Cosas que valen la pena...

Hay muchas cosas que valen. De hecho, es indiscutible que todo tiene un precio, una etiqueta colgada por la que decidimos pagar o no. Algunas valen poco, como todo lo que nos hace felices a medias. ¿Sabéis a qué me refiero, no? Las cervezas sin alcohol, el café descafeinado, el turrón sin azúcar, la tortilla de patatas sin sal, la ensalada sin maíz, la pizza con piña (por los pelos no se ha ido al párrafo de los que no valen nada. Imaginaremos que la quitamos, y ya está), salir solo hasta después de cenar porque al día siguiente tienes que madrugar, un regalo que ya tenías, un concierto que repites pero que no llega a ser como el primero, que te corten la canción antes del final o besar sin lengua. Lo siento, no llega a morreo de verdad.

True Romance
Foto: True Romance

Algunas valen nada, que son las que nos hacen sentirnos inseguros con nosotros mismos. Por ejemplo… los complejos, los malditos y absurdos complejos. Y es un problemón, ¿eh? Todos los tenemos y no hay forma de huir de ellos. Luego tenemos las decepciones. Esas personas que se tornan decepción, que parecían una cosa y acaban siendo otra. Los que critican, los que hablan mal, los que sobran. Los males del corazón, los teléfonos que no suenan, las oportunidades que no llegan. Y las barreras. Ya sabéis de las barreras a las que me refiero: las que nos ponemos nosotros mismos, las que nos lo ponen todo tan difícil, las que dejan patente nuestra incapacidad de enfrentarnos a una vida madura y real. Son tantas cosas las que no valen nada que no cabrían aquí. Y a pesar de saber que no valen nada, les damos tanta importancia que aterra solo el hecho de pensarlo.

Por último está lo que sí vale, lo que vale mucho, lo de la etiqueta que a pesar de contener una escandalosa cifra, pagaríamos sin ningún temor a quedarnos sin dinero en el banco. Si hay algo que vale la pena es todo eso que, de tan sencillo que es,  no valoramos, pero que es lo más especial. Hablo de llegar a una estación y que te recojan con un abrazo. Hablo del paño mojado que te ponen en la frente cuando tienes fiebre, hablo de esperarse a ver una serie para poder verla contigo y de dejarte la última patata brava para ti. Hablo de cambiar los planes solo por pasar un instante a tu lado. Hablo del mensaje para saber si has llegado y de la primera llamada cuando es tu cumpleaños. Hablo de todas esas cosas que nos encogen y agrandan el corazón a cada latido tanto que acaba perdiendo su forma y se transforma en algo mejor incluso.

Ernestine et sa famille
Foto: Ernestine et sa famille

Pero si hay algo que de verdad valga, que lo valga todo, es una cosa en concreto. Para mí, tras el tiempo vivido (que no es mucho), lo más importante ya no son las moñeces temporales, las chorradas materiales o estar más o menos guapa. Todo variará, todo se moverá de sitio, todo te hará crecer. Pero nunca olvidarás aquellas personas que lo dieron todo por hacerte sonreír. Que te hagan reír, escúchame: lo vale todo.

Nunca dejes escapar a quien sueñe cada día de su vida con despertar en ti una carcajada de las grandes.

Nunca.

Quizás también te interese:

Bailemos…

Mi rutina preferida

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Más información sobre

Escribir un comentario

Las 100 cosas que SÍ y que NO nos gustan de una boda
Las 100 cosas que SÍ y que NO nos gustan de una boda
Los detalles marcan la diferencia en un día tan importante como el de tu boda. Muchas parejas, a veces, no los tienen en cuenta. No seáis una de ellas y sin dudarlo conoced los SÍ y los NO para vuestro gran día. ¿A qué esperáis?
Foto: Beatriz Tudanca
10 cosas que tienes que hacer 48 horas después de la boda
El día de la boda apenas habréis tenido tiempo para estar juntos, ¡aprovechad el día siguiente para no separaros!
Foto: Laura Jaume Fotografía
35 cosas que deberías agradecer a tu mejor amiga
Porque te entiende a la perfección, por hacer de cada día una nueva aventura, por las locuras cometidas juntas... ¡Descubre qué cosas hace tu amiga por ti!

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información