeas; las velas y candelabros apoyando las mesas y otra superficies, ejerciendo un efecto romántico; las cajas de varios tamaños con aspecto envejecido; los bancos de diferentes colores; los columpios de madera y cuerdas… Hay muchas opciones que evocan un pasado en plena naturaleza, un concepto que lleva en alza muchos años gracias a las modas incombustibles y a la nostalgia.

2. Jugar con el color de los alimentos

Cada estación tiene su propia personalidad y la variedad de alimentos es prueba de ello. De hecho, esta característica también influye en las bodas, pues el menú varía mucho según la época. Pero la naturaleza gastronómica no es lo único relevante de los platos y productos en una celebración nupcial, sino los colores y las sensaciones que estos transmiten.

En primavera, los productos de la tierra más divertidos vuelven a salir a la luz. Con el buen tiempo, regresan los manjares más dulces y las experiencias más variadas y excitantes, todas ellas impregnadas de color. De esta forma, la comida se convierte en un elemento decorativo más, haciendo del cóctel y de los banquetes verdaderos espectáculos que, además, concuerdan con el estilo de la boda.

El cóctel es un gran momento porque la vanguardia está mucho más presente. Y, gracias a la vanguardia, surgen grandes creaciones que aprovechan las combinaciones de texturas, sabores y colores. Así surgen los diferentes puestos y estaciones que aprovechan los alimentos de temporada, normalmente llamativos. Los diferentes sushis, las pizzas, los aperitivos servidos en frascos, las ostras, los dulces, los helados y los espacios de cócteles como las margaritas, los daikiris o las piñas coladas ayudan a aplicar el espíritu festivo de la primavera.

Brit.co
Foto: Brit.co

Para el gran banquete, es divertido y encantador introducir la primavera en cada uno de los platos. Ya que los expertos aconsejan los productos más ligeros en estas fechas, destacan platos como las cremas de aguacate, el gazpacho en todas sus variantes (en primavera ya empieza a asomar) y las ensaladas, con las que poder jugar de innumerables formas.

Seguimos con la carne y el pescado acompañados de productos frescos y salsas llamativas. Las verduras en sus diferentes preparaciones recuerdan a la naturaleza más pura que se desata justo en primavera. Y es que la Tierra contiene multitud de sabores que provienen del entorno más natural, hoy en día potenciados con la comida ecológica. Las elaboraciones vegetarianas y veganas también tienen cabida en este tipo de bodas, mucho más preocupadas por el medio ambiente que las tradicionales. El aspecto es natural, sencillo pero sofisticado, una oda a lo más puro y sano, tan representativo en primavera.

Sergio Gisbert
Foto: Sergio Gisbert

Seguidamente, sorbetes frescos de colores vivos, como el amarillo-anaranjado del mango, el verde del mojito o los rojos y morados de frutas silvestres. Y, para terminar, el pastel, una fantasía que hoy en día atrapa lo mejor de la naturaleza en su parte decorativa. Los glaseados de colores o los motivos florales y frutales son perfectos para tartas lienzo, pintadas a mano con referencias primaverales; el fondant blanco decorado con pétalos de flores naturales es perfecto para eventos de esta categoría. Por otro lado, las naked cakes vienen acompañadas de diferentes productos campestres, como frutas y flores.

3. Incluir complementos al look de novia

La primavera y las novias suelen llevarse especialmente bien. Echando un ojo a las mejores bodas de los últimos tiempos, se demuestra que esta estación del año sienta bien a las bodas y, sobre todo, a las novias, protagonistas totales con un brillo especial en esta época. Y tiene mucha más incidencia en las novias rebeldes, que normalmente se quitan los corsés de la tradición y buscan nuevas formas de complementar su vestido.

Alice Mahran
Foto: Alice Mahran

De nuevo, las flores marcan la diferencia y sirven como complemento para ese vestido que suele utilizar tejidos más ligeros y vaporosos en bodas al aire libre, propios de la temática campestre y del concepto místico de la naturaleza. Y reinan en forma de tocados, generalmente en melenas sueltas que evocan esa sensación de libertad tan salvaje, o en recogidos y trenzas, acompañando el conjunto de una bella forma. La búsqueda de ese toque boho para la novia suele ser la misión principal. Se utilizan generalmente flores naturales sobre la cabeza o decorando los diferentes recogidos a la altura de la nuca. Este tipo de decoración floral suele asociarse a bodas al aire libre en jardines y campos abiertos.

4. Añadir detalles exclusivos

Como decimos, las primavera debería estar presente en todas partes a la hora de organizar una boda. Por ello, es necesario aprovechar la vida y colorido de la estación, así como todos los motivos que la hacen especial, para decorar las diferentes partidas.

Las invitaciones en acuarela son más propias de esta estación. Las flores y las hojas son reclamos naturales que triunfan como ornamentos, y el trazo lánguido de la acuarela inspira la naturaleza más pura. ¡No puede faltar en una invitación como la tuya! Para rematar, utiliza un papel en color crema o hueso para potenciar esa sensación. Y es que, como ya te hemos explicado en varias ocasiones, las invitaciones son la carta de presentación de la boda y dan señales de cómo será el resto de la celebración. Con ese componente natural y artístico en tus invitaciones, seguro que todos se esperan un viaje de sensaciones único en tu gran día, y ayudará a los invitados a preparar sus atuendos según esta temática.

Morrocotudo Estudio
Foto: Morrocotudo Estudio

Asimismo, toda la papelería secundaria de la boda debería estar relacionada como la primavera. Si utilizaste las invitaciones con estilo acuarela, adáptalo al resto de partidas y sigue una línea que marque el devenir de la boda. Utilízalo para el seating plan y las minutas y, junto las flores que decoren los lugares de recepción y los centros de mesa, todo formará parte de un conjunto perfecto. Si no has seguido la línea de la acuarela, imprime igualmente una estética primaveral con flores, hojas y motivos naturales que provoquen un efecto encantador.

5. Aprovechar los interiores y los exteriores

Las bodas en primavera suelen celebrarse al aire libre. En esta estación, es de vital importancia aprovechar las posibilidades de los exteriores en plenitud, ya sea en jardines, fincas o terrenos acotados en mitad de la naturaleza. Los colores y la luz son imprescindibles para colocar una bella pátina que marque la diferencia, con el verde como protagonista. Y aunque estos terrenos rezuman encanto por sí solos, también merecen una puesta a punto que potencie aún más su estigma primaveral.

Virgil Bunao Photography
Foto: Virgil Bunao Photography

Este tipo de bodas no siempre se organiza bajo el sol o las estrellas, sino que se utilizan todo tipo de estructuras para albergar los diferentes eventos y hacer un híbrido entre exterior e interior. De hecho, el cóctel sí guarda el privilegio de celebrarse al aire libre, pero los banquetes suelen ubicarse bajo porches, cenadores, carpas o tipis que están abiertos a todo tipo de ornamentación.

Tanto fuera como dentro se utilizan luces tenues que iluminan los espacios verdes de una manera sencilla. En los jardines, las diferentes guirnaldas se colocan entre árboles y alrededor de ellos. Bajo techo, estas luces se mezclan con el resplandor del exterior y se colocan en la parte superior cayendo a diferentes alturas.

También es genial aprovechar las plantas y flores existentes y añadir más elementos vegetales, como árboles pequeños en macetas, arbustos, cestas con flores y diferentes ornamentaciones florales. Para completar, la ristra de motivos vintage y rústicos que engrandecen cualquier espacio.

No te pierdas este vídeo con los consejos más útiles sobre cómo decorar tu boda:

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Más información sobre

Escribir un comentario

Cómo decorar tu boda en verano en 5 pasos | Foto: Lirola & Cussó
Cómo decorar mi boda en verano en 5 pasos
Cada estación regala sus propias especialidades, sus propios y bellos detalles. Y el verano los tiene a raudales. ¡Te ayudamos a aprovecharlos!
Cómo elegir las flores de la boda | Foto: Shutterstock
Cómo elegir las flores para decorar la boda en 5 pasos
Las flores son parte fundamental de cualquier evento, especialmente de una boda, descubre cómo elegirlas.
Cómo decorar la ceremonia de mi boda |Foto: Enfok
Cómo decorar la ceremonia de mi boda en 5 pasos
¿Sabes cómo personalizar tu ceremonia civil? Hay trucos infalibles que harán que todos disfrutéis de unos momentos tan importantes rodeados de la magia del amor. ¡Descúbrelos!

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información