¿Queréis tener unas fotografías de boda divertidas y frescas?

Conseguir el álbum de boda perfecto es un sueño para la pareja que se va a casar y a la vez, un desafío para el fotógrafo. Por ello es muy importante dar con el profesional ideal que pueda plasmar el día de vuestra boda tal y como habíais soñado. Lucía Romero nació con la pasión por la fotografía bajo el brazo y, poco después, se colgó la cámara del cuello para dedicarse de lleno a esta preciosa disciplina de manera profesional. Ahora no hay quien la pare.

La pasión por a fotografía 

Lo que empezó como un hobbie acabó por ser una profesión para Lucía Romero. Siempre se ha dicho que si una persona trabajara en lo que realmente le gusta, jamás trabajaría, y habría que añadir que lo haría con pasión e ilusión constante, como si fuera un juego. Lucía Romero cumple a la perfección con esta premisa, pues la emoción de su trabajo aparece reflejada en sus fotos, frescas y naturales, tal y como define su estilo fotográfico.

Y es que Lucía procura trabajar con el corazón. Su trabajo se acerca al fotoperiodismo por aquello de tratar siempre que los sentimientos sean los protagonistas, que todo sea lo más natural posible y que ellos disfruten. “Pero sobre todo es el corazón el que me acompaña, el feeling con cada pareja, el implicarte en sus historias, en querer que sea un recuerdo único”, añade la protagonista.

Captar el amor

La captación de esos momentos espontáneos, únicos e irrepetibles que se viven en una boda son claves para la fotógrafa a la hora de inmortalizar el amor, “estar en el momento justo y lugar preciso”, afirma Lucía. Un fotógrafo no es un invitado más, sino un trabajador que debe pasar desapercibido y atrapar el momento, como un guepardo sobre un indefenso antílope. Nada debe escapar a su control, pero nadie debe apreciarlo. ¡La sorpresa posterior será mayor!

“Captar una mirada, un sentimiento… Conseguir que quede reflejado de forma real ese amor que los novios se tienen“, es el gran desafío de las bodas, asegura Lucía Romero. “Parece muy sencillo por el hecho de que estamos hablando de bodas, compromisos, novios…Pero no lo es para nada. Al final cuando uno busca la naturalidad, el amor de verdad que hay en cada pareja hay que ayudar a que los novios se abran, que confíen en ti, que se sientan cómodos para que lleguen a mostrarse tal y como son”, subraya.

Inspiración con estilo propio

Lucía Romero bebe de numerosas fuentes, tanto de compañeros como de otras experiencias, desde el cine hasta los viajes, pero en las bodas suele dejarse llevar y utilizar su estilo propio. Quizá su forma de trabajar surja de forma automática gracias a los conocimientos adquiridos a lo largo de los años, interesantes para ver la vida con otros ojos y, por ende, la fotografía. No obstante, ella es única en su campo.

Sin embargo, la mayor inspiración llega de la satisfacción de sus clientes. “Por muy convencida que esté de que el reportaje ha quedado chulísimo, hasta que no tengo su feedback, no respiro tranquila”, confiesa esta profesional. Por eso para ella un excelente resultado es que ellos sonrían de alegría al ver sus fotos.

Durante la celebración de una boda hay momentos de todo tipo. Lucía Romero trata de estar siempre al 200%, sea cual sea el momento o el lugar en el que debe apretar el disparador. La tensión suele primar tras el “sí, quiero”, cuando la familia y amigos esperan para abrazar a los recién casados. “En ese momento la fotografía no puede ser la protagonista, pero, a la vez, inevitablemente sí”, por lo que Lucía se entrega al máximo y, posteriormente, se relaja durante el baile, donde los nervios de los invitados han descendido y los verdaderos protagonistas son la diversión y el desenfreno.

Os seguirá al fin del mundo

Lucía Romero se toma muy en serio a sus clientes, tanto que es capaz de seguirlos al fin del mundo, si hace falta. Cuando hizo su primera preboda en el extranjero, en el pintoresco y mágico Londres, supo que no tendría límites en esto de la fotografía, que cualquier cosa podría llegar. La satisfacción de la experiencia le llevó a progresar y a embarcarse en nuevas aventuras internacionales, un sueño hecho realidad. Pero lo importante son sus parejas, su gratitud y sus sonrisas, representativas del buen hacer de Lucía. Muchas de estas parejas han conectado tanto con ella que, durante su período juntos, han creado grandes vínculos: “Más que momentos, han sido parejas las que han marcado mi carrera. Gente que, por suerte, se cruza en tu camino aportándote tanto que no sabes quién es el que tiene que estar más agradecido”, cuenta la profesional. Chapó.

Toda esta relación comienza vía email y fructifica cuando se traspasa la pantalla del ordenador y el feedback entre la pareja y la fotógrafa es constante. Lucía cree conveniente “empezar a romper el hielo y aportar ese componente humano”. No le falta razón. Y es que, según ella, la confianza y el entendimiento con la pareja, algo que debe casar con el talento del fotógrafo, son asuntos de vital importancia para que todo funcione, así como elementos fundamentales que deben tener en cuenta los novios.

Bodas con toque rural, sus preferidas

Todo el mundo sueña con una boda perfecta, incluso los fotógrafos, que buscan crear su obra definitiva y vivir una experiencia única mientras la realizan. Las bodas campestres y su toque rural son las preferidas de Lucía, sobre todo por los juegos de luz que surgen de la propia naturaleza. No hay focos ni luces artificiales que superen el poder de la luz natural, y la fotógrafa lo sabe muy bien.

También le da mucha importancia a los detalles, la decoración y la personalización: “No se trata solo de ver cuánto más puedo poner, si no de hacer la boda muy íntima y personal”, afirma.

No obstante, y aunque disfruta de todo lo que hace, Lucía Romero tiene una espinita clavada que desea arrancarse lo antes posible: “Pensar en una boda con el mar como testigo me pone la piel de gallina“, cuenta. Y no es para menos. El escenario soñado por una pareja suelen ser los acantilados y playas, donde, en definitiva, haya un fuerte protagonismo del mar y sus experimentos con el color azul y el púrpura del crepúsculo.

Cobertura completa de la boda

Lucía Romero está a tu entera disposición y te ofrece una cobertura completa, álbum de fotos y preboda. Suele ofrecer como pack el trabajo completo del día de la boda en un USB y el álbum de los novios. A su vez, te aconseja antes de elegir fotógrafo: “Que sean conscientes de que a través de cada imagen revivirán uno de los días más importantes de su vida y que combinen cabeza, corazón y bolsillo para que la decisión sea la mejor para ellos”. No hay más que añadir al respecto.

Una boda se recuerda por las fotos y tienes un largo camino por delante para elegir al perfecto captador de momentos. Lucía Romero mezcla profesionalidad y talento con confianza, pero, sobre todo, destaca por su ilusión, pasión y frescura.

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Más información sobre

Escribir un comentario

Fotografías de boda que captan la magia de tu gran día
Fotografías de boda que captan la magia de tu gran día
Si hay algo que no puede fallarte en tu gran día es el fotógrafo de boda, ¿ya has elegido el tuyo? Descubre las mejores fotos.
Diseñarte Fotografía
Tu historia de principio a fin en bonitas fotografías
Una de las piezas fundamentales es la conexión de los novios con los fotógrafos porque para captar esos momentos íntimos la pareja debe sentirse cómoda, tranquila y relajada delante del objetivo de la cámara.
Foto: Sofía Royo
¡Apúntate estos consejos de profesional para tener las mejores fotos de tu boda!
Si queréis unas fotografías naturales sin artificios en las que os veáis reflejados a vosotros mismos, no dudéis en contar con Sofía Royo que desde el primer momento se esforzará en conseguir el álbum de bodas que siempre habíais soñado

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información