Publicidad

Decoración floral para mesas de otoño

Las bodas de invierno logran ambientes coloridos y acogedores, sin arriesgarnos a echar a perder muchas variedades de flores que, en verano, no aguantan el excesivo calor y humedad.

  • Decoración
  • Guest-blogger
guardarLa decoración con candelabros puede darle un toque cálido a una boda de otoño. Foto: Concha Molina
La decoración con candelabros puede darle un toque cálido a una boda de otoño. Foto: Concha Molina
Publicidad

A pesar de que en los últimos años no se celebran tantas bodas en invierno como en verano, no cabe duda de que las posibilidades son infinitas, ya que el clima español es cálido incluso en estos meses. De esta forma, se logran ambientes coloridos y acogedores, sin arriesgarnos a echar a perder muchas variedades de flores que, en verano, no aguantan el excesivo calor y humedad.

Los colores del invierno son variados: los blancos, junto a los ocres, dorados o variedades del marrón, son ideales, así como rojos fuertes o verdes oscuros.

guardarLos tonos de otoño oscilan entre blancos, ocres y malvas. Foto: Concha Molina
Los tonos de otoño oscilan entre blancos, ocres y malvas. Foto: Concha Molina

El blanco y negro aportan mucha fuerza y energía en bodas de interior, y, descartando los colores pastel, los tonos de la paleta de azules (violeta, lila, morado) y de rosas fuertes, como el fucsia, son realmente apetecibles para una boda en un jardín interior o en un claustro histórico.

En función del espacio de celebración y la mesa de la boda a decorar, se pueden elegir centros de flores únicos, con la calidez necesaria para poder realizar creaciones llenas de magia. Si el espacio es rústico o campestre, podemos aprovechar para realizar centros con piñas, muérdago, flores secas o espigas. En caso de que el espacio sea clásico con una decoración vintage, lo ideal es utilizar espigas, bambú e incluso frutas.

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

También es una buena idea utilizar peceras de vidrio con flores flotantes, o elegir centros altos, con flores voluminosas y velas. Los candelabros aportan gran calidez a cualquier espacio, y se pueden combinar con cualquier flor.

Las piñas y castañas en bodas de otoño contribuirán a crear un ambiente alegre y lleno de energía. En invierno las frutas del bosque y silvestres, como arándanos, cerezas, endrinas, moras, grosellas, frambuesas y nueces, proporcionan el escenario perfecto para una cálida boda a la luz de las velas y al calor del fuego.

Por último, las orquídeas, la amarilis y las flores de cardo se pueden combinar con jarrones espectaculares de cristal, que se colocarían en corners o mesas auxiliares en la entrada al salón, o en las mesitas de decoración pegadas a la pared si se trata de un jardín. Emplea farolillos, candelabros o, incluso, marcos con fotos y detalles personales de los novios, para aprovechar las bondades del invierno español, y crear un clima acogedor y ardiente que dé lugar a una boda única.

Más ideas ‘de temporada’: invitaciones de boda para el otoño.

 


Autor invitado: Concha Molina de En Buenas Manos
Experta en organización de bodas

¿Eres experto en bodas y quieres escribir en Zankyou? Contáctanos

Publicidad

Escribir un comentario