Publicidad
Consecuencias y pautas para manejar los celosConsecuencias y pautas para manejar los celos

Consecuencias y pautas para manejar los celos

¿Sientes celos de tu pareja y no sabes cómo controlarlos? ¿Sabes las consecuencias que tiene para ti y tu pareja los celos? ¡Una psicóloga te lo explica!

Consecuencias y pautas para manejar los celos
Foto: Shutterstock
  • Vida en pareja
  • Guest-blogger
  • Pareja

Los celos adaptativos son una emoción normal que consiste en sentir miedo de baja intensidad ante la posibilidad real o anticipada de perder a una persona querida. Los celos pueden darse en cualquier tipo de relación (pareja, amigos, hermanos…) pero en este artículo nos vamos a centrar en los celos en la pareja.

Los celos patológicos en la pareja se dan cuando el miedo es tan intenso que provoca una gran angustia y sufrimiento a la persona que lo sufre y puede dañar mucho a la pareja. Los celos patológicos se producen cuando no hay causas que lo justifiquen. Ese miedo hace que la persona celosa tenga la imperiosa necesidad de realizar conductas de control (seguir a su pareja para ver donde va, mirarle los mensajes del móvil para ver con quien se escribe, llamarle para asegurarse que lo que le dice es verdad, etc), dañando así mucho la relación.

El amor sano se basa en los principios de respeto y confianza, y estos principios se anulan en cuanto ejercemos algún tipo de control sobre nuestra pareja, con el fin de aliviar nuestra inseguridad.

Consecuencias de los celos

Para la persona celosa:

  • Estado de tensión constante. Suele estar con el miedo a que le engañen constantemente en la cabeza, y las situaciones ambiguas que suele encontrar en sus comprobaciones las interpreta como la confirmación del engaño, cuando objetivamente no hay ninguna prueba real. Por ejemplo: Si al ver el móvil ve una llamada perdida de un número desconocido, el celoso lo interpreta como “seguro que es su amante”.
  • Sufrimiento muy elevado. La seguridad de ser engañado es tan intensa que el dolor es casi tan grande o más, que si el hecho ocurriera realmente. Este sufrimiento les impide disfrutar de la relación y ofrecer su mejor versión a la pareja.
  • Intenta controlar. La angustia es tan incontrolable que lo único que le calma momentáneamente es la confirmación de que todo está bien y el control hacia su pareja (llamadas de teléfono, poner horarios, no permitir que pase mucho tiempo sola, aparecer por sorpresa allá donde no se le había invitado, etc)

Para la pareja:

  • Desgaste: El control, la tensión, las discusiones constantes, la pérdida del bienestar en pareja hace que la persona se desgaste y llegue incluso a plantearse la ruptura. Esta es una enorme paradoja de los celos, el miedo a perder a quien amamos hace que finalmente provoquemos el perderla.
  • Agobio e impotencia ante tanto control, que según ciertas personalidades puede incluso alejar más a la pareja, lejos de acercarla.
  • Sensación de pérdida de libertad y pérdida de lo que creía que era su pareja. La persona de la que se enamoró no es la que esperaba.
  • Evita dar alguna información para evitar las discusiones. La pareja del celoso, con la intención de evitar discusiones, tiende a empezar a ocultar e incluso empieza a mentir para evitar tensiones, lo cual puede dar lugar a una fuerte discusión si es descubierta. Es el circulo vicioso de los celos. Por miedo al conflicto se miente al celoso- el celoso descubre la mentira y siente más celos- lo que hace que la pareja se muestra a veces menos sincera y menos comunicativa.

Para la relación:

  • Pérdida de comunicación, confianza y complicidad
  • Mayores discusiones y problemas en la relación
  • Menos actividades placenteras en pareja. La pareja deja de ser ese lugar agradable donde estar.
  • El desgaste puede llegar a ser tan intenso que la ruptura empieza a valorarse como una opción, llegando a producirse en muchos casos sin tratamiento psicológico.

Los celos en pandemia

En esta pandemia nos hemos enfrentado a situaciones que nunca antes habíamos vivido. Muchas parejas se han visto reforzadas en la relación, otras se han erosionado mucho en la convivencia y ha habido muchos casos de celos patológicos durante esta crisis, en especial en aquellas parejas que no viven juntas.
Y es que en parejas acostumbradas a estar mucho tiempo juntas, donde se ejercía un “control” (a veces no consciente), el no poder comprobar qué está haciendo o con quien está hablando la pareja, puede generar una angustia incontrolable en el celoso.

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Es posible que estos celos ya se hayan manifestado antes, pero es cierto que muchas parejas se han visto sorprendidas por esta nueva emoción de la que no eran conscientes antes. La separación física en las parejas da lugar a ciertos miedos (“¿estaremos igual de bien cuando nos volvamos a juntar?”) que provocan inseguridad y, con ella, muchos celos. Si sientes que tú o tu pareja no puede controlar los celos, es muy recomendable acudir a terapia psicológica para que se puedan manejar y no afecten gravemente en la pareja.

Quizá te interese:

Sexualidad en tiempos de pandemia

Tipos distintos de amor: y vosotros, ¿cuál sois?

¿Nervios por la boda? 10 consejos para controlar el estrés

Escribir un comentario

Lista de bodas Zankyou ¡Recibe el 100% de tus regalos en cash!