Salmos para bodas: qué son y ejemplos de lecturas

Salmos para bodas: qué son y ejemplos de lecturas

Haz que tu ceremonia católica sea más especial eligiendo los salmos y lecturas para tu boda. Te contamos qué son, cuándo se leen y algunos ejemplos.

Salmos para bodas: qué son y ejemplos de lecturas
Foto: El Tercer Día
  • Bodas religiosas

¿Te casas por la iglesia y tienes alguna duda sobre las lecturas y los salmos para bodas? ¡En este post te las resolvemos! Las ceremonias religiosas son parte del mundo tradicional de las bodas y son muchas las parejas que apuestan por este tipo de celebración más clásica pero igual de emotiva que las civiles. El matrimonio es uno de los pilares fundamentales dentro de la religión católica al igual que los sacramentos que se comprometen a realizar la pareja. Una de las maneras de hacer que esta ceremonia sea única e inolvidable para los novios, es a la hora de escoger las lecturas y los salmos de boda, ya que hacen que la misma sea más personalizada y sientan una conexión profunda con su fe.

¿Tienes dudas de como planear tu ceremonia religiosa? Te ayudamos a planearla con estos 5 pasos para saber como organizar tu boda religiosa.

¿Qué son los salmos?

Los salmos para bodas forman parte de los rituales propios de la ceremonia católica tradicional y son sin duda, una parte muy emotiva y espiritual. Son lecturas en las que interactúa el lector y la iglesia de forma responsorial y forman parte de la misa en la parte litúrgica. Los salmos conforman 5 libros de la Biblia del antiguo testamento que están llenos de cánticos y poesía que se recitan desde hace muchos años en la liturgia.

Muchas parejas de novios asumen que la elección de los salmos es tarea del sacerdote o el cura que oficie la boda pero otros prefieren elegir algunos salmos que se leerán durante la ceremonia de su boda.

¿Cuándo leer los salmos?

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

El orden en las ceremonias religiosas suele ser el siguiente: después de la entrada de los novios, saludos y oración colectiva, viene la parte de la liturgia de la palabra donde se procede a la lectura de los testamentos y los salmos, justo después de la primera lectura. Tras esto, se procede al rito del matrimonio con el consentimiento, la entrega de anillos, arras, oraciones y el padrenuestro y después se hace el rito de conclusión en el que se da la bendición nupcial y la despedida.

guardarnovia mirando al novio
Foto: El Tercer Día

Ejemplos de salmos para leer en las bodas

A continuación te dejamos algunos de los salmos más populares para ser parte de la ceremonia religiosa de bodas.

  • Salmo 32 (33), 12 y 18. 20-21. 11.: “La misericordia del Señor llena la Tierra”.

La misericordia del Señor llena la Tierra.
Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor,
el pueblo que él se escogió como heredad.
Los ojos del Señor están puestos en sus fieles,
en los que esperan su misericordia.
(Todos) La misericordia del Señor llena la Tierra.

Nosotros aguardamos al Señor: él es nuestro auxilio y escudo;
con él se alegra nuestro corazón, en su santo nombre confiamos.
(Todos) La misericordia del Señor llena la Tierra.

Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti.
(Todos) La misericordia del Señor llena la Tierra.

  • Salmo 102 (103). 1-2. 8 y 13. 17-18A: “El Señor es compasivo y misericordioso”.

El Señor es compasivo y misericordioso.
Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser a su santo nombre.
Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus beneficios.
(Todos) El Señor es compasivo y misericordioso.

El Señor es compasivo y misericordioso,
lento a la ira y rico en clemencia.
Como un padre siente ternura por sus hijos,
siente el Señor ternura por sus fieles.
(Todos) El Señor es compasivo y misericordioso.

La misericordia del Señor dura por siempre,
su justicia pasa de hijos a nietos: para los que guardan la alianza.
(Todos) El Señor es compasivo y misericordioso.

  • Salmo 111 (112). 1-2. 3-4. 5-7A. 7BC-8.9: “Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor”.

Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.
Dichoso quien teme al Señor.
y ama de corazón sus mandatos.
Su linaje será poderoso en la tierra,
la descendencia del justo será bendita.
(Todos) Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.

En su casa habrá riquezas y abundancia,
su caridad es constante, sin falta.
En las tinieblas brilla como una luz
el que es justo, clemente y compasivo.
(Todos) Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.

Dichoso el que se apiada y presta,
y administra rectamente sus asuntos.
El justo jamás vacilará, su recuerde será perpetuo.
(Todos) Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.

No temerá las malas noticias,
su corazón está firme en el Señor.
Su corazón está seguro, sin temor,
hasta ver derrotados a sus enemigos.
(Todos) Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.

Reparte limosna a los pobres,
su caridad es constante, sin falta
y alzará la frente con dignidad.
(Todos) Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.

guardarnovios mirandose en la iglesia
Foto: Aloha Foto
  • Salmo 144 (145). 8-9. 10 y 15. 17. 18: “El Señor es bueno con todos”.

El Señor es bueno con todos
El Señor es clemente y misericordioso,
lento a la cólera y rico en piedad; el Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas.
(Todos) El Señor es bueno con todos.

Que todas sus criaturas te den gracias, Señor,
que te bendigan tus fieles.
Los ojos de todos te están aguardando, tú les das la comida a su tiempo.
(Todos) El Señor es bueno con todos.

El Señor es justo en todos sus caminos,
es bondadoso en todas sus acciones.
Cerca está el Señor de los que lo invocan,
de los que lo invocan sinceramente.
(Todos) El Señor es bueno con todos.

  • Salmo 33 (34), 2-3. 4-5. 6-7. 8-9: “Gusten y vean qué bueno es el Señor”

Gustad y ved qué bueno es el Señor.
Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca;
mi alma se gloría en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren.
(Todos) Gustad y ved qué bueno es el Señor.

Proclamad conmigo la misericordia del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor y me respondió, me libró de todas mis ansias.
(Todos) Gustad y ved qué bueno es el Señor.

Contempladlo y quedaréis radiantes, vuestro rostro no se avergonzará.
Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha y lo salva de sus angustias.
(Todos) Gustad y ved qué bueno es el Señor.

El ángel del Señor acampa en torno a sus fieles y los protege.
Gustad y ved qué bueno es el Señor, dichoso el que se acoge a él.
(Todos) Gustad y ved qué bueno es el Señor.

  • Salmo 127 (128). 1-2. 3. 4-5 ac y 6a: “Dichosos los que temen al Señor”

Dichoso el que teme al Señor
y sigue sus caminos.
Comerás del fruto de tu trabajo,
serás dichoso, te irá bien.
(Todos) Dichoso el que teme al Señor.

Tu mujer, como parra fecunda,
en medio de tu casa; tus hijos,
como renuevos de olivo,
alrededor de tu mesa.
(Todos) Dichoso el que teme al Señor.

Ésta es la bendición del hombre
que teme al Señor.
Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén
todos los días de tu vida.
(Todos) Dichoso el que teme al Señor.

Estos son solo algunos ejemplos de los salmos más populares en las bodas católicas, pero recuerda que hay 5 libros de donde escoger el que más te guste. Trata de encontrar uno que te llame y represente a ti y a tu pareja, para que así tu ceremonia religiosa tenga una mejor conexión personal y tengan un bonito recuerdo para toda la vida cada vez que escuchen el salmo indicado.

Si buscas más contenido parta tu ceremonia religiosa te dejamos algunos artículos que te pueden interesar:

Lecturas para bodas religiosas: los textos más románticos

15 piezas de música clásica imprescindibles para la ceremonia religiosa

10 preguntas (que todas nos hacemos) acerca de la ceremonia religiosa