Publicidad
El mejor momento de sus vidas en el Parador de Guadalupe: la boda de Ainhoa y Miguel

El mejor momento de sus vidas en el Parador de Guadalupe: la boda de Ainhoa y Miguel

¿Os subís al tren de la felicidad? Haced como Ainhoa y Miguel y celebrar vuestra boda en un entorno diferente, especial, mágico y encantador llamado el Parador Nacional de Guadalupe.

El mejor momento de sus vidas en el Parador de Guadalupe: la boda de Ainhoa y Miguel
  • Castillos y Princesas
  • Sponsored
  • Cáceres

Ella extremeña y él cordobés, estamos ante una pareja joven, apasionada y entusiasta que decidieron celebrar el día de su boda en uno de los paradores más impresionantes de España; el Parador Nacional de Guadalupe, declarado Patrimonio de la Humanidad.

La ceremonia religiosa se ofició en el solemne y majestuoso Real Monasterio de Guadalupe, una obra impresionante de arquitectura neoclásica que fue creada desde los siglos XIII al XVIII y que destaca por su estilo gótico, múdejar, renacentista, barroco. Una vez acabada la ceremonia, los invitados tan solo tuvieron que cruzar la calle para acudir al Parador de Guadalupe donde les esperaba el cóctel de bienvenida, el banquete nupcial y la fiesta final de la boda.

Este enclave se erige sobre dos edificios del siglo XV y es un lugar que desprende pura magia y romanticismo al estar rodeado de un encantador pueblo medieval. Sus impresionantes instalaciones e increíbles vistas a la sierra y al Monasterio, fue lo que hizo decidirse a Ainhoa y a Miguel por este gran emplazamiento para su ‘día B’.

Consta de un precioso patio interior poblado de limoneros y naranjos, una maravillosa piscina en forma rectangular donde poder relajarse y perder la noción de la realidad, un salón con chimenea donde poder refugiarse, tres salones donde poder celebrar reuniones y eventos, y más de cuarenta habitaciones donde poder hospedarse.

El Parador de Guadalupe se ocupó de todos sus invitados que se alojaron con ellos en este maravilloso enclave, lo que facilitó mucho a lo novios toda la organización del evento. Ainhoa se alojó el día antes de la celebración, quería estar relajada y tranquila en su espaciosa y luminosa habitación mientras delegaba todo al extraordinario equipo del Parador de Guadalupe, quienes estuvieron pendientes de todos los detalles de la boda. Miguel, por otro lado, también disfrutó de una habitación preciosa con vistas al jardín donde horas más tarde se celebraría el banquete de su boda con una suculenta gastronomía extremeña; una gastronomía tradicional, rica y cuidada, elaborada con esmero por un equipo experto y profesional de la cocina.

guardarParador de GuadalupeReserva tu fecha en el Parador de Guadalupe
Foto: Parador de Guadalupe
guardarParador de GuadalupeReserva tu fecha en el Parador de Guadalupe
Foto: Parador de Guadalupe

La cena tuvo lugar en el exterior, en los preciosos jardines del Parador, un lugar que les trae recuerdos mágicos imborrables, como el consejo que les dio el director, Manuel Quintamar, para hacer de su entrada algo único e irrepetible. El jardín estuvo impecable, super cuidado, y por supuesto, no pudo faltar la iluminación, el montaje del banquete, mesas con manteles floreados, los árboles con bombillas y faroles, y fuentes iluminadas surtiendo agua durante toda la cena. Algo que sin duda, les transportó a todos los allí presentes a un pequeño Generalife en el corazón de Extremadura.

guardarParador de GuadalupeReserva tu fecha en el Parador de Guadalupe
Foto: Parador de Guadalupe
guardarParador de GuadalupeReserva tu fecha en el Parador de Guadalupe
Foto: Parador de Guadalupe

La cena fue sublime, el servicio recibido, la profesionalidad de los camareros, la calidad, elaboración y presentación de los platos servidos hizo que los novios se desentendieran y disfrutaran de la velada como dos invitados más del banquete.

Ainhoa y Miguel siempre recordarán ese día como algo muy especial, una fecha que perdurará siempre en el recuerdo de ambos. Una experiencia que repetirían con los ojos cerrados y que recomiendan vivir a toda pareja.

guardarParador de GuadalupeReserva tu fecha en el Parador de Guadalupe
Foto: Parador de Guadalupe

Y vosotros, ¿os subís al tren de la felicidad? No os quedéis con el misterio y la duda de saber cómo hubiese sido vuestra boda en el Parador de Guadalupe, hacer como ellos, apostad por un entorno diferente, especial, mágico y encantador, y dejaros cautivar por todos y cada uno de sus rincones y servicios. Será la mejor decisión que hayáis tomado después del esperado y deseado “sí, quiero”.

Quizás también te interese: 

Una boda “muy nuestra”: el enlace de Marta y Miguel

Una celebración de película: la boda de Cristina y Miguel

ncreíble y emocionante: la boda de Teresa y Miguel Ángel

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Publicidad

Escribir un comentario