X

La pedida de mano actual frente al protocolo de la pedida tradicional

¿Has pensado en celebrar tu pedida de mano? Sí, has leído bien. No te quedes con cara de “¿pero en qué época se supone que estamos?” Y es que, si tradicionalmente, la pedida de mano tenía como fin obtener el consentimiento por parte del padre, hoy, esta tradición resurge, como el ave fénix o las rosas blancas, convirtiéndose en el “must have” de toda boda que se precie.

Foto: Mckayla Martin

Hoy en día, la pedida de mano, tal y como la conocemos (con anillo y por sorpresa), es un momentazo exclusivo de los novios, celebrar la noticia con la familia o amigos íntimos, gana cada vez más adeptos entre las parejas jóvenes. Además en algún momento tendrás que darle tú a él su regalo, ¿no te parece?

Pero eso sí, esta vez, la finalidad es totalmente diferente a la de antaño, tratándose de un acto familiar sin ninguna otra pretensión que la de compartir un momento especial, en un entorno más o menos íntimo y en el que empezar a celebrar la buena nueva (además, la boda se pasa demasiado rápida como para festejarla una sola vez).

Foto: Whitney Biber www.sometimesalwaysneverblog.com

Pero, ¿qué tipo de pedida es más apropiada? Un cóctel organizado por los padres de la novia en su casa es el ejemplo clásico, pero no es la única opción. ¿Por qué no una fiesta de degustación para seleccionar el vino de la boda o una comida al aire libre en el campo o en la playa?

El fin es pasar un rato agradable junto nuestros seres queridos, como preámbulo de uno de los días más felices de vuestra vida. Y, siendo honestos, cualquier excusa es buena para reuniros a celebrar el amor.

Foto: Jessi Nichols Photography

La pregunta ahora es: ¿formal o informal?

Sin duda, el estilo dependerá de la personalidad de cada pareja. Existen mil maneras de celebrar una pedida de mano original: desde una sorpresa inolvidable (con un flashmob, un cachorrito, un viaje romántico…), hasta la clásica cena en un restaurante o a la antigua usanza en casa de los padres. ¡Comparémoslas!

Foto: Etsy

Opción 1. La protocolaria pedida tradicional

Clásica y con los padres como testigos, el protocolo en estas situaciones se antoja vital, un compendio de formalidades que si bien pueden parecernos algo exageradas, sigue siendo una muestra de cortesía y respeto hacia nuestras familias.

Foto: Sarah Tew Photography

¿Cuándo?

La pedida de mano formal debe hacerse entre 6 y 3 meses antes de la boda. Si hubiera alguna otra fiesta de compromiso, deberá ser a posteriori de la celebrada por los padres.

¿Requiere etiqueta?

Dado que es un evento formal, los hombres deberán ir de traje oscuro y las mujeres de vestido cocktail. Se trata de un momento especial y por tanto tendremos que vestir especial.

¿Dónde?

Para una fiesta tradicional (es decir, una dada por los padres de la novia), ambas familias deben ser invitadas a comer o cenar, bien en casa (recomendable contratar un catering) o en un restaurante, donde el menú será sencillo pero de calidad.

¿Quiénes?

Por regla general, no deberían acudir más que los familiares directos: padres y hermanos. Dependiendo del espacio en el que se celebre, al final podrán unirse los amigos íntimos de los novios, así como primos, sobrinos y tíos.

Disposición mesa formal

¿Cómo se hace la pedida?

El protocolo más conservador dice que esta debe realizarse antes de servir la comida, siendo el padre de él quién deberá pedirle la mano al padre de ella, mientras que el intercambio de regalos deberán esperar hasta el postre.

¿Qué se regala?

No es ninguna sorpresa que los regalos tradicionales sean un reloj para el novio y un anillo de compromiso para la novia. Sin embargo, existen más opciones, como una pulsera u otra joya para ella y un alfiler de corbata, unos gemelos u otro objeto de colección para él.

¿Y luego?

Tras los regalos, la novia anuncia la fecha de la boda y el padre hará un brindis por la felicidad y prosperidad de la pareja. ¡Tan tierno!

¿Algo más que haya que saber?

Es tradición que el novio mande un ramo de rosas blancas (significado de pureza) a la novia el día de la pedida, considerándose a su vez un bonito detalle el hecho de enviar también un ramo más sencillo a la futura suegra.

Foto: Sally Hambleton

Opción 2. La íntima pedida de mano actual

En estos casos, se trata de un evento privado, por lo general secreto, y resulta una gran sorpresa para algún miembro de la pareja. Incluso cada día más es más común que sea la novia quien se anime a pedirle la mano a su futuro marido. ¡Arriba las valientes!

Foto: www.etsy.com

¿Cuándo?

Teniendo en cuenta que sólo lo sabe el que va a declararse, cualquier momento es bueno para lanzarse. Pero sin duda, las fechas más marcadas para este tipo de pedidas suelen ser los aniversarios, navidades o cumpleaños. ¿Qué mejor regalo que ese?

¿Requiere etiqueta?

En absoluto. Y si bien puede que ambos estén más guapos de lo normal ese día porque pensaban que iban a una cita romántica, a la mayoría de mortales nos pilla desprevenidos. Y francamente, cuando te den el notición en lo último que pensarás será en la ropa que llevas.

¿Dónde?

En la actualidad, algunos novios prefieren la intimidad de una velada romántica o incluso un viaje, mientras que otros dan rienda suelta a su imaginación y llevan a la acción ideas asombrosas para pedir la mano. ¡Las posibilidades son infinitas!

Foto: Serafín Castillo

¿Quiénes?

Por lo general, la pareja se encuentra sola disfrutando de la velada, pero en ocasiones tras el pronunciamiento del “¡SI!”, los amigos y familiares salen de su escondite con botellas de champán para brindar. Y es que, en la mayoría de los casos, éstos mismos son los cómplices y compinches que han ayudado a que la gran sorpresa sea una realidad.

¿Qué se regala?

Aunque el clásico entre los clásicos es el anillo de diamantes, lo cierto es que en estas pedidas todo vale. Honestamente, el valor económico del anillo no es lo importante, porque el verdadero amor no tiene precio. Y un regalo simbólico, de gran valor sentimental será perfecto para sellar el compromiso.

¿Y luego qué?

Si bien esta pedida suele quedarse aquí, cada vez más parejas rescatan la tradición de realizar (a posteriori) una celebración con los seres queridos. No para pedir ningún permiso, faltaría más, sino para celebrar la noticia y ayudar a que ambas familias intimen antes del enlace.

¿Algo más que haya que saber?

Que la imaginación no tiene límites y que el amor menos aún. Así que, convierte este momento en un recuerdo único y maravilloso que contarle a vuestros hijos y nietos. Ojo, no es tontería contar con un fotógrafo “espía” que capture el momento y que, así aparte de contarlo, también podáis enseñarlo.

Foto: Dylan M Howell

Opción 3. La fiesta de compromiso con invitados

Hoy en día muchas parejas deciden hacer toda una fiesta de compromiso para compartir la noticia con amigos y familiares. De esta forma se da a conocer la fecha y el lugar de la boda, incluso se puede aprovechar para repartir las invitaciones.

Foto: Nerea Moreno para Las Bodas de Tatin

¿Cuándo?

Es genial cuando la fiesta llega poco después del compromiso, mientras que la noticia está todavía fresca. Incluso se puede dar la noticia por sorpresa en la misma fiesta, aunque tendréis que inventaros algo para reunirles sin sospechas. Un cumpleaños podría ser una excusa estupenda.

¿Requiere etiqueta?

Aunque se trata de un evento más informal que la boda, lo correcto será optar por un look más formal del habitual, como muestra de respeto al futuro enlace y a los familiares.

¿Dónde?

Hacer una comida o merienda todos juntos sería una buena opción. Al organizarlo podéis contratar un catering, y celebrarla en la casa o club de algún familiar. Luego podéis disfrutar todos juntos de unas copas o un brindis con cava o champán.

Foto: Nerea Moreno para Las Bodas de Tatín

¿Quiénes?

Las reglas tradicionales sugieren que los invitados a la fiesta de compromiso también deben ser invitados a la boda. Sin embargo, la lista final seguramente será más corta, ya que la idea es hacer un evento más íntimo que la boda en sí.

¿Cuándo tiene lugar la pedida?

En primer lugar, el padre de la novia propondrá un brindis para las pareja. Entonces, el prometido se levantará y brindará con su prometida y sus futuros suegros, y luego con sus propios padres.

¿Qué se regala?

A pesar de que los regalos no son habituales en una fiesta de compromiso, algunos invitados inevitablemente llegarán alguno con ellos: un buen vino y unas bonitas flores siempre serán una buena opción.

¿Algo más que deba saber?

Dar una fiesta de compromiso es un acto de generosidad y afecto y siempre es un bonito detalle que los novios le entreguen un regalo de agradecimiento al anfitrión. Por ejemplo, unas entradas para un espectáculo o una primera edición de un libro que le encante.

Foto: Nerea Moreno para Las Bodas de Tatín

Ahora que ya sabes todas las opciones, te contamos cuáles son los 10 mejores lugares para una pedida de mano en Barcelona y los 10 lugares más especiales para celebrar una pedida de mano en Madrid.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Comentarios (1)

silvia.b.9590
30/01/2013

10Ami me gustaria en una playa de ensueño x cadiz o esa zona una beya playa al anochecer q se prepare una cena romantica cn un restaurante en una mesita blanca apartada con velastodo eyo el novio antes deveria de haverlo preparado claro está.ver el anochecer mientras se cena y q enel postre el camarero traiga unas rosas o flores y el hable sobre lo q siente mientras suena de fondo esa cancion especial q todo el mundo tiene pRa q el acabe arrodiyandose y sacando el aniyo con su cajita y diciendo las palabras mágicas.

Responder

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información