Lo mejor sucede cuando menos te lo esperas: la boda de Israel y Raquel, por Beatriz Tudanca

Se conocieron en una fría noche de verano, durante las fiestas del barrio, Israel quedó prendado de Raquel, ¡pero ella no se lo puso nada fácil! Tras varios años de relación, vivieron uno de los momentos más especiales. Israel le pidió matrimonio con una gymkana llena de pruebas, al llegar a la última, él se arrodilló y pronunció la frase que todas esperamos: “¿Quieres casarte conmigo?”. Por supuesto, Raquel ¡dijo que sí!

Fue un momento tan especial lleno de nervios y de ilusión a la misma vez que Raquel no quería que acabase nunca. ¡Siempre lo recordará!

La fecha elegida para celebrar la boda fue el 15 de agosto de 2015 y el lugar, la Finca Prados Moros en El Escorial, (Madrid). No te pierdas el precioso reportaje fotográfico de la boda de esta pareja realizado por Beatriz Tudanca, ¡te emocionará!

Para el gran momento, la novia escogió un vestido de Pronovias, en concreto el modelo Yajaida, aunque le hizo algunas modificaciones con las que consiguió el vestido de sus sueños.

Como complementos, llevó el anillo de pedida de Tiffany, unas sandalias de tira en color champán de Carvela by Kurt Geiger y un precioso bouquet de Margarita se llama Mi Amor.

El maquillaje fue obra de Astrid Make Up, que consiguió que la novia estuviese guapísima dando protagonismo a los ojos y que el maquillaje luciera intacto durante toda la celebración. El peinado se lo realizó Carolina San José, su cuñada. Le hizo un recogido natural y romántico aderezado con una corona de flores diminutas de C’est possible. ¡Un look elegante y muy chic!

El novio, por su parte, lució espectacular con una camisa de Robert Friedman, un pantalón de Gio Zubon y una pajarita de Zara. Los zapatos eran de G-star y el peinado y el maquillaje de Barbería Malayerba y Carolina San José, respectivamente.

La pareja siempre guardará los recuerdos de los momentos previos a la ceremonia, instantes llenos de emoción y nervios capturados en bonitas imágenes llenas de detalles, sentimientos y sensaciones inexplicables. Imágenes especiales y mágicas de cada momento del enlace es lo que la fotógrafa consiguió capturar en la boda de Israel y Raquel, sus recuerdos del mañana. Beatriz Tudanca sabía que sería el mejor día de sus vidas y que lo más importante era que se sintieran identificados con las fotografías y que les transmitiesen algo.

Los novios celebraron una ceremonia civil muy emotiva en el jardín de la Finca Prados Moros, decorado a la perfección para la ocasión. Eligieron sillas blancas para los invitados y un precioso arco para el ¡sí, quiero! con flores rosas y blancas de la floristería De Balcones y Flores en El Escorial.

Vivieron momentos muy especiales, todos y cada uno de ellos capturados por la experta fotógrafa Beatriz Tudanca. “En cuanto vimos su portfolio, ¡no lo dudamos! Queríamos una fotógrafa diferente, que contase una historia con sus imágenes y que no fueran las típicas fotografías de boda”, confiesan los novios, que quedaron más que encantados con el resultado de su álbum de boda.

La fotógrafa consiguió crear un reportaje lleno de imágenes que narran una historia, la de su amor en el día más importante de Israel y Raquel. Además no perdió detalle, recogió las reacciones de los invitados, las emociones de los novios y el precioso montaje de la boda.

El banquete se celebró en una carpa dentro de la finca, donde pudieron degustar las delicias con dos show-cooking, un cortador de jamón y exquisitos aperitivos fríos y calientes. ¡Fue espectacular, todos quedaron sorprendidos!

Las mesas del banquete lucieron espectaculares, los novios eligieron  todos los manteles en color blanco y el bajo-plato en plata. ¡No faltó detalle! El seating plan se colocó alrededor del tronco de un árbol con cordón de rafia y pinzas de madera. La decoración floral de las mesas consistió en unos botes con cuerda de rafia sobre mini troncos, y tres tipos de flores.

Como baile nupcial, escogieron la canción House of love, de CatPeople, un tema que a ambos les encanta y con el que quisieron poner fin a la celebración de su boda y dar comienzo a una nueva etapa llena de felicidad.

Los novios siempre recordarán los grandes momentos vividos en su boda y cada parte de la celebración gracias a las instantáneas capturadas por Beatriz Tudanca, que supo captar a la perfección el tipo de reportaje que los novios querían, siendo testigo de la boda como un invitado más pero sin perder la esencia de cada instante.

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Escribir un comentario

Foto: MustFotografía
Un amor 2.0: la boda de Vanessa y Francisco
Esta pareja define su propia boda como "un día maravilloso y mágico, mucho mejor de lo que esperaban".
Sube montañas hasta alcanzar tu sueño: la boda de María y Dani
Sube montañas hasta alcanzar tu sueño: la boda de María y Dani
¡No te pierdas el gran día de estos novios madrileños! Ella es pura fuente de inspiración y en la mirada de él solo se ve amor y ternura.
Un día imposible de borrar: así fue la boda de Marta y Eduardo
Un día imposible de borrar: así fue la boda de Marta y Eduardo
Una boda que como bien dicen los novios, "tardó una eternidad en llegar y un suspiro en irse", pero toda quedará en un recuerdo imborrable gracias al excelente trabajo de Bamba&Lina.

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información